webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: MI PRIMERA EXPERIENCIA, PERO NO LA ULTIMA II

Relato: MI PRIMERA EXPERIENCIA, PERO NO LA ULTIMA II

  
MI PRIMERA EXPERIENCIA, PERO NO LA ULTIMA II
hoysoloquierodecir@gmail.com

Ya he relatado mi primera experiencia lésbica, fue con mi amiga Marisa, en su restaurante, pero tal y como dije no fue la última.

La relación entre Marisa y yo se ha acrecentado desde aquel primer encuentro en el tapanco, y nuestro juego con vegetales. No dejo de pensar que fue una locura, pero que las cosas se dieron de una forma suave y sencilla, sin ningún tipo de presión. Sigo subrrayando que en aquella primera ocasión tuve muchos temores, y prejuicios, sin embargo la experiencia fue maravillosa, y aunque no tenemos encuentros constantes, si procuramos que sean intensos. Aclaro que todo lo que he relatado, y relato aquí, es real. Lo único que he cambiado son los nombres por razomnes obvias.

Cuando escribí mi primera experiencia me quite un peso de encima. Necesitaba platicarlo con alguien, y ahora quiero seguír compartiendo mi intimidad.

Empezaré por decir que posiblemente sea una de las mujeres que tiene un gran repertorio de juguetes sexuales, Mauricio, mi marido no pierde la oportunidad de un nuevo pretexto para regalarme uno nuevo cada vez que puede, tampoco es tan seguido, pero por lo menos debo de contar con unos 7 u 8 dildos, algunos manuales y otros de baterías, pero todos interesantes.

Hace un par de semanas me llamo Marisa para comentarme que la habían invitado a una boda. Me comento que no tenía dinero para comprar un vestido nuevo, pues acababa de invertir en equipamiento para su pequeño restaurante. No tuve ningúna dificultad en ofrecerle uno de mis vestidos, depués de todo somos de la misma talla. Cite a Marisa en mi casa, pero para ello estudie perfectamente la fecha que me convendría. Lo primero que tenía que calcular era que mi marido no estuviera, sería muy incomodo que Marisa se probara vestidos estando mi esposo en casa, y por otro lado el horario para citar a mi amiga debería encajar con el horario de clases de mis hijos. Creanlo o no, lo logre. Mi esposo es una persona, que por motivos de trabajo viaja mucho, y coincidió que el saldría de la ciudad un para de días (lunes y martes), uno de mis hijos estaría en clases todo el día, y el otro saldría de paracticas a una población cercana, regresaría hasta en la noche. Lo mejor de todo es que Marisa no abría su restaurante en lunes, así que todo se acomodo solo.

Llamé a Marisa y la cite en mi casa temprano, de hecho desayunamos juntas en la barra de mi cocina. después de platicar de todo un poco subimos a mi habitación y empezamos a buscar en el vestidos las prendas que más le atrajeran para su compromiso. Como eran varios los vestidos Marisa se quito los zapatos, y el brasier, solo conservo su calzoncillo blanco. Con el pretexto de mostrar a mi amiga más vestidos también me empece a provar algunos, y obviamente estabamos en igualdad de condiciones, semi desnudas. No tuvo que pasar mucho tiempo para que, recordando nuestro encuentro en el tapanco, aprovecharamos ahora la cama kingsize de mi habitación Nos recostamos en la cama, nos besamos acariciamos nuestros pechos, chupamos nuetros pezones, y sin decir más nos desprendimos de nuestra última prenda, nuestros calzoncillos cayerón al suelo.

A diferencia de pequeño sofa del tapanco, la cama nos daba mucho más margen de maniobra que Marisa no desaprovecho. Me tendio boca arriba y se subió en mi en posición de 69. Al unisono iniciamos la labor de estimular nuestras vulvas con nuestras bocas. Yo trataba de seguir el ritmo que mi amiga marcaba con su lengua, pues la intoducia en mi vagina lo más ondo que podía para después sacarla y pasarla por mis labios vaginales y mi clitoris. Decidí romper su ritmo cuando levante más mi cabeza y alcance su ano. Ahí estaba tal y como yo lo recordaba; lampiño, pequeño y estrecho, pero lo más importante, estaba al alcance de mis labios, así que lo bese lo lamí, y lo lamí, y lo lamí, hasta que decidí meterle la lengua en el hoyito. Marisa respondio al instante, y para no quedarse atrás, levanto mis piernas para que mi ano quedara expuesto para ser invadido por ella. A estas altura estabamos verdaderamente exitadas, nuetros dedos se abrían espacio por por los esfinteres, y aunque a mi me resultaba algo doloroso también tenia una fuerte dosís de placer.

-Te tengo una sorpresa -le dije a Marisa-
-¿De que se trata?
-Dejame levantarme y te traigo un regalo -le dije mientras ella se quietaba de arriba de mi-

Entre a mi closet y alcance una pequeña maleta que mi esposo y yo usamos para juardar mis dildos, segun nosotros fuera del alcance de mis hijos. Busque en el interior especialmente uno que tadavía estaba empacado. Mi marido lo compro en un sexshope simplemente porque le gusto. Era un aparato de un grosor promedio, pero adicionalmente tiene una pequeña pera con la cual el dildo toma una forma de "L". Según me dice el empaque es para darse placer entre mujeres, y ¿que mejor momento que este?.
Abrí el empaque, saque el juguete y se lo mostre a Marisa.

-Woooow, que calladito te lo tenías.-me dijo-
-Para nada. Es un regalo que me hizo Mauricio, pero no lo hemos estranado.
-¿Que esperamos?, ¿quieres que lo probemos?.
- Claro -le respondí mientras buscaba el lubricante en el cajón de mi mesa de noche.

Unte bien el juguete, pero cuando intente acomodar a Marisa en posición de perrito, me dijo:

-No, tu primero, quiero verte las nalgas y la espalda mientras te penetro.

Solo sonreí y asumí la posición. Marisa se coloco frente a mi para que viera como se introducia ella sola la pera del juguete, de tal forma que quedaba el de mayor tamaño imitando un falo real.

-Mira lo que te espera jajajaja- me dijo

Estaba tan ansiosa que moría de ganas por sentir ese dildo dentro de mi. Marisa se coloco a mis espaldas, y escuche como encendia el aparato que empezo a vibrar rápidamente.

- Que rico se siente -exclamo mi amiga- y eso que yo tengo dentro el pedazo pequeño, a ver que te parece tu parte.
Acto seguido empezo a meterme el dildo en mi vagina. ¡QUE MARAVILLA! se sentía la vibración. El dildo medía por lo menos 20 centimetros y ya lo tenía todo dentro. Marisa lo movía magistralmente recorriendo todas la paredes de mi vagina. La calentura iba en aumento. Entraba y salía al ritmo que yo me recorría hacía adelante y hacia atrás.

-Quiero un juguete de estos- decia Marisa.
-Tienes que probar la parte grande. ¿quieres? - le propuse-
-Por favor.

Invertimos los lugares. Ahora era yo quien tenía la pequeña perilla dentro, y la verdad, aunque pequeña, era verdaderamente palcentera, pues vibraba a un velocidad mayor que el tramo grande del dildo. Metí el juguete en la vagina de mi invitada, que bello paisaje me bridaban sus nalgas y espalda, perfectamente lisas y duras. Metía y sacaba el dildo al ritmo que Marisa marcaba cada vez que se hacía hacía adelnte y atrás. Alcance el lubricante que deje sobre la mesa de noche, y deje caer un chorro en su ano, se lo unte bien, y de forma fortuita empeze por introducirle un dedo, eso si, sin sacar el dildo de su vagina. cada vez que mi dedo entraba por su pequeño ano ella gemia. Fuí más allá, metí un dedo más, y uno más. Tres dedos en el pequeño hoyito de mi amiga. Podía sentir la resistencia de su esfinter para mantenrlos dentro, pero también podia sentir el placer que Marisa experimentaba. En ese momento recorde aquel pepino que mi amiga me ensarto en el ano cuando lo hicimos en el tapanco, recorde el placer que sentí y como le pedía más. No podía desperdiciar esta oportunidad, saque mis dedos de su vagina y acerque la boca del embase del lubricante a su culo y lo aprete. Le llene el ano de frío lumbricante.

-¿Que haces?- me pregunto entre gemidos-
- Solo preparo el camino - le respondí-

Saque el dildo de su vagina y lo apunte directamente al estrecho agujero; lo moví en forma circular para que la dilatación aumentara, y en cuanto ví la oportunidad lo empuje hacía adentro

-Aaaaggggg que ricura- decia Marisa- más, un poco más.

-Bien, preparate, lo haré poco a poco

Empuje un poco más y entraron 5 centímetros. Otro empujoncito y entraron 5 más, de pronto Marisa avienta su cuerpo hacía atrás y solita se introdujo el resto del dildo, de un solo impulso. Su cuerpo temblaba. Podía ver en su espalda el rocío de su sudor. Empezo a realizar el acto del mete-saca ella sola, y cada vez que entraba daba unos gemidos deliciosos. El simplemente ver estrar y salir ese aparato de su ano aumentaba en mi la exitación. Podía observar a detalle como las orillas de su culo se forzaban cuando entraba y salía con el juguete.
Me incline hacía adelnate y recorrí su espalda con mi lengua. El sabor de sus sudor era delicioso, ella no se detenia, seguia moviendose de atrás a adelante cada vez a mayor velocidad. Esta de más decir que los movimientos de mi amiguita se reflejaban directamente en la pera que del dildo que yo tenía en el interior de mi vagina, y esto me acercaba cada vez más al orgasmo. Poco a poco sentía como salían de mi ligeros chisguetes de líquido caliente.
Marisa solo savco el dilda de su ano para acomodarse boca arriba, separo sus piernas, separo sus nalgas, y me digo:

-Metelo de nuevo por mi culito y cojeme de frente. Te quiero besar.

En esta nueva posición no solo alacanzaba a besar sus labios, también sus pezone. En verdad que la estabamos asando bien. Mientras mantenia el dildo en el unterior de su ano Marisa se estimulaba el clitoris. Sus gemidos iban en aumento cuando de repente estallo con una lluvia de fluidos directos de su vagina. Mi reacción inmediata fue sacar la pera de mi vagina, pero manteniendo el dildo en su ano. Peque mi boca a su sexo y bebí su líquido caliente. Yo estaba tan caliente que mis muslos estaban escurriendo mi propio líquido. ¡LLEGAMOS LAS DOS AL UN ORGASMO MARAVILLOSO!.
Después de descansar por unos momentos tendidas en la cama, mientras nos besabamos y nos dabamos cansadas caricias, nos prometimos una a la otra, darnos placer siempre que tuvieramos oportunidad. Incluso hablamos de hacer un viaje juntas, sin parejas.

Me gustaría conocer sus opiniones.
hoysoloquierodecir@gmail.com
Escribanme.









 



Relato: MI PRIMERA EXPERIENCIA, PERO NO LA ULTIMA II
Leida: 577 veces
Tiempo de lectura: 13 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno