webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Cronicas Anales - Saraí

Relato: Cronicas Anales - Saraí

  Hola a todos y todas, mi nombre es Alan, y por fin me he animado a escribir lo que llamare de ahora en adelante mis “Crónicas Anales” con el fin de contarles mi experiencia en el mundo del sexo anal. La verdad es que yo me considero un adicto al sexo anal, tanto a practicarlo con chicas a practicármelo yo mismo con algún consolador o que alguna chica me lo haga (no con hombres, no me considero gay). En fin, al día de hoy tengo la edad de 30 años, y pues hoy contare como fue que me convertí en adicto al sexo anal sobre todo.

Pues bien yo tenía la edad de 15 años cuando conocí a Saraí de 14, ella era la prima de una amiga mia llamada Marisela, la verdad es que yo no me llevaba mucho con Marisela, éramos amigos ocasionales, yo la consideraba una chica algo creída y orgullosa, pero el caso es que en su fiesta de 15 años a la que asistí estaba esta prima suya llamada Saraí, para ser sinceros yo en ese tiempo estaba apenas descubriendo el encanto de las mujeres. Lo que me llamo demasiado la atención de esa chica era que aparte de ser muy bonita, tenía un traserito de lo más lindo y paradito que yo alguna vez hubiera visto, eso despertó por primera vez mi gusto por las curvas femeninas, en especial el trasero y las nalgas de las chicas. Ella llevaba un vestidito rojo, muy corto que delineaba perfectamente esa colita hermosa que yo me moría de ganas por tocar, pero no podía, uff que lastima, así que me tuve que aguantar ese día, pero el tiempo paso y yo no dejaba de recordar esas nalguitas tan perfectas.

Así paso probablemente medio año antes de que yo volviera a verla, la volví a ver en una ocasión en la que mi familia y otras familias, que eran conocidas, incluida la de mi amiga Marisela fuimos a un día de campo, y para mi sorpresa ella estaba allí, esta vez traía un pantaloncito pescador que delineaba perfectamente ese traserito que me había encantado. El caso es que en ese lugar había un rio, en el cual fuimos a nadar, el rio tenia algunas partes profundas donde no era seguro acercarse pero los más grandes si cruzábamos nadando. En una de esas que yo me metí al agua, Marisela y su primita Saraí se acercaron, ambas tenían unos shorts de mezclilla que les quedaban muyyy bien jeje, yo recuerdo que estaba saliendo hacia la orilla y me senté un rato, Marisela me vio y me saludo y su primita también, aunque no habíamos hablado aun, las estuve contemplando un rato, sobre todo no quitaba mis ojos de mi deliciosa niña Saraí que jugaba alegremente con su prima, en eso las dos se me acercaron un poco sin salir del agua, Marisela me dijo algo que sinceramente no recuerdo, pero lo que si recuerdo fue lo que me dijo Saraí, ella me miró fijamente a los ojos y me dijo: “Oye, si nos estuviéramos ahogando ¿tu irías a rescatarnos?, yo le dije “Claro que sí” eso fue todo lo que hablamos y con eso se alejaron riéndose, no sé porque jeje. Yo salí un rato del agua, fui a comer algo, después regrese y ellas aún estaba en el rio, pero después de unos 5 minutos, a Saraí se le salió su flotador y como no sabía nadar muy bien la corriente la comenzó a arrastrar y se comenzó a hundir, su prima me grito muy fuertemente “Auxilio Alan ayúdala” a lo cual ni tardo ni perezoso fui a ayudarla, yo recordé que en esos casos uno debía pedir ayuda por si algo salía mal así que le dije a Marisela que fuera a pedir ayuda a los adultos que se encontraban como a 20 minutos de distancia de nosotros, ella salió corriendo y yo me lance a rescatar a Saraí, mi cuerpo estaba lleno de adrenalina y la verdad es que yo era buen nadador, en fin logre alcanzarla, la rescate pero ella estaba inconsciente, rápidamente la tire en tierra y comencé a darle los primeros auxilios, al fin logre despertarla con la respiración boca a boca la cual sinceramente no disfrute del todo por la angustia que sentía de que a ella le pasara algo. Por fin despertó y se asustó, me pregunto que en donde estaba y yo le respondí que estaba bien que no se preocupara, que estaba a salvo, yo la tenía entre mis brazos, podía sentir ese cuerpecito delicioso, y mi pene estaba más duro que una piedra, pero bueno, al fin llegaron los adultos, sus padres me preguntaron qué pasó, yo les dije todo y al final pues nos fuimos debido a lo ocurrido, pero a partir de esa experiencia Saraí y yo comenzamos a vernos más seguido, nos hicimos muy buenos amigos, y yo me seguía muriendo de ganas de tener esa colita en mis manos.

Paso como un año y en ese año yo comencé a ver porno de sexo anal, así que como imaginaran ahora mi deseo no solo era tocar su precioso traserito sino ensartarlo con mis 18 cms de verga que eran aprox lo que media en ese entonces. Pues muy bien el tiempo paso y llego un día en el que no pude soportar más las ganas de tenerla, esta vez fue una ocasión en la cual había un desfile de las escuelas, ella iba a otra escuela diferente de la mía pero nos tocó marchar, al final del desfile ella y yo nos vimos y ella corrió a abrazarme como solía hacerlo ya en ese entonces, esta vez traía puesto su uniforme del desfile el cual consistía en una camisita y una minifaldita blanca que hicieron que mis pasiones por su colita se volvieran a encender. Yo la tome de la mano y la invite a ir a un parque alejados de los demás, fue ahí cuando le dije: Mira Saraí debo hacer esto o me voy a morir de las ganas, y ni tardo ni perezoso puse mi mano en su cinturita y comencé a bajar hasta comenzar a acariciar ese delicioso traserito, yo esperaba una cachetada o algo así, la verdad valía totalmente la pena por el placer que estaba sintiendo en ese momento, pero sucedió que no pasó nada, al fin, después de como un minuto de estar disfrutando su colita con mis manos volteé a verla al rostro y ella estaba completamente sonrojada!!! Pero tenía una sonrisa que no se podía aguantar. Me abrazo y me dijo, Alan, tu puedes tocarme donde quieras, tú me salvaste la vida y me siento orgullosa de que disfrutes de mi cuerpo. Después se sentó en mis piernas y nos besamos, de ahí en adelante nos hicimos novios y comenzamos a andar juntos, con el tiempo comencé a incitarla a tener relaciones, a ella también comenzó a gustarle esa idea, esos días fueron de lo mejor para mi pues cada que tenía oportunidad disfrutaba tocando ese traserito tan delicioso y paradito, mi Saraí era delgadita, de piel muy clara, sus tetitas eran preciosas ni tan grandes ni tan chicas, su colita puff ni se diga, cada vez que podía la disfrutaba y la acariciaba y le decía lo delicioso que era eso para mí.

Pero en fin, ella y yo comenzamos a buscar la oportunidad perfecta para hacerlo. Y al fin tuvimos esa oportunidad un día que sus padres salieron de viaje, ella ya tenía 16 añitos y yo 17, sus padres salieron de viaje y solo iban a durar 3 días afuera, ella se quedó en casa porque tenía que cuidar a su hermanita menor de 3 años, al día de hoy aún no me explico cómo le dejaron esa responsabilidad a esa edad pero pues creo que era porque ella era muy obediente a sus padres y era una hija de confianza. Pues bueno, sus padres se fueron y esa misma noche yo llegue a sus casa, yo les dije a mis padres que iba a quedarme con un amigo al cual le conté mis planes y acepto ayudarme con la coartada, en fin, llegue a casa de mi Saraí, eran como las 11 pm, su hermanita ya estaba totalmente dormida en su habitación y ella y yo nos escabullimos a la alcoba de sus padres en el segundo piso para no hacer tanto ruido, recuerdo que en cuanto entramos nos agarramos a besos y después de besarnos un rato le dije a Saraí: Oye, me encantaría que hicieras algo por mí, ella me pregunto que qué cosa, yo le dije: Me gustaría verte si fuera posible con el vestidito rojo que traías puesto en la quinceañera de tu prima Marisela, si aún lo tienes me encantaría que te lo pusieras, a lo que ella me respondió que sí lo tenía y fue a ponérselo, cuando la vi no lo podía creer, allí estaba frente a mí por fin la chica de mis sueños húmedos más profundos, podía ver esa colita en todo su esplendor, fui directamente a ella, disfrute su traserito con mis manos, le quite sus braguitas y comencé a besar su colita, ella comenzó a quitarse el vestidito a lo que le dije: no lo hagas aun, quiero disfrutarte con el puesto. Así que comencé a mojar mis dedos y a estimular su delicioso anito, era la cosita más deliciosa y rica que había visto y sentido en mi vida, ese pequeño asterisco rosadito, rodeado de ese culito perfecto, esas nalguitas tan firmes, tiernas y ricas, que me hacían arder en mis sueños más cachondos por ella, después de que comencé a tocar su anito con mi lengua le dije, Saraí me muero de ganas de hacértelo por tu lindo ano, no me gustaría embarazarte y no traigo condón (algo que por su puesto era verdad y formaba parte de mi plan para desvirgarla por el ano).
Ella me contesto :”está bien, pero se tierno conmigo y mi colita” entonces comencé a besarla en su anito, su conchita, a disfrutarla con mis manos a decirle lo deliciosa que estaba y lo mucho que despertaba el deseo en mí, ella comenzó a mojarse, lo pude ver y sentir y después de varios minutos su anito por fin comenzó a dilatarse, yo solo traía vaselina (en ese entonces yo era primerizo en esto así que no me juzguen jeje) la cual comencé a untar en la entrada de su delicioso culito, ella de repente me dijo: Detente, quiero hacer algo antes de que me lo metas por allí, así que ella fue al baño, se limpió totalmente, regreso y sea acerco a mí, me dijo: “Primero déjame agradecerte por todo lo feliz que me has hecho hasta el día de hoy” diciendo eso me bajo los pantalones, me sentó en la cama , dirigió sus manos a mi pene y me dijo: “que cosa más linda tienes aquí abajo, ha de saber muy rico también, apenas puedo creer que esto vaya a caber en mi colita” al decir eso dirigió su preciosa y tierna boquita a mi pene totalmente erecto y duro y lo comenzó a chupar, yo no sé hasta el día de hoy como fue que resistí no eyacular en su boca esa vez, creo que me contuve porque en mi mente solo estaba pensando en rellenar su colita y no quería que mi pene se pusiera flácido, en fin, después de aprox 10 minutos que me parecieron una eternidad, ella se paró y me dijo: listo, hagámoslo-
Yo la tome de su cinturita, la recargue en la pared, separe sus piernas, dirigí mi miembro a su ano y comencé por fin a penetrarla poco a poco, ella gemía y de pronto soltaba un grito de dolor, yo le decía que si quería que parara, a lo que ella me respondía que no, que no le importaba el dolor, que yo solo siguiera intentándolo hasta que pudiera entrar por completo en ella, nuestros corazones latían descontroladamente, ella no dejaba de gemir, de gritar, de sonreír, de besarme, de pujar, etc etc, hacia ruiditos demasiado excitantes para mis oídos, por fin después de un buen rato pude rellenar completamente su culito, mi pene entraba y salía lenta y profundamente del interior de esa colita perfecta, ella aun tenia puesto ese vestidito y yo simplemente no podía creer aun lo que le estaba haciendo a esa niña tan tierna y deliciosa llamada Saraí, por fin tenía mis 18 cms de pene adentro de su traserito, entraba y salía una y otra vez y ella aunque al principio no lo disfruto del todo ahora no dejaba de jadear de placer, yo sabía que le estaba doliendo un poco, pero mi placer era demasiado y el de ella también, así que decidimos seguir en esa posición un buen rato más, duramos aprox 30 minutos, en el final de los cuales yo no resistí más y comencé a empujarla con fuerzas, ella no dejaba de gritar, llorar y sonreír, solo volteaba a verme llorando y me decía: gracias, no te detengas, y no lo hice, me encantaba estar empujando ese traserito tan delicioso, me encantaba como se sentía tener mi pene rodeado por la tierna carnita de su recto, tan lindo, limpio, apretadito, calientito y tierno a la vez, podía sentir cuando ella se contraía esperando cerrar su culito pero sin éxito alguno ya que mi largo pene lo tenía totalmente rellenado, ella se retorcía de placer y de dolor, y yo también, sudamos como nunca aunque hacia algo de frio en la habitación, eso no nos importó, al final de esos 30 minutos yo no resistí más y le dije al oído: mi deliciosa muchachita, aquí te va algo muy rico de mi parte para que lo disfrutes, y mientras le decía eso, mi leche caliente relleno por completo ese delicioso y tierno culito, ella lo sintió y soltó un grito de placer, yo no puedo describir lo delicioso que fue eso para mí, fue tan delicioso que no quería sacarlo y seguí dándole con más fuerzas, así dure otros 10 minutos y eyacule por segunda vez en lo más profundo de sus entrañas, por fin lo saque, ella se tiró sobre mí y sobre la cama, temblando, sonriendo, llorando, retorciéndose, besándome y gimiendo a la vez, mientras me decía, “esto es lo más especial, rico y doloroso que alguien me ha hecho y me encanta que hallas sido tu”.
Después de eso nos dormimos abrazados y desnudos, y al amanecer ella simplemente se sentó sobre mí, me dijo que lo hiciéramos otra vez, esta vez fue más fácil rellenar su colita, me encantaba sentir su cuerpecito tibio encima de mi, me encantaba sentir como ella misma esta vez se esforzaba por rellenar su colita con mi duro pene, me volvía loco pensar que yo y solo yo era el poseedor de ese traserito tan delicioso y lindo que sin duda todos los chicos fantaseaban con solo verlo, era tan rico acariciar y disfrutar a mi chica Saraí entre las sabanas de seda de la cama de sus padres, y saber que ahora ella estaba disfrutando el sexo anal tanto como yo. Una vez más mi semen corrió libremente en el interior de ese traserito perfecto de mi niña, mi noviecita Saraí. Creo que lo hicimos analmente unas 20 veces más, no siempre tuvimos oportunidad de hacerlo debido a la vigilancia paterna, con el tiempo nos separamos porque yo me fui a vivir a otra ciudad, pero eso, es otra historia.
 



Relato: Cronicas Anales - Saraí
Leida: 858 veces
Tiempo de lectura: 10 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno