webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: El maletero (II)

Relato: El maletero (II)

  

EL MALETERO II


No pude evitarlo, y aunque lo intenté, aunque decidí que
aquello iba a ser algo meramente circunstancial, me atrapó de tal manera que mi
vida empezó a girar entorno a aquella situación. Tras aquella primera semana en
la que viví en el limbo, como a mí me gustaba, en manos de una Diosa, no podía
pensar en otra cosa que en ser usado de la misma manera por Ella. Cada vez que
abría el maletero del coche un cosquilleo me recorría la espalda, y deseaba con
todas mis fuerzas que Ella estuviese allí para poder repetir la experiencia.


Desde aquella vez, comenzamos a repetirlo cada dos fines de
semana; llegaba los viernes por la noche y me iba el domingo por la tarde,
estando perdido para el mundo durante los dos días. Ya habían sido los tres
fines últimos los que había disfrutado con aquellas situaciones, idénticas en su
ejecución, y con una gran satisfacción por mi parte en todas ellas.


Pero cuando me llamó ese jueves, para quedar al día
siguiente, me dijo que tenía que acudir un par de horas antes porque teníamos
que limar algunos aspectos de tan peculiar relación; un tanto intrigado por
aquella variación de la rutina, acudí presto al día siguiente, la recogí en la
esquina de siempre y en vez de meternos en el garaje me dijo que siguiera calle
abajo. Estaba increíblemente ataviada con una falda de cuero larga, con unos
botones laterales de esos que dan la impresión de saltar con un tirón y unas
botas altas que desaparecían bajo la falda.


Nos dirigimos a un centro comercial y me dijo que no le
parecía bien gastar mi móvil esos fines de semana, que ya no lo iba a usar
más……….


Así que debía comprarle uno nuevo y ponerlo a mi cuenta !!!.
Resignado pero contento, nos acercamos a una de las tiendas que vendían
teléfonos, y tras inspeccionar los existentes, se decidió por un modelo caro;
firmé el contrato y salimos de allí tan contentos.


Paseamos un rato por el centro comercial y después de
comprarle también unas sandalias de alto tacón y un conjunto de ropa interior,
volvimos al coche, encaminándonos hacia su casa. Por el camino me planteó lo que
deseaba, algo que me atañía y con lo que ambos sacaríamos partido. Me dijo que
en el garaje de su casa se vendía una plaza doble cerrada, esto es, que tenía su
propia puerta de entrada y separada por paredes del resto del garaje. Quería que
se la comprase y que ese fuese nuestro punto de unión.


Le dije que tenía que pensarlo, hacer números, ver la
posibilidad de tal adquisición; no pareció gustarle la respuesta, puso unos
morritos propios de una niña y no me dirigió la palabra hasta que llegamos al
garaje. Allí me desnudé, aplicó el slip de látex, la máscara y apretó los nudos
de la cuerda más de lo normal. Cerró el maletero y se fue sin más. En todo el
fin de semana no se acercó a verme, lo pasé anhelante de su trasero, de sus
"regalos", pero no apareció. Un puntito de enojo se apoderó de mí, pero no podía
permitirlo, ya que me había puesto en sus manos y debía acatar todas sus
decisiones. Pero es que el domingo tampoco vino, y ya el lunes por la mañana,
cuando se iba a trabajar, bajó, me soltó los nudos y me dejó libre. Tuve que
vestirme a toda prisa y conducir como un poseso para no llegar muy tarde al
trabajo.


Al fin de semana siguiente no me llamó, y como me había
prohibido llamarla, le dejé un par de mensajes de texto, pero no me contestó;
tan desesperado estaba que me vi forzado a comprar el garaje que Ella deseaba.
Era caro, tuve que echar mano a mis ahorros, pero lo compré y lo puse a su
nombre. Le dejé un mensaje comentándoselo, a lo que me respondió un seco escrito
en el que me citaba para el próximo viernes.


Por fin llegó la hora deseada, allí estaba con el coche,
esperándola, y apareció tranquilamente por la esquina, se subió al coche, me
tendió la mano para que se la besara, muy digna Ella, y nos encaminamos hacia
nuestro nuevo emplazamiento; le ofrecí el mando a distancia para que hiciese los
honores y la puerta se abrió, dejando en su mostrar su interior, un espacio
suficiente para alojar dos coches, pero desnudo de todo lujo, limitándose solo a
las cuatro paredes y una puerta lateral por la que acceder, aparte de la grande.


Una vez dentro cerró la puerta, apagué el motor y salimos del
coche; me sonrió, contenta por el nuevo garaje; me arrodillé ante Ella y le
ofrecí los papeles y contratos de compra del garaje, haciéndole notar que
estaban a su nombre. Aunque no lo expresó, me di cuenta de su satisfacción; me
hizo levantarme, desnudarme y volverme a arrodillar. Ella se acercó hasta mí, y
como había supuesto, de un tirón se abrió la falda, me hizo bajarle las
braguitas y dejar su sexo al descubierto. Me atrapó la nuca y aplastó mi cara
contra su coño, permitiendo que me masturbara a condición de que me corriese
sobre sus botas, cosa que hice en muy poco tiempo.


Fue bastante el semen que se derramó sobre el cuero negro,
también por el suelo, y Ella, en actitud de madre educadora, me dijo por las
buenas, sonriendo, que no debía manchar nada, que debía aprender a controlarme,
y luego, pacientemente, guió mi lengua sobre sus botas, lamiendo todo el semen,
dejándolas relucientes, y acto seguido tuve que repetir la operación con el
suelo.


Luego repetimos la rutina, amarrándome con dureza,
ajustándome el slip y metiéndome en un maletero que se había convertido ya en
una segunda casa; quiso comprobar lo confortable del asiento en aquel lugar, por
lo que se pasó un ratito sentada sobre mi cara y después, levantándose y
arreglándose la ropa, apagó la luz y me dejó sumido de nuevo en mis propios
pensamientos, en mi propia felicidad.


exclav


 



Relato: El maletero (II)
Leida: 644 veces
Tiempo de lectura: 3 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
rus porno
gizli porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno