webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Aventura ON-Line

Relato: Aventura ON-Line

  

AVENTURA ON-LINE


© E.G.S. – nº 1 – diciembre 2001


Era sábado. Serían las once de la noche cuando, mi mujer y
yo, nos dedicábamos a hacer "zaping" ante el televisor. No ponían nada
interesante y no teníamos nada de sueño, por lo que decidimos conectarnos a
internet y chatear un rato. Todas las salas de chat en las que habitualmente
entrábamos estaban bastante flojas, y entonces se me ocurrió una idea divertida
y morbosa, la cual, tras proponérsela a mi mujer, pusimos en práctica. Primero
buscamos un chat de sexo y accedimos a una de sus salas denominada "encuentros".
Acto seguido elegimos un "nick" sugerente (casada_infiel), a modo de anzuelo.
Por último introdujimos un simple "buenas noches a todos" en el chat general.



El efecto de aquel "nick", en aquella sala de chat, no se
hizo esperar. Al cabo de unos segundos nuestra pantalla pareció volverse loca.
Se abrían ventanas por todas partes con privados de gente interesada en hablar
con "casada_infiel". La mayoría de ellos decían frases como: "¿Quieres follar
conmigo preciosa?"; "¿Tan infiel como para chuparme la polla esta noche?";
"Quiero correrme en tu boca zorra"; etc, etc, etc...



Por supuesto mi mujer y yo nos dedicamos a reírnos de
aquellas barbaridades, tratando de elegir alguna para contestar. De pronto algo
nos sorprendió bastante. Un "nick" llamado "negrito23" nos abrió un privado que
decía: "Hola buenas noches, ¿estás ocupada?". Aquella humildad y cortesía de la
frase, teniendo en cuenta la sala en la que estábamos, nos llamó tanto la
atención que fue al único privado que respondimos. Mi mujer tomó los mandos del
teclado y empezó a conversar con "negrito23". Tras el típico intercambio de
datos averiguamos que "negrito23" se llamaba en realidad Samuel, tenía 26 años,
estaba soltero y era un inmigrante marroquí residente en Madrid que trabajaba en
una empresa de mensajería.



Conchi -así se llama mi mujer- le hizo creer que estaba
chateando ella sola, para conseguir que su contacto estuviera más cómodo y
relajado. Le dijo que también vivía en Madrid, que tenía 40 años -que es su
verdadera edad-, y que estaba casada, pero que su marido, es decir yo, estaba en
viaje de negocios fuera de la ciudad. Al principio mi mujer escribía sus
mensajes y, antes de enviarlos me consultaba con la mirada para obtener mi visto
bueno, pero, poco a poco se fue soltando ella sola hasta el punto de ponerse en
el papel de estar verdaderamente sola, por lo que ya escribía y enviaba sus
mensajes sin contar con mi aprobación. Este hecho nos producía a los dos una
buena dosis de morbo.



La conversación se fue sucediendo con total normalidad,
contándose el uno al otro sus preferencias. Después "negrito23" la preguntó por
sus rasgos físicos, a lo que mi mujer respondió con toda sinceridad: "Piel
morena, cabello rubio rizado, ojos marrones, 1’65 m., 60 Kg., bastante pecho y
rostro atractivo". Su ciber-locutor respondió con los suyos: "Piel muy negra,
cabello negro corto y rizado, ojos negros, 1’85 m., 75 Kg., cuerpo atlético y 23
cm. de pene". Este último dato nos hizo entender el numero que incluía en su
"nick" y que no coincidía con su edad precisamente.



Después nuestro amigo la preguntó si hacía honor a la verdad
de su "nick", a lo que mi mujer contestó, entre risas nerviosas pero sin
consultarme, que si, que era infiel a su matrimonio. Esto pareció animar a
"negrito23", que a partir de ahí comenzó a calentar la conversación. En primer
lugar la preguntó si sería capaz de engañar a su marido con un chico de su edad.
Conchi contestó con un sugerente "¿por qué no?". Luego inició un test de
preguntas sobre las preferencias sexuales de mi mujer:



 


 





"negrito23"; ¿Te gusta el sexo oral?.


"casada_infiel"; Si, muchiiiiiiiisimo.


"negrito23"; ¿Te gusta practicar el sexo oral sin
condón?.


"casada_infiel"; Pues si, no me gusta chupar plástico.


"negrito23"; ¿Te gusta tragarte el semen?.


"casada_infiel"; Me apasiona su sabor.


"negrito23"; ¿Has probado el sexo anal?.


"casada_infiel"; No, pero no me importaría probarlo.


"negrito23"; ¿Te gusta follar sin condón?.


"casada_infiel"; Si, sinceramente me da más placer,
además, como estoy casada, no tengo problemas si me quedo embarazada, pero
en tu caso sería distinto debido al color de tu piel. Entiéndeme, si me
quedara embarazada de ti, sería muy evidente.


"negrito23"; Jajajaja, si, eso es cierto.






Aquella conversación me causó tanto morbo que me empalmé sin
quererlo. Conchi se percató de mi erección, y solo entonces me confesó que tenía
las bragas empapadas. Pero no solo me lo dijo a mí, sino que también lo puso en
conocimiento de "negrito23". Este, confesión por confesión, añadió que se le
estaba poniendo muy dura.



De pronto, "negrito23", envió un mensaje con su numero de
teléfono móvil, el cual memoricé sin dificultad debido a su sencilla numeración,
sin que mi mujer se percatara de ello, complementando este hecho con la frase:
"Me gustaría oír tu voz Conchi. ¿Te atreverías a llamarme ahora?, o prefieres
darme tu numero y te llamo yo". Mi mujer, que estaba bastante excitada con aquel
juego, antes de responder a aquella invitación, le preguntó: "¿Para que quieres
oír mi voz?", a lo que "negrito23" contestó sin vacilar: "Porque además de
oírla, me gustaría quedar contigo para follar".



Después de aquel último mensaje, mi mujer y yo nos miramos
algo aturdidos. La cosa estaba pasando a mayores, y era el momento de cortar la
conversación sin más, o seguir hasta el final, asumiendo las posibles
consecuencias.



Tras unos interminables minutos de cavilación, Conchi, una
vez más sin consultarme, colocó el puntero del ratón sobre el botón
"desconexión", y lo pulsó sin mas dilación. El chat se interrumpió. Salió de
internet y apagó el ordenador con decisión.



Cuando todavía el ordenador se había apagado, mi mujer se
giró sobre mí, me bajo el pantalón del chándal, me sacó mi erecto miembro y
comenzó a chupármela como nunca antes lo había echo. Tanto es así, que en apenas
un minuto comencé a correrme de gusto en su boca. Luego, tras tragarse hasta la
última gota de mi copiosa eyaculación, me cogió de la mano y me llevó al
dormitorio, donde hicimos el amor hasta tres veces seguidas. Después ambos nos
quedamos dormidos hasta la mañana siguiente.



El domingo, después de comer, saqué la conversación del
chateo de la noche anterior. Por arte de magia mi mujer y yo comenzamos a
calentarnos de nuevo. Entonces se me ocurrió una idea todavía más morbosa, que
puse en conocimiento de Conchi. "Cariño, ¿porqué no llamas al móvil que te dio
"negrito23" y nos divertimos un rato?". En un principio esta idea la pareció
descabellada. "Pero cielo, ¿tú estas loco?, además, no recuerdo el numero que
nos dio". Tras comunicarla que yo si me acordaba e insistir un poco mas sobre el
asunto, finalmente logré convencerla sin mayor dificultad.



 


 


 


 


Primero conecté mi teléfono móvil a un manos libres, para
poder escuchar los dos a la vez la conversación. Después oculté el numero para
que nuestro amigo –Samuel- no tuviera acceso a el. Luego marqué el numero que
había memorizado la noche anterior por su simpleza: 609-909190. Al segundo tono,
una voz grave contestó al otro lado de la línea:






Samuel; "¿Aló?".


Conchi; "Hola, ¿eres Samuel?".


Samuel; "Si, ¿quién llama?".


Conchi; "Soy Conchi, la del chat de anoche. ¿Me
recuerdas?".


Samuel; "Claro que te recuerdo cariño, ¿cómo estás?".


Conchi; "Muy bien, ¿y tú?".


Samuel; "Un poco aburrido, pero eso tiene fácil
solución".


Conchi; "¿Ah siiii, cual es esa solución?".


Samuel; "¿Estas sola en casa?".


Conchi; "Si, mi marido se ha ido al fútbol, y no
volverá hasta esta noche".


Samuel; "Perfecto. Entones dame tu dirección y voy
ahora mismo".






Mi mujer me miró horrorizada, preguntándome con la mirada
cual debía ser ahora su respuesta. Yo tapé el micrófono del teléfono y la dije
en voz baja: "dile que te lo vas a pensar y que le vuelves a llamar en diez
minutos". Así lo hizo, tras lo cual cortamos la comunicación.



Entonces comenzó un pequeño debate entre mi mujer y yo
-Emilio-:






Emilio; "Cariño, dime sinceramente si te apetece follar
con Samuel esta tarde".


Conchi; "Pero cielo, ¿estas hablando en serio?".


Emilio; "Si, estoy hablando totalmente en serio. Veras,
quedas con él, le das nuestra dirección para que venga dentro de una hora.
Cuando venga, yo me escondo en la terraza, debajo de la ventana de nuestro
dormitorio, y tu te lo follas mientras yo lo veo todo sin que él se de
cuenta. ¿No te da morbo la idea?".


Conchi; "No me puedo creer que me estés hablando en
serio. ¿No te importaría que te pusiera los cuernos con un desconocido?".


Emilio; "Al contrario. Si me pusieras los cuernos a
escondidas si me importaría, pero con mi consentimiento y siendo
espectador de ello, me produce un morbo que te cagas. ¿A ti no?".


Conchi; "Hombre, visto así, la verdad es que si que me
da cierto morbo".


Emilio; "Pues entonces, no hay mas que hablar. Llámale
y queda con Samuel".


Conchi; "Vale, como quieras".






Volví a marcar el numero de Samuel y mi mujer tras aceptar su
propuesta, le dio nuestra dirección y le emplazó para que viniera en una hora,
tal y como habíamos acordado. Serían las cuatro y media, por lo que la hora
fijada fue las cinco y media. Mientras tanto, mi mujer pasó al cuarto de baño
para ducharse. Luego, siguiendo mis indicaciones se vistió con una blusa de
color fucsia escotada, sin sujetador, y una minifalda negra de cuero, bajo la
cual se calzó unas medias negras y unos zapatos negros de tacón de aguja. Por
supuesto no se puso bragas. Luego se lavó los dientes y se perfumó
generosamente.



Yo coloqué una alfombrilla en el suelo de la terraza, bajo la
ventana del dormitorio, bajé la persiana un poco, y coloqué las cortinas
entreabiertas, hasta el punto exacto en el que se podía ver el interior del
dormitorio con nitidez sin ser visto. Todo estaba dispuesto. Tan solo faltaba
esperar a que dieran las cinco y media.



Exactamente a las cinco y veinticinco sonó el telefonillo del
potero automático. Conchi se dispuso a contestar en mi presencia.






Conchi; "¿Sí?".


Samuel; "Hola Conchi, soy yo Samuel".


Conchi; "Te abro. Sube al 5ºA y no llames a la puerta,
yo estaré esperándote y te abriré".


Samuel; "Ok preciosa, subo ya mismo".






En ese momento debo reconocer que un cierto pellizco en el
estómago me recordó que un negro desconocido se iba a follar a mi mujer. Pero no
solo lo haría bajo mi consentimiento, sino que aquella situación había sido
preparada por mí mismo. Conchi también estaba algo contrariada, pero en ambos
casos el morbo pudo más que el sentido común y el plan siguió su curso.



Mi mujer, tras pulsar el botón del telefonillo que daba
acceso a Samuel al interior del portal, abrió la mirilla de la puerta y se
encaramó a ella para ver el exterior del descansillo. Al poco tiempo la puerta
del ascensor se abrió. Conchi me hizo una seña para que ocupara mi lugar en la
terraza. Cerré tras de mí la puerta del salón y de la terraza. Me coloqué de
rodillas sobre la alfombrilla, que previamente había colocado, tomando la
posición idónea para poder ver el mayor ángulo del dormitorio, y permanecí a la
espera de que mi mujer y Samuel accedieran a la habitación.



Supuse que estarían presentándose y que Conchi no tardaría en
conducir a su potencial amante hasta el dormitorio. Supuse bien, ya que al cabo
de dos o tres minutos pude ver a mi mujer entrando en la estancia, seguida muy
de cerca por Samuel, al que llevaba cogido de la mano. Después ella se situó de
perfil frente a los pies de la cama, con el muchacho frente a ella, de tal forma
que yo pudiera ver perfectamente el panorama, sin ángulos muertos, tal y como yo
la había aleccionado minutos antes. La verdad es que Conchi estaba preciosa.
Desde aquel ángulo podía observar el atractivo perfil de mi mujer, ataviada con
aquella insinuante ropa. Samuel era un joven morito de raza muy negra. Tenía el
rostro terso y bastante atractivo para su raza y color de piel. Era muy alto y
corpulento. Su indumentaria era algo tosca: camisa blanca de seda muy ajustada
-que resaltaba su masa muscular-, pantalón negro entallado -bastante macarra-, y
zapatillas deportivas enormes blancas y azules. Supuse que la prenda de abrigo
la habría dejado colgada en el recibidor, a petición de Conchi.



Al chaval se le veía bastante nervioso y algo cortado, por lo
que mi mujer tomó la iniciativa rápidamente. Le cogió con ambas manos su cara y
comenzó a besarle en la boca. El chaval era cortado pero no tonto, y respondió
al beso sacando su lengua para entrelazarla con la de mi mujer, al tiempo que
deslizaba una de sus manos bajo la blusa de ella acariciándola los pechos. Mi
mujer ante aquella acción pareció estremecerse, emitiendo un suave gemido de
placer.



Tras unos minutos de morreo, mi mujer se sentó sobre la cama
invitando a su amante a que hiciera lo mismo. Una vez sentados continuaron
morreándose la boca, pero esta vez, Samuel metió su mano libre por debajo de la
minúscula falda de ella y comenzó a tocarla el coño, ya que mi mujer no llevaba
bragas. Ella respondió a ello con tocamientos en el "paquete", por encima del
pantalón. Segundos mas tarde mi mujer le desabrochó la camisa y le ayudó a
despojarse de ella. Acto seguido se quitó ella misma la blusa, dejando al
descubierto sus poderosos y erguidos pechos. Samuel hundió su cara entre ellos y
comenzó a mordisquearla los pezones. Después Conchi le desabrochó el pantalón y,
poniéndose en pie se quitó la falda, conservando exclusivamente sus zapatos de
tacón de aguja. El se quitó las zapatillas de deporte. Después se puso en pie
frente a ella y se quitó el pantalón, conservando tan solo sus calcetines
blancos y un diminuto tanga de color rojo, bajo el cual se vislumbraba un
fenomenal "paquete".



 


 


 


Esta vez fue él quien sujetándola la cara con ambas manos, la
besó nuevamente en la boca. Luego apoyó sus enormes manos en los hombros de mi
mujer y la fue empujando hacia abajo, hasta conseguir que Conchi se quedara
arrodillada frente a su "paquete". Sin pensárselo dos veces, mi mujer le bajó el
tanga hasta los tobillos, momento en el que un enorme rabo semi-erecto quedó
colgando entre sus piernas. Conchi cogió el fenomenal miembro con una de sus
manos y se lo metió en la boca. Comenzó a chuparle la polla con la destreza y
habilidad que desempeñaba en esos menesteres, hasta conseguir una erección total
en pocos segundos. Entonces pude comprobar que los 23 cm. eran ciertos, pero
además se complementaban con un grosor considerable. La tenía venosa y
descapullada, y sus huevos guardaban perfecta armonía con el tamaño de su
aparato.



Conchi, tras unos minutos, hizo intención de levantarse, pero
Samuel la sujetó la cabeza para impedírselo. Estaba claro cuales eran los deseos
del muchacho, o por lo menos mi mujer si se percató de ello, ya que rehusó su
primera idea de levantarse y siguió mamándole la polla con el firme propósito de
que se corriera. A los pocos minutos Samuel comenzó a poner los ojos en blanco.
En un momento dado, de su hinchado capullo brotó un copioso chorro de semen que
fue a parar directamente a la garganta de mi mujer. Luego, ella se la metió
entera en la boca para recibir las subsiguientes descargas de leche, las cuales
se fue tragando con total sumisión.



Finalizado el "primer acto", Samuel invitó a mi mujer a que
se tumbara boca arriba sobre la cama. La separó las piernas todo lo posible y
comenzó a lamerla el coño. Debo reconocer que lo hacía como nadie, ya que en
menos de diez minutos consiguió arrancar a Conchi hasta tres orgasmos seguidos.
Mi mujer gemía y se retorcía de placer sobre la cama, mientras la habilidosa
lengua de Samuel la trabajaba el clítoris sin descanso.



Después Samuel se encaramó hasta cubrir con su cuerpo el de
mi mujer. Por la ventana pude comprobar que la polla del muchacho estaba otra
vez "armada". Entonces la apuntó el capullo entre las piernas y comenzó a
metérsela en el coño muy despacio. Primero la metió su enorme capullo. Después
fue apretando lentamente hasta hundirla los 23 cm. por completo. Una vez
conseguida la penetración total, empezó a follarla con movimientos cortos y
firmes de su pelvis. Conchi entró en éxtasis en pocos minutos, encadenando mas
de cinco o quizá seis orgasmos múltiples, según pude contar desde mi escondite.
Las tetas de mi mujer se cimbreaban escandalosamente ante las potentes
acometidas de su amante, el cual iba incrementando poco a poco la velocidad de
bombeo. Cuando el ritmo fue infernal, mi mujer alcanzó el clímax total y empezó
a gritar como una loca, y a retorcerse de placer como una perra en celo.



En ese instante, justo cuando mi mujer estaba a punto de
perder el conocimiento de placer, Samuel la avisó de que su rabo estaba a punto
de reventar. El muchacho iba a salirse para eyacular sobre su cuerpo, cuando
Conchi le rogó que siguiera hasta el final. Samuel, sin dudarlo, continuó
jodiéndola hasta correrse estrepitosamente dentro de su coño.



Ambos, completamente sudados y exhaustos permanecieron
enganchados besándose en la boca durante dos o tres minutos más. Cuando
finalmente Samuel se salió de ella, un reguero de lefa rebosó del coño de mi
mujer. Ella recogió todo el semen sobrante que pudo con sus manos y se las llevó
a la boca para degustar aquel copioso y espeso elixir, mezclado con sus propios
jugos vaginales.



Media hora mas tarde Samuel abandonaba la casa y yo mi
escondite, donde me llegué a masturbar hasta tres veces ante aquel morboso
espectáculo, que por cierto, pensamos repetir de mutuo acuerdo.



FIN.


 



Relato: Aventura ON-Line
Leida: 633 veces
Tiempo de lectura: 13 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno