webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: La señora de la farmacia (experiencia con una MILF)

Relato: La señora de la farmacia (experiencia con una MILF)

  En un momento de mi vida tuve que recurrir a un trabajo que me diera lo necesario para poder comprar mis propias cosas. Busqué y busqué hasta que encontré un trabajo que aunque no muy bien pagado, me daba lo suficiente para poder subsistir. Era en una farmacia, atendiendo y ordenando los medicamentos. Cuando fui a la entrevista me atendió una señora, que aunque no muy agraciada, tenía un cuerpo exquisito: unas tetas medianas, una cintura muy bien definida a pesar de ser mayor de 40 años y unas nalgas que de tan solo verlas hacían parar la verga a cualquiera, redondas y grandes. Comencé a trabajar en dicha farmacia solamente en las mañanas, apoyando a la señora en el acomodo de los medicamentos y haciendo uno que otro encargo. Después de un buen tiempo la señora me pidió que la apoyara por tiempo completo, cosa que a mí me convenía bastante por dos cosas: la paga era más y podía verle el culo más tiempo. Me daba un verdadero agasajo cada vez que se agachaba para acomodar las cajas, o cuando se subía en la escalera para poner más medicinas en los mostradores. Mi relación con ella era bastante buena, a veces platicábamos y bromeábamos de cualquier cosa, cada vez me ganaba más su confianza. Un día cambió para siempre la forma en la que ella y yo nos trataríamos. Me pidió que la ayudara a subir unas cuantas medicinas en los mostradores, como la escalera empezaba a resbalar por el piso me pidió que la sostuviera mientras ella acomodaba. Yo accedí, sin esperarme que en el momento en el que subió en la escalera me pondría su culazo justamente enfrente de mi cara. Era un verdadero agasajo, traía unas mallas color café claro bastante pegados, por lo que su calzón se remarcaba bastante bien cada vez que se inclinaba para acomodar las cosas. Mi pene estaba super erecto, quería chuparle ese culo en ese momento y morderle ese par de nalgas maravillosas. Terminó de acomodar las cosas y comenzó a bajar diciéndome: listo, ya quedó! Yo traía la verga super parada y se me notaba bastante por lo que le dije que iría al baño. Me metí al baño para que no me viera semejante erección y se sintiera incomoda por eso. Como el baño era bastante oscuro y el foco no servía debíamos dejarla un poco entreabierta para poder ver la taza. Así que la deje entreabierta y me propuse orinar. Aun traía la verga media erecta y así oriné. Estaba orinando y cerrando los ojos tratando de concentrarme para que se me bajara la erección, pero de pronto la señora había olvidado que yo estaba ahí y abrió la puerta por completo y me vio con mi verga parada en las manos. La señora la vio y solo dijo: perdón! Y se fue. Me sentía muy avergonzado. Me oculte en el baño para que no se diera cuenta que la traía parada y fue precisamente eso lo que vio al abrir la puerta. Salí del baño como si no hubiera pasado nada, aun abrumado por el accidente. La señora estaba haciendo corte de caja cuando salí y al mirarme me hablo como si nada. “Hoy estuvo mejor que ayer la venta Edwin, si seguimos así vamos a tener que ampliar nuestros productos” me decía mientras contaba el dinero. Estaba sorprendido por la forma en como había tomado el accidente. La ayude a guardar todo antes de irnos a casa y al despedirme de ella supe que aun habia algo, me dijo: nos vemos mañana temprano como siempre heee y como siempre me dio un beso en la mejilla y esta vez recargo su pierna sobre mi verga, algo que jamás antes había hecho. Eso me emocionó de alguna forma pero pensé que solo era mi imaginación asi que no me di alas. Al otro día, las cosas iban normales hasta que llegó la hora de la comida. Normalmente soy yo quien va por la comida a los alrededores de la farmacia, pero esta vez la señora se ofreció a pedir comida y evitarme salir para eso. Hasta ese momento todo normal. Entonces me dijo que nos diéramos un pequeño descanso para comer, así que llego y abrió una bolsa donde sacó dos charolas de unicel cerradas. Creí que era sopa o algo por el estilo, pero al abrirlo me dio la sorpresa de que eran camarones. Era una especie de cocktel de camarones pero en una charola y con una salsa de tomate más concentrada y otras especias. Me dijo: a comer se ha dicho! Y ella sacó una especie de filete de pescado con la misma salsa de tomate y especias. Al principio me desconcertó un poco que hubiera pedido eso, pero después lo vi normal dado que siempre comíamos lo mismo y ese día sería algo diferente.

Terminé mi plato y procedi a seguir trabajando, todo tranquilo. Tres horas después de haber comido comencé a sentirme un poco raro. Empecé a sentirme eufórico al principio, luego sentía que hacia más calor de lo normal, y de repente mi pene empezaba a sentirse con cosquilleos internos que hicieron que se me parara al instante sin motivo alguno. Tenia la verga al tope y sentía unas ganas locas de sexo. Sentía que la sangre me hervia y estaba ya hasta ese punto bastante jarioso. No sabia que me pasaba, estaba rojo, quería sexo. Estábamos ya por salir y la señora al verme así, todo rojo y un poco inquieto me pregunto: estas bien? Y yo solo me limite a responderle que si, pero por dentro quería desnudarla y hacerla mia. Ese dia la señora se vistió muy bien para la ocasión: unos mallones café claro bastante pegados, una blusa blanca tambien pegada que hacían lucir sus tetas más imponentes y antojables. Solo quería arrancarle la ropa y cogérmela. Me resistia pero mi cuerpo me pedia sexo, sexo, sexo. La señora me dijo que la ayudara cerrar la cortina pero que después la ayudara a meter unas cajas. Cerramos la cortina y volvimos a entrar a la farmacia. Movimos las cajas, ella delante de mi, mostrándome ese culazo que quería hacer mio, mi verga la quería penetrar ya, en ese momento. Cada vez estaba más rojo y la señora entonces me dijo: seguro que estas bien? Te ves acalorado, toma, y me dio una botella de agua. Era tanta mi jariosidad que al abrir el agua y quererla tomar de golpe termine chorreandome la camisa y parte del pantalón. La señora muy preocupada me dijo: ay Edwin, ya te mojaste todito, a ver, quítate el pantalón y espera tantito a que se seque. Quitarme el pantalón implicaba que viera nuevamente la verga erecta por debajo de mis calzones, aunque en ese momento ya no me importaba nada asi que me quité el pantalón y la camisa quedando solamente en calzones. Mi verga se veía imponente por debajo de los calzones, y la señora no pudo evitar decirme: Edwin, pero que es eso? Mientras ponía su mirada fijamente en mi verga. Eso me calentó al máximo, y estando ya jarioso opté por hacerla mia en ese momento. Le dije: esto es por usted señora, mmmmm que rica está!!! Y le di la vuelta para bajarle los mallones y la tanga negra que traía puesta, me bajé los boxers y de un solo golpe le hundí mi verga hasta el fondo de esa pucha caliente y peludita.
Me la empecé a coger tan fuerte que emitía varios gemidos de placer: awww que rico, así Edwin, no pares, ahh, ahhhhh. Mi verga entraba y salía frenéticamente, sus jugos empezaban a chorrear entre sus piernas. Teniéndola así empinadita le empecé a masajear las tetas y de a poco le quité el brassiere y la blusa para dejarla completamente desnuda. Estábamos ahí cogiendo, enfrente de la caja en la que atendíamos a los clientes. Estaba a punto de venirme y se lo dije, a lo que ella me respondió que aún no quería que me viniera y me sacó la verga de su pucha. Me llevó a una de las sillas al final de la farmacia y me hizo sentar y ella encima de mi verga. Gimió fuerte y me dijo: que rica verga Edwin, hazme tuya!!! Mientras cabalgaba como una loca, le chupaba las tetas preciosas, en sus pezones rosaditos, y estrujándoles las nalgas en cada embestida. Los dos queríamos más, éramos como dos animales en celo que no paraban de coger. Pusimos unos periódicos en el piso y así de a perrito se la volví a hundir en su puchita. Gemia y gemia en cada entra y sale de mi verga, que estaba al rojo vivo y llena de leche. Ahí fue cuando me vine y le llené toda la vagina de mi semen. La señora quería más leche y me lo hizo saber: quiero más lechita, inúndame con tu leche, báñame con ella. Nos levantamos y la besé en la boca mientras le metía los dedos en esa pucha que aun chorreaba de sus fluidos y de mis mecos y ella me agarraba la verga y me la comenzaba masturbar de forma gentil y constante. La hice arrodillarse y antes de meterle mi verga en su boca le dije: disfruta ahora de este manjar en tu boquita y ella abrió inmediatamente la boca para comenzar a mamármela. Mientras me la mamaba decía: mmmmmmmm, mmmmm, y se la saboreaba tan rico que hizo venirme esta vez su boquita. La repasaba con su lengua y mi leche caía de su boca en cada lengüetazo que hacia. Se tragó una parte de mi leche y de inmediato se subió a una de las mesas que estaban al fondo y me dijo: ahora tu prueba este delicioso manjar que tengo para ti chiquito mientras se abría los labios vaginales y me mostraba esta puchita rosadita y peludita. No tarde en agacharme y probar semejante puchón, sabia delicioso, a hembra en celo, sus juguitos sabían tan rico que no perdia la oportunidad para hundirle mi lengua mientras ella gemia de la excitación. Asi, sentada en la mesa, me levante, tomé mi verga y la dirigi nuevamente a su puchita y comenzamos a coger nuevamente. Era tan frenético todo que los dos nos vinimos al mismo tiempo. Fue tan rico sentir sus jugos invadir mi verga y que ella sintiera mi leche inundar su pucha. Aun quedaba tiempo para más, asi que nos volvimos a tirar en el piso y comenzamos un 69 delicioso, el más rico de todos. Terminamos cogiendo otra vez después del 69, estando yo acostado y ella cabalgando como una jinete golosa y llena de lujuria. Terminamos exhaustos en el piso, nuestra sesión de sexo habia acabado 2 horas después. Nos besamos y acariciamos y la señora me reveló todo: te di esos camarones con extasis para hacerte mio, después de verte la verga que tienes no dejé de pensar en ella toda la noche anteror. Esa declaración me desconcertó bastante pero yo tambien me sinceré con ella y le dije: pues no era necesario que me dieras eso, ya te traía ganas desde el primer momento en que la conoci, no deje de pensar en su nalgas hermosas y ahora que ya fueron mias, quisiera comérmelas siempre. Reimos y nos dimos un beso bastante largo y apasionado que casi hace que volviéramos a coger, pero la señora se detuvo. Nos vestimos y juntamos todo. a partir de ese momento comenzamos una relación, aunque no de noviazgo formal, si era carnal. Me invitaba a su casa, donde vivía sola y en que terminábamos por tener noches de pasión intensas (o incluso más intensa que la primera), salíamos cuando podíamos, íbamos de hotelazo como si fueramos novios, nos besábamos y cachondeábamos en el baño de la farmacia cuando no habia gente, y una que otra ocasión me la mamaba antes de irnos y cuando nos veíamos en la mañana. Después de un tiempo tuve que dejar de trabajar de ahí por cuestiones escolares y mi relación con la señora tuvo que terminar. Nos veíamos esporádicamente pero ya no era lo mismo. Traspasó la farmacia y se fue a vivir a otro estado, no me dijo a donde pero de vez en cuando me envía una foto suya para que nunca me olvide de ella. Es difícil olvidar a alguien como ella, muy difícil.

 



Relato: La señora de la farmacia (experiencia con una MILF)
Leida: 3779 veces
Tiempo de lectura: 15 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno