webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: DE CÓMO CAMBIO MI VIDA: DE AMA DE CASA A ESCLAVA PARA EL PLACER

Relato: DE CÓMO CAMBIO MI VIDA: DE AMA DE CASA A ESCLAVA PARA EL PLACER

  
Indicar que este relato es real y muy real, son mis últimos seis años de mi vida, que todo es real, bueno menos los nombres de las otras dos personas, yo si me llamo realmente Lucia.

Comenzaré indicando quien soy y como soy, mi nombre es Lucia 52 años, mis medidas no son perfectas, pero aun hago girar la cabeza a los hombres, ya que como decían mis suegros, Dios no quiso bendecirnos con hijos, estaba feliz mente casada, y tenía una relación sexual con mi marido, que yo creía perfecta, hasta que conocí a Marta, pero eso será un poco más adelante, como decía mis medidas no son perfectas pero sugerentes, 110-98-100, mido 1´75 y peso 68 kg, mis muslos son firmes y bien proporcionados y mis nalgas y mis trasero sigue duro y torneado.

Comenzaré indicando que me casé con Roberto, era mi marido, cuando tenía yo 22 años y el 26, sus padres tenían un negocio que iba muy bien y creciendo, poco a poco, pero cada año crecía, así que Roberto trabajaba en el negocio familiar, tenia por tanto un sueldo bueno más el reparto de beneficios, yo trabajaba como secretaria de dirección, digo trabajaba porque a los dos años de estar casada una mala racha en la empresa, hizo una reducción de plantilla, y Roberto y yo sopesamos lo que ofrecía la empresa, más los dos años de paro y sus ingresos y decidimos aceptar, de forma que desde entonces me he dedicado a la casa, a él y ami, como nos podíamos permitir la ayuda de una asistenta, teníamos una, que me ayudaba, bueno hacía lo más pesado de la casa, y yo me dedicaba a mi. y a Roberto, así que disponía de tiempo para asistir al gimnasio y mantener mi cuerpo torneado. Roberto y yo éramos felices, pues disfrutábamos de tiempo dinero y mucho sexo sin problemas, ya que no podíamos tener hijos, y como Roberto tampoco le agradaban en demasía, nunca nos planteamos adoptar, asi que el sexo era sin restricciones, sin tomar ni colocar nada, sensación de carne viva.

Nunca pude imaginar que todo cuanto hacíamos Roberto y yo en el sexo, no era nada con lo que Marta luego supo sacar de mi, referente al sexo.

Todo empezó una tarde, que como otras muchas yo estaba en al cafetería que hay cerca del gimnasio, donde todos los días después de la sesión de gimnasio, cinta, bicicleta, pesas y aerobic, la ducha y tomaba mi café, con algo de bollería o tostada.

Yo vestía el típico traje de gimnasio, mallas de licra ajustadas, y camiseta sin mangas también de licra, con zapatillas deportivas, ni decir tiene que con esa ropa y sin sujetador al quitarme la chaqueta del chandal, pues tanto mi sexo como mis pezones y mis pechos se marcaban, yo estaba con mi tentenpie, y no observé como alguien se acercaba, hasta que escuche su voz, ¿tiene fuego?, yo di un pequeño respingón asustada, pues no esperaba a nadie, giré mi cabeza y después de reponerme del sobresalto, respondí: no lo siento, pero instintivamente recordé, que hacía tiempo me regalaron uno y lo llevaba en la bolsa, reaccione con rapidez y le dije: espere no fumo pero si tengo fuego, ella detuvo so marcha, se giró y regresó a mi lado, mientras yo me erguía en la silla para alcanzar la bolsa, deje todo mi trasero a su vista, redondo, bien proporcionado y que claramente dejaba ver el perfil de mis bragas, decir en este momento que salvo en ocasiones para tener sexo con Roberto nuca me visto con tangas o bragas sexi; una vez de nuevo sentada, ella se inclino hacia mi con el cigarrillo en la boca, sin querer pero sin retirar la mirada, ví sus hermosos pechos que se mostraban por aquel gran escote que llevaba en su vestido, sin sujetador pude admirar hasta lo erguidos que tenía los pezones, eso me hizo estremecer y a la vez sentir una sensación extraña pero agradable en mi, le di fuego, dio su calada correspondiente y muy amable me pregunto si podía sentarse conmigo, yo respondí que si, se presento Marta, yo Lucia, mucho después supe el gran error que hice al invitarla a sentarse.

Así transcurrieron dos semanas, casualmente ella cada día y a la hora que yo estaba en la cafetería, ella también, y eso hizo que entabláramos una amistad un tanto personal pues hasta me hablo de su vida sexual y yo también de la mía con Roberto, alguna vez mientras hablamos de intimidades me cogía una o las dos manos, eso me extrañaba, pero por otro lado me gustaba.

La última tarde que tomamos café juntas me relato su última experiencia sexual, antes me pregunto si conocía algo del bondage o la sumisión, le respondí que algo había leído pero nunca me había preocupado por ello.

Sin soltarme las manos o con leves caricias en mis palmas con sus dedos comenzó su relato: la llevaron, según me contó a una sala muy bien preparada y acondicionada, paredes de ladrillo cara vista, suelos de cemento y madera, cadenas colgando del techo, un potro, una mesa con argollas y toda una pared con todo tipo de látigos, y fustas, mientras Marta hacía la descripción, yo sentía una extraña sensación en mi interior, pues notaba una gran opresión en mi vientre y como mi coñito comenzaba ha sentir la misma sensación que cuando se la chupaba a Roberto, y mi vagina se empezaba a humedecer, era una sensación extraña, nunca sentida por mi, ella siguió con su relato y sus caricias, vestía con un sujetador negro solo de copa, así que dejaba sus pechos al descubierto y erguidos, un tanga que solo cubría apenas su sexo, ya que solo era un simple triángulo transparente y unos hilos para sujetarlo, los cuales decía se le metían en su coñito, según me relataba totalmente depilado, como culito de recién nacido, cubierto con una bata hasta los pies negra y totalmente transparente, cuando la colocaron en el centro de la sala, le quitaron la bata y quedo solo con el minúsculo tanga y el sujetador, un encapuchado con pantalones de piel se le acercó por detrás y sin mediar palabra con una fusta le golpeo las nalgas, de su boca salío un aayyyyyyy!!!!!!, calla puta, fue la respuesta que obtuvo, con todo eso y solo era el principio note que me humedecía cada vez más, acto seguido y después de unas cuantos golpes más con la fusta, le cogió una mano le coloco una muñequera con su correspondiente argolla, otra igual en la otra y las correspondientes en los tobillos, a la de las muñecas hizo bajar unas cadenas y las engancho a las argollas, luego unas cadenas a las de los tobillos, tiro de un extremo y los brazos subieron hacia arriba, asta quedar casi colgada, sus pies tocaban ligeramente el suelo, luego la de los tobillos tiro de ellas hasta hacer que sus piernas estuvieran totalmente abiertas, imaginas esa posición, hizo que sintiera una extraña sensación, de placer y temor, pero no pude reprimir el llevar una mano a mi sexo, y acariciarlo, al hacerlo, Marta preguntó ¿ no te gustan las caricias en tus manos?, no supe como reaccionar y le respondí, que si me gustan y mucho, pero necesitaba acariciar mi sexo, mmmmmmmmm, replico Marta, ¿te gusta lo que te estoy relatando?, inocente de mi cuando le dije: siiiiiiiii, y mas con esa voz dulce que tienes cuando hablas.

Prosiguió con su experiencia, una vez en esa posición, para que supiera quien mandaba, el encapuchado con la fusta golpeó sus pechos, los gemidos de Marta, bueno un tiempo después supe la verdad, la que golpeaba era marta, y quien recibía el castigo era una de sus esclavas, pero en este momento no sabía todavía la verdad; mentras Marta intentaba zafarse de sus ataduras, el encapuchado seguía su castigo, 1,2,3,4,5,6,7,8,9, y 10, los gemidos de dolor de Marta eran intensos, ayyyyyy!!!!! aaayyyyyy!!!!! ayyyyyyy!!!!!, hasta casi desfallecer, eso hizo que mi cuerpo sintiese como un orgasmo sin serlo, mis pezones se pusieron duros y Marta lo noto, seguía su narración, casi apunto de perder el sentido sentí su manos en mis nalgas, como las acariciaba y las agarraba con sus manos sintiendo sus dedos como se metían en ellas, luego acarició mi sexo sin contemplaciones, de un buen agarrón sentí que me desmayaba, metió sus dedos dentro del tanga y notó mi humedad, zorra para que gritas si te gusta, y sin contemplaciones tiró del tango y lo rompió, con toro tirón rompió la otra parte y lo dejo en el suelo entre mis piernas.

Yo cada vez me sentía más mojada excitada y turbada a la vez, era la primera vez que escuchaba un relato tan real, bueno no tanto para ser justa, sobre ese tema, y supongo que entre la dulzura de la voz de Marta y ser eso la primera vez, pues ,me estaba gustando y mucho, notaba mi braga ya totalmente mojada, luego el encapuchado acarició los pechos de Marta, y viendo sus pezones dijo: mmmmm puta son perfectos para lo que tengo pensado, se retiro y regreso con unas pinzas y varias pesas, cogió entre su pulgar e índice un pezón y comenzó a presionarlo mientras hacía medios giros con ellos, hasta que notó que ya estaba duro y totalmente erguido, colocó en el la pinza y la graduó para que la presión fulera la suficiente pero no se soltara, Marta, se quejo un poco conforme la presión iba aumentando en su pezón, agggg!!!!! ufffff!!!!!, luego sin contemplaciones y con mayor vigor retorció el otro pezón, Marta grito de dolor ayyyyyyyy!!!!! ayyyyyy!!!!, el encapuchado le soltó un bofetón, plaffffff!!!!!, entre la sorpresa y el dolor Marta no articulo palabra, pero sus mejillas se llenaron de lágrimas, yo sentí lastima por ella y mis ojos se humedecieron, que tonta era en ese momento no sabía la de veces que luego mis mejillas se llenarían de mis lágrimas; seguidamente el encapuchado comenzó a colocar pesas enganchadas a las pinzas, 1,2,3,4,5, hasta que los pezones estaban casi tocando los bordes del sujetador, que aun siendo de encaje fino, con aquel peso y el roce hacía que dolieran y Marta se quejaba, ufff!!! ufff!!! ayyyyy!, eso produjo un gran enfado en el encapuchado que volvió a cruzarle la cara, plafffff!!!!!, silencio y más lagrimas, Marta noto mi mejillas rojas mi excitación y que ya hacía rato que mis pezones estaban duros y erguidos, entonces me Pregunto: ¿ te gustaría sentir esa sensación en los tuyos?, yo balbucee a duras penas que….como….. puede, si, no sabía que responder ni que decir, pues todo aquello era tan nuevo y excitante para mi que no sabía como debería reacciones, pero mi perdición fue decir en último lugar el si.

Marta notando mi excitación y como respondí así como le apretaba las manos con cada golpe, bofetada y demás, como si fuese yo la mujer atada y colgada, en un instante y sin darme yo cuenta, soltó una de sus manos y por debajo de la mesa acarició mi sexo, note una extraña sensación que no me desagrado, pero mi inmediata reacción al tomar consciencia de lo que estaba haciendo fue de rechazo, me aparte presionándome sobre el respaldo del banco de la mesa, Marta soltó una sonora carcajada; jajajajajajajajajajaj; los clientes se voltearon hacia el rincón donde estábamos, nadie dijo nada ni se movieron, pero yo quería que la tierra me tragara, me puse muy colorada, ya que colorada por el calentón que sentía ya estaba, Marta, con su dulce voz me dijo: es la clásica reacción de toda mujer, estas mojada, excitada, pero a la vez sientes rubor por sentir la mano de una mujer acariciarte, ¿ si hubiese sido la mano de Roberto seguro que hubiese dejado que te acariciara hasta que te viniese el orgasmo?, sintiendo aquellas palabras, si hubiese algún color más fuerte que el rojo seguro que así se hubiesen `puesto mis mejillas, balbucee, un si….. sin sentido, pero verdadero.

Ahora con voz autoritario me gritó levántate, ponte de pie, yo sin saber como reaccionar pero como si tuviese un muelle en mi culo, lo hice, mira tu entre pierna, mire y se notaba toda húmeda, una mancha más oscura delataba que mis flujos habían salido con toda libertad, mira tus pezones, están tan duros y erguidos que parecen granos de café en un saco, era verdad, se marcaban como verdaderos granos de café en un pañuelo, ¿entonces por que no dejas que te acaricie y llegues al orgasmo?, no supe que responder, quede muda, de pie allí delante de Marta, como niña que han sido cogido en una mentira y no sabe que hacer ni que decir, Marta me pregunto entonces, dime la verdad al responder, su voz ya no era dulce, sino todo lo contrario autoritaria, ¿estas cachonda? respondí sin pensar si y mucho, ¿te hubiese gustado llegar al orgasmo con el relato?, si, si, si, mi mente estaba embotada, nublada, de ahí mi respuesta inmediata y repetitiva, entonces porque no has dejado que te acariciara, respondí aun de pie, nunca he estado con una mujer, solo con Roberto, y eso me sorprendió mucho, Marta seguía preguntando ¿nunca has tenido un sueño o una fantasía de hacértelo con una mujer?, si eso si, ¿entonces por que cuando has tenido la oportunidad de hacer la fantasía real no has seguido?, no se Marta, perdona, no se porque, esa fue la peor respuesta que pude darle, ya que con ella acababa de caer en su red de telaraña bien tejida desde el primer momento que nos conocimos, bueno siéntate, me senté, y pregunto ¿ te agradaría saber el final?, sin tiempo a que terminara la frase, respondí con un siiiiiiiiiiiiiiii, tan fuerte que la gente volvió a voltear su cabeza hacia nosotras, Marta volvió a reír, jajajajajajajajajajajajajajajaj!!!!!!!.

Se levanto sacó una tarjeta de visita y me la dejo en la mesa, luego inclinándose hacia mi, al oído me susurro: esa es mi dirección y mi teléfono, cuando quieras saber el final de la historia llámame, ah!!!!!! paga la cuenta, en ese momento no entendí el significado de esas palabras, “paga la cuenta”, desgraciadamente cuatro meses después sube el verdadero significado de ellas.

Continuará……… Luciamoreno049@gmail.com

 



Relato: DE CÓMO CAMBIO MI VIDA: DE AMA DE CASA A ESCLAVA PARA EL PLACER
Leida: 481 veces
Tiempo de lectura: 15 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno