webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Me follo a mi hijo

Relato: Me follo a mi hijo

  

Después de haber encontrado esta excitante página, he
decidido contaros la historia de como conseguí follarme a mi hijo. Soy una mujer
de Barcelona de cuarenta y ocho años.


Me considero guapa. Tengo unos grandes ojos oscuros, una boca
generosa de labios gruesos y soy pelirroja natural. Mi cuerpo es como os lo
diría. . . especial. Soy lo que podríamos describir como una mujer abundante, o
más bien gorda. Tengo un grandioso culo y unos muslos enormes, tengo bastante
barriga y algunos michelines, pero no tengo celulitis, mi piel es finísima y muy
blanca. Me depilo el conejito cada semana para que esté totalmente rasurado y es
como una almohadilla de grandes y tiernos labios. Por último mis pechos, estoy
muy orgullosa de ellos pues a pesar de que no son muy grandes son preciosos. Mis
pezones son grandes y oscuros y no están apenas caidos a pesar de mi edad y mi
peso. Forman un canalillo muy sensual y a mi hijo le vuelven loco. Me pongo
terriblemente caliente cuando juega con ellos.


Esta historia empezó un día en que estando solos mi hijo y yo
en casa, al pasar por delante del cuarto de baño, me dí cuenta de que estaba
masturbándose. Todas las madres sabemos que nuestros hijos se hacen pajas, pero
esa vez al pararme junto a la puerta me pareció que le oía decir mamá entre
jadeos. Me quedé extrañada y creí que no lo había oido bien así que me fuí a la
cocina. Al poco rato mi hijo salió del cuarto de baño y vino a la cocina, sin
decirme nada me abrazó y me dió un beso en la mejilla, junto a los labios al
tiempo que me decía:


-que guapa eres mamá, si no fuera tu hijo, me casaba contigo.


Debo deciros que mi hijo tiene veinticinco años, no es un
crío, es muy guapo y muy cariñoso. Esas muestras de afecto eran naturales en él,
pero aquel día después de lo que había oido, me quedé un poco azorada. Me dejó
sola y fue al salón a ver la televisión, mientras yo me quedaba con mis
pensamientos. No se como pasó, pero me puse muy cachonda pensando en mi hijo y
en que yo su propia madre pudiera excitarle. Seguía dándole vueltas al asunto
cuando noté que tenía los pezones duros como piedras y las bragas empapadas y ya
solo tenía una idea en la cabeza, necesitaba que me follaran y quería que fuera
mi hijo. Dejé la cocina y fuí a mi habitación, al pasar por el salón me acerqué
a mi hijopor detrás del sofá donde estaba sentado y acariciándole el pecho, le
di un beso en los labios, mientras le decía:


-Cariño, me a gustado mucho lo que me has dicho en la cocina,
si no fuera tu madre. . . . . te comería.


Lo dejé en el sofá notando como empezaba a tener otra
erección y me metí en mi habitación para ponerme sexy. Me coloqué unas bragas
blancas con un orificio central que dejan ver mi precioso y pelado coño y unos
sujetadores sin copa que dejan mis pechos al aire, me pinté los labios de rojo
sangre y solté mi cabellera sobre mis hombros. Por encima me puse una bata de
estar por casa nada excitante. Como ya me imaginaba, mi hijo, no tardó ni cinco
minutos en volver a meterse en el cuarto de baño, iba a volver a pajearse, pero
esta vez no le iba a dejar, su leche iba a ser para mi.


Llamé a la puerta y me contestó con voz entrecortada-Está
ocupado mamá.


-Abre, es una necesidad urgente


----esta bien, espera un segundo.


Abrió la puerta y sus pantalones de pijama no podían ocultar
su gran excitación. Ver aquel bulto, me puso todavía más cachonda.


-Que estabas haciendo ahí encerrado


-nada que tenía un apretón


-sí, ya veo que te aprieta bastante. -le dije mientras le
acariciaba su polla.


-Mamá, que haces. -No sabía que hacer ni donde meterse


-Mira cariño, he estado pensando en lo que te he dicho antes
y la verdad no me importa ser tu madre, te comería igualmente, me he puesto muy
caliente y estoy loca por que me folles.


Y mientras le decía esto, retiré mi bata y le dejé ver mi
esplendoroso cuerpo aderezado con la lencería.


Se quedó como hechizado mirándome y me dijo:


-No te puedes imaginar lo mucho que he deseado que esto
pasara, ni en mis mejores pajas me imaginaba algo así. Siempre me han gustado
las mujeres gordas, y eso es por tí. Tienes un cuerpo precioso mamá.


-gracias, tu tambien pero hoy no me siento tierna, hoy me
siento como una perra en celo y necesito un semental que me clave su dura polla
y me llene de leche


-Te voy a dar tanta leche que vas a explotar mami.


fuimos a mi habitacion y lo tendí sobre la cama de matrimonio
abrí mis piernas y me senté sobre él, solo notar como la polla de mi hijo
entraba en mi húmedo coño, me corrí de gusto y él tambien. Su semen salía a
borbotones de su polla y notaba como me llenaba las entrañas.


Su miembro seguía duro como un palo, así que lo volví a meter
en mi coño, mientras jugaba con mis tetitas. Sentí las manos de mi hijo en mis
caderas, como sus dedos se hundían en mi carne, como me apretaba con fuerza las
nalgas, clavandome sus uñas y yo me moría de deseo. Hacía años que no me ponía
tan caliente. Cogí sus manos y las llevé hasta mis pechos.


-Por favor, juega con ellos, masajeamelos, me excita tanto


_Quiero comérmelos mamá, quiero mamar de esas tetas que me
alimentaron de pequeño


Empezó a trabajarme las tetas con total dedicación mientras
yo clavaba mis uñas en sus pezones, estirándoselosy rascándoselos.


-así, cariño, como me gusta, que bien te follas a mamá


-Tienes el coño más caliente que he probado nunca, que bien
me follas


Empezamos a movernos cada vez más deprisa hasta que noté que
su leche se agolpaba a punto de estallar y entonces me bajé de él mientras le
decía:


-cariño córrete en mi cara


-mamá, que cachonda eres, chúpamela y tragate la leche de tu
hijo


La primera explosión me dió de lleno en la cara su leche
colgaba de un mechón de mi cabello, la segunda ya no la dejé escapary devoré
aquel miembro hasta que se quedó flacido y vacío, luego colocándome otra vez
sobre él pasé mis manos por mi cara recogiendo los restos de su semen y
comiendomelo con gula le dije:-


-está satisfecho, mi macho, le ha dado placer su gordita


me contestó:


-Me has dejado totalmente a gusto mamá. . . . por ahora pero
creo que mi polla se va a acostumbrar a tí, después de follar con una mujer como
tú las demás no me van a excitar tanto, además tu eres mi madre y eso es
insuperable


-Pues ya lo sabes aquí tendrás a mamá abierta siempre para tí


hace ya tres años de esta historia y seguimos follando como
locos.


 



Relato: Me follo a mi hijo
Leida: 50703 veces
Tiempo de lectura: 4 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno