webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: De ligue en el Oxxo

Relato: De ligue en el Oxxo

  En diciembre pasado, exactamente el jueves 17, por ahí de la una de la mañana mi mujer me comentó que tenía sed y que quería que saliéramos a buscar una coca cola a un Oxxo que nos queda en la esquina. En cuanto escuche eso, mi mente voló maquinando una travesura, ya que a mi me encanta que los hombres le volteén a mirar el exquisito trasero que tiene, y aparte de eso a ella le gusta que las mujeres se pongan celosas con su presencia.

Propuse entonces que en vez de ir al Oxxo de la esquina nos fuéramos a otro que quedara más retirado dándole la indicación de que se ponga una ropa más provocativa para atraer miradas lujuriosas. Ella no dice nada, simplemente toma su saco y unas zapatillas, me alcanza justo cuando estoy cerrando la cochera después de sacar el auto.

Nos subimos al auto y aún no habíamos avanzado 100 metros cuando ella comienza a desnudarse, mientras avanzabamos por la avenida ella se deja puesto solamente una tanga negra, toma sus rojas zapatillas y con mucha destreza se las coloca para concluir metiéndose en su saco negro medio largo. Acto seguido voltea hacia mí y me pregunta si el atuendo es el correcto. Yo respondo sin palabras, únicamente con una enorme e inmediata erección y una sonrisa en el rostro. Llegamos a otro Oxxo a un poco más de kilómetro y medio de casa, y entramos.

Aparte de dos jóvenes flacuchos de unos veintitantos años que hacen el papel de dependientes, se encuentran en el local un grupo de tres treintañeros que a la distancia huelen a alcohol, una pareja algo mayor, y un joven señor de unos 35 años pidiendo unos cigarros pero sin dejar de mirar muy morbósamente a mi mujer. Sin demora nos dirigimos hacía los refrigeradores, en donde le pido a mi mujer que abra un poco su saco para hacerle una foto con la cámara del teléfono, después de la toma me salgo dejándole dinero para pagar. Ella toma su producto y se pasea tan solo unos segundos por los pasillos con el saco abierto, aparentemente nadie ve nada. Al menos eso creo yo.

En cuanto me subo al auto volteo y la observo llegando a caja, aparte de los dependientes ya no hay nadie en la tienda. La pareja mayor y el grupo de borrachos ya han desaparecido. El joven de los cigarros se encuentra fuera del establecimiento encendiendo un cigarrillo. Sin novedades dignas de mención mi mujer paga su refresco y sale de la tienda. Yo supuse que tendríamos que ir a buscar otro lugar para que ella se exhibiera, tremenda equivocación.

En cuanto sale del establecimiento se queda intercambiando unas palabras con el sujeto de los cigarros, yo no alcanzo a escuchar nada, solamente veo movimientos de cabeza en forma de afirmación. Han sido solo unos segundos charlando con él, tal vez 15 o 20, no más. Ella se encamina al auto y se sube.

-Vamos a casa, él nos irá siguiendo en su auto. - Me indicó
-¿Qué?- repliqué en seguida.
-Vamos a casa, ya sabe que vengo con mi marido y que entre los dos me van a coger.

¡Realmente me ha tomado por sorpresa!, ¿qué le dijo?, ¿cómo fué?.

Llegando a casa dejamos los autos afuera y mientras pasamos a la sala hay mucha tensión y nerviosismo en los tres, pero nadie dice nada. Ya adentro nos presentamos y mi mujer nos deja en la sala para subir a la recámara. Me quedo con el tipo invitándolo a sentarse.

Solamente nos dio tiempo para intercambiar algunas palabras acerca de lo que él hacía a esa hora y a lo que se dedica, cuando escucho a mi mujer llamando desde las escaleras e indicando que subamos a la recamara. El tipo y yo solo nos miramos uno a otro y con un gesto le invito a pasar.

Entrando a la recámara vemos inmediatamente a mi mujer de pie, completamente desnuda a excepción de sus zapatillas rojas, con sus rizos negros y largos sueltos sobre su espalda, su pecho con un hada tatuada en el lado derecho invita a iniciar el recorrido de las miradas sobre su piel. Se ve realmente deliciosa, sus seños de tamaño regular nos miran con los pezones duros. Su estrecha cintura le forma una espléndida figura, le miro el bajo vientre totalmente depilado con los labios ligeramente hinchados y un clítoris asomando en guardia dispuesto a la batalla. Babeo.

Miro alrededor, ya hay dispuestas sobre el buró un paquete de toallitas húmedas junto a varios pequeños envoltorios con preservativos y el frasco con lubricante, todo ello iluminado solamente por la lámpara de cama.

Doy unos pasos rodeando la cama mientras ella se sube de rodillas en la misma, siempre de frente a mi, obviamente brindando el suculento espectáculo de su trasero en forma de corazón hacia nuestro, o más bien, a su invitado. Él muy quieto no pierde detalle y se acerca muy lentamente hacia mi mujer quitándose de encima su suéter y desabotonando las mangas de su camisa.

Me acerco para besarla rápida pero profundamente.

-¿Emocionada porque te vamos a coger entre los dos? - le digo en voz baja.
-Sí mucho, ya traía ansia desde el coche.
-Pues ya estamos aquí, veamos lo puta que puedes ser. Levanta el culo para que nuestro invitado lo vea mejor- le digo mientras le jalo suavemente el cabello para un nuevo y lento beso.

Mientras me bajo la bragueta y desabotono el pantalón observo a nuestro invitado en plena parálisis corporal por el espectáculo que tiene enfrente. Su cara de sorpresa es una delicia, mi mujer está empinada con la rodillas en la cama, el culo en lo alto, y el rostro pegado a la cama volteando hacia él.


Libero mi hinchado pene y lo acerco un poco a su rostro, ella sin miramientos lo toma y lo introduce al fondo de su boca abriendo al máximo sus ojos y con su mirada hacía los míos. Nuestro invitado comienza a sacarse camisa y pantalón sin perder detalle del bamboleante culo de mi mujer justo frente a él, ocasionalmente le acaricia y comprime suavemente entre sus dedos partes de las nalgas.

Entiendo que nuestro invitado está listo cuando veo que se está colocando uno de los preservativos, y es cuando con la mano presiono un poco el rostro de mi mujer y le hago un pequeño gesto con la cara. Mi corazón se acelera un poco más.

Ella capta al instante el mensaje y se separa de mí, para girarse de frente a él. Toma su pene entre las manos y se inclina para mamar muy suave. El giro de su cuerpo no fue completo, lo que me obliga a tomarla de la cadera para atraer el suculento trasero hacia mi, separo un poco sus rodillas y con las manos abro las nalgas hacia los lados. Tengo frente a mi y en primer plano una hermosa vista de su culo y un poco más abajo una vagina jugosa y abierta, lista para recibirme. Pero no la penetro.

Me acerco por sobre la cama hacia el buró, y tomo el frasco con lubricante para regresar rápidamente a mi anterior posición. Con mucho cuidado dejo caer unos pequeños chorros del oloroso y viscoso líquido sobre su ano, asegurándome de que se escurra hacia su vagina. Coloco mi pene cerca de su ano y también lo barnizo con lubricante de principio a fin. Cierro el frasco y lo aviento hacia un lado.

Coloco mis manos muy firmes en sus caderas y de improviso aviento mi pelvis hacia delante penetrándola sorpresivamente con mi grueso pene de un solo golpe hasta el fondo de su vagina.

-Aaaarghhhh, que rico papiiiiiiiiiii- grita a lo alto soltando brevemente de su boca el pene del desconocido, y arqueando su espalda para permitir una penetración más profunda, como si eso fuera posible.

Y ahí está mi mujer, empinada con mi verga en su vientre y la de un desconocido metida en la boca, moviendo las caderas y mamando. Tres personajes acariciando al placer en un solo acto, improvisando en la manera de permitirnos lo prohibido.

Después de una buena cantidad de jadeantes embestidas me separo de mi esposa y la jalo para separarla del desconocido, ella voltea sorprendida.

-Date la vuelta para que nuestro amigo te pueda coger.
Le indique haciendo su cadera hacía un lado. Ella obedece de inmediato poniendo el culo frente a él y su rostro hacia mí.

-Recarga la cara en la cama y alza el culo, ya sabes, como me gusta.
Le dije, y sin cuestionar ni demorar lo hace. Me inclino un poco sobre de ella estirando mis manos para llegar hasta sus glúteos. Tomo cada nalga con mis manos y las abro, y volteando el rostro le indico al desconocido

-Métesela de un solo golpe y hasta el fondo, a ella le encanta.
No acababa de decirlo cuando deja ir todo su cuerpo sobre el de mi mujer, penetrándola de golpe. Los dos sueltan un grito abierto y desahogado y comienzan un rítmico y monótono baile sexual. En ese momento yo suelto las nalgas de mi mujer y me separo un poco haciéndome a un lado y semirecostándome sobre la cabecera de la cama.

El espectáculo es genial, veo el lateral de mi mujer empinada con el rostro sobre la colcha y apuntando su mirada hacia mi, el culo en lo alto y siendo enérgicamente cogida sin piedad por un desconocido, mientras los gemidos de mi esposa inundan la habitación. Una fabulosa sensación que me provoca un placer sin igual. No quería que esa situación terminara.

No duró mucho tiempo el gusto, en menos de dos minutos el tipo comenzó a gritar anunciando su orgasmo, instantes después se quedó muy quieto con el rostro desencajado y la mirada perdida.

Mi esposa quería más verga, aún no se había venido.

Sin miramientos se safa con agilidad de él y se me lanza encima. Yo me encuentro casi recostado y con la verga en alto. Ella se para en la cama y coloca cada uno de sus piés a mis costados, flexiona sus rodillas y haciendo uso de la gravedad se deja caer sobre mi con una puntería impresionante, yo solo alcanzo a gemir por la intempestiva penetración.

-Soy tu puta, párteme, me lastimas. ¡Dame verga!- Dice de manera entrecortada.

Ella está loca de placer, sube y baja su cadera, grita, aprieta su vagina, mis manos por debajo de sus nalgas le ayudan en el movimiento, y su rostro sobre mi hombro busca morderme.

Percibo entonces la señal, ella guarda silencio sin dejar de moverse con ímpetu. Ni siquiera respira, y eso sin equivocación está anunciando el inminente orgasmo. Empujo entonces mi pelvis hacia arriba con exactamente el ritmo opuesto al que llevan sus caderas, y tras nueve o diez segundos viene arribando su grito más fuerte y duradero de la noche, mientras un chorro de semen la inunda desde dentro.

Cuando reacciono, el desconocido está inclinado con el cuerpo hacia adelante obteniendo la mejor imagen del posterior de mi esposa: con las piernas a mis costados y engullendo mi verga por la vagina. Ella entonces se deja caer en peso muerto sobre mi, aún ensartada.

Nos dimos unos minutos para asearnos los tres con las toallitas húmedas y vestirnos. El desconocido percibe que su intrusión ha sido concluida y se despide de nosotros agradeciendo la confianza para entrar en nuestra noche, nuestra casa, nuestra intimidad, y en mi mujer.

Nunca más lo hemos vuelto a ver, no supimos su nombre ni datos de contacto. La aventura ha concluido y nuestras lujuriosas mentes han descansado tan solo unos días.

Pero no mucho, nuestras travesuras en la actualidad han continuado y evolucionado.
 



Relato: De ligue en el Oxxo
Leida: 241 veces
Tiempo de lectura: 4 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno