webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Rehaciendo a los exterminadores

Relato: Rehaciendo a los exterminadores

  

Finalmente la pelea contra Naraku había terminado y el grupo
de Inuyasha se había separado. Sango había regresado a lo que quedaba de su
aldea únicamente con su hermano Kohaku al fin libre del poder maligno de Naraku.
Sango se encontraba muy triste pues ahora tenía que intentar continuar con su
vida después de todo lo ocurrido.


Una noche, Sango dormía pensando en lo que podía hacer de
ahora en adelante cuándo tuvo un sueño, en este se encontraba con su padre de
nuevo.


-¡Padre! –Dijo Sango casi apunto de llorar al verlo.


-Hija, al fin has regresado a casa.


-Si padre, y ya te he vengado a ti a nuestros amigos, pero
ahora no se lo que debo hacer…


-Tienes que rehacer nuestra aldea.


-Pero ¿cómo?


-Necesitamos sangre joven.


-Pero solo quedamos Kohaku y…


De pronto, al pensar en lo que su mente había adivinado Sango
despertó asustada, sudaba frió y su corazón latía fuertemente mientras intentaba
calmar su agitada respiración. Del otro lado de la habitación estaba Kohaku,
durmiendo tranquilamente. Sango se sonrojó de pronto mientras miraba a su
hermano y recordaba lo de aquel sueño, pero ¿había sido un sueño realmente?,
quizás era algo que suponía debía hacer o peor aun, quería hacer.


-Pero es solo un niño…


Durante los siguientes tres días aquella idea repicaba en la
mente de Sango como un martilleo incesante. Estaba callada siempre y evitaba ver
a Kohaku, cosa que el chico notó de in meditado.


-Hermana, ¿acaso hay algo que te moleste? –Preguntaba Kohaku
mientras tomaban el desayuno.


-¡¿Cómo?! No, nada, de verdad –Respondió Sango desviando la
mirada mientras sus mejillas se sonrojaban aun más y aquella idea regresaba a su
mente.


-No digas mentiras hermana, ¿acaso es por mi?, es que
¿todavía estas enojada por todo lo que hice?


Sango regresó la mirada al pequeño Kohaku y lo vio tan triste
que su corazón se conmovió.


-Kohaku, perdóname, no es que, he pensado mucho en lo que
haremos de ahora en adelante…


-Yo también hermana, ¿acaso vamos a seguir aquí nada mas? Yo
quiero reconstruir la aldea.


-Si, yo también, pero… -Finalmente, tomando fuerza de
voluntad, Sango se dio cuenta de que tenía que decírselo de todas maneras-,
Kohaku, yo, tuve u sueño el otro día donde vi a papá y creo que ya se que es lo
que tenemos que hacer.


-¿A papá? Pero ¿Qué es hermana?, dime ya


-Tenemos que reconstruir nuestra aldea… -Dijo Sango con la
mirada baja.


-Eso ya lo se.


-No, tú y yo, tenemos que reconstruir todo desde el comienzo,
solos tú y yo… Kohaku –Sango se atrevió a mirar a su hermano a los ojos y
después de tragar saliva se atrevió a decirlo-, tenemos, tenemos que…


Entonces Kohaku comprendió de qué se trataba todo, él mismo
se sonrojó al entenderlo.


-Kohaku, tenemos que tener un hijo…


Por un largo momento hubo silencio, ninguno de los dos sabía
que decir. Kohaku pensó en muchas cosas, pero sobre todo en lo que pasó cuando
estaba bajo control de Naraku, cuando no recordaba del todo a Sango, en esa
ocasión se había enamorado de ella y aun sentía algo en su interior, realmente
era una chica bellísima y de una figura preciosa, si tenía que ser así el lo
aceptaba.


-Hermana, yo…


-Pero si tú no quieres no Kohaku –Dijo Sango apresuradamente
con el temor de que el chico se enfadara.


-Si crees que es lo que tenemos que hacer –Dijo Kohaku
sonrojado y apartado la mirada más fingidamente que otra cosa.


-Si, perdóname Kohaku.


-No te disculpes, eres tu la que se embarazará, tu eres quien
se sacrificara.


Sango no dijo nada, ya era la respuesta definitiva, lo
harían, sería el primer paso para revivir a su aldea de exterminadores desde el
comienzo.


-Esta… ¿esta noche está bien hermana?


-Si Kohaku, esta bien.


Sango pensaba en terminar con eso lo más pronto posible, en
cambio Kohaku estaba apresurado por que sucediera.


Durante el resto del día se vieron poco y hablaron mucho
menos, Sango pensaba en lo que estaba apunto de hacer mientras que Kohaku ya no
esperaba para poder estar con ella.


Finalmente llegó la noche, Kohaku llegó y se paró frente a la
casa y respiró profundo, se había vestido bien e incluso le había traído flores
a su hermana, ahora que lo pensaba era algo tonto, dio un profundo respiro y
entró al lugar. Sango estaba allí esperándolo, estaba hermosa, más que de
costumbre, se había preparado bien y se había peinado el cabello con más cuidado
que de costumbre, incluso era posible oler el perfume de flores que llevaba.
Vestía con un kimono que Kohaku no conocía (un regalo de Ahome).


-Ho, hola hermana…


-Hola Kohaku –Respondió Sango sonrojada al ver al chico.


-¿Estás lista?


-Si, digo, si tú quieres.


-Si, pero yo… -Kohaku extendió las flores mientras la
sonrojada chica las tomó.


-Gracias.


 


Al fin los dos se dispusieron a poner manos a la obra. Para
aligerar un poco las cosas bebieron un poco de sake y por pedido de Kohaku 8que
Sango aceptó solo para facilitar todo) se dieron un único beso muy ligero, ni
siquiera se encontraron sus lenguas.


Sango apagó la vela y se recostó, era lo que Kohaku siempre
había deseado, pero no estaba seguro de cómo hacerlo, ella no parecía
corresponder le sentimiento y solo lo hacía por deber. Kohaku se acercó a ella y
le desató el kimono, pudiendo ver su hermoso cuerpo desnudo, tenía unos senos
redondos perfectos, su cintura era estrecha y su cadera era amplia y atractiva,
sus piernas torneadas eran divinas y su piel mas blanca de lo que se imaginaba.
Después de observarla un momento Kohaku se desvistió, estaba ya listo después de
solo mirarla; Sango no parecía atreverse a mirar.


-¿Estas lista hermana?


-Si –Respondió débilmente la chica.


Kohaku se recostó a su lado y los dos voltearon para quedar
frente al otro. No habían planeado la forma de hacerlo, solo la idea de hacerlo
era suficiente para pensar un buen rato. Kohaku puso su mano nerviosamente en la
cadera de Sango como si dudara, ella apreció asustarse pero lo permitió. Kohaku
acercó su cadera al la de Sango para comenzar pero de pronto ella habló.


-Kohaku…


-¿Si hermana?


-Es mi primera vez también…


Entonces Kohaku tomó la indirecta, tenía que hacerlo
suavemente y con cuidado para no lastimarla demasiado, así que se le ocurrió una
idea. Comenzó a lamer sus propios dedos y luego los dirigió a la vagina de la
chica, ella preció sorprenderse y suprimió todo lo que pudiera decir. Kohaku
frotó sus dedos un rato, luego volvió a metérselos a la boca aprovechando para
saborearlos un poco y repitió esto un par de veces, al ultimo metiendo su dedo
mas profundamente, luego dos y aspa hasta que pareció ser suficiente.


Finalmente comenzaron con lo difícil, Sango parecía no querer
hacer demasiado, pero Kohaku estaba conforme con hacer lo que podía. Debido a la
vergüenza ninguno se movió de esa posición y Kohaku apoyó firmemente su mano en
la cadera de Sango y acercó su pene.


Primero comenzó a introducir por la punta, entrando
fácilmente y sintiendo un goce exquisito de penetrar a la chica que mas amaba;
luego continuó suavemente hasta penetrarla del todo, no fue difícil y no había
causado dolor a la chica. Kohaku estaba tan extasiado de felicidad y placer solo
de penetrarla que reprimió con todas sus fuerzas un gemido o alguna palabra de
cariño, nos e atrevía a mirar a Sango a los ojos, solo miraba sus senos (le
quedaba como a esa altura) que deseaba besar pero no se atrevía.


Después de quedarse quieto unos minutos comenzó con lo que
tanto anhelaba, empezó a moverse lentamente y con mucho cariño, tratando aun de
no lastimarla y de hacerla sentir bien pero interiormente deseando hacerlo con
toda su fuerza y amor, de atrás hacía adelante, cada vez moviéndose mas
fuertemente y sacando mas su pene, aunque nunca lo sacó del todo; pese a que
intentaba no demostrar cuanto le gustaba no se detuvo ni un segundo mientras
fingía que el movimiento era mas fuerte para mover la cadera de Sango que
sostenía e intentar acariciarla.


Mientras el ritmo comenzaba a hacerse mas fuerte y seguro
Kohaku pensó que Sango no diría nada, pero luego se percató de un pequeño sonido
de respiración agitada, casi un gemido, al mismo ritmo de las embestidas. Kohaku
estaba muy feliz en ese omento, su querida hermana, su amada Sango, la mujer de
la que estaba enamorado era suya, le estaba haciendo el amor, o al menos eso
pensaba.


El vaivén continuó varios minutos, de pronto Kohaku dejó
escapar un pequeño suspiro. Sango colocó su mano en el hombro de Kohaku como
apoyándose un poco en él, por la sorpresa Kohaku se detuvo. Sango pensó que
había hecho algo malo y que quizá Kohaku lo sintió como una señal de rechazo,
pero ya llegados a ese punto no había más que hacer que terminar con todo eso.
Sango acercó suavemente a Kohaku a ella mostrándole que debía seguir, el chico
feliz apoyó su cabeza e el pecho de su hermana y sostuvo su cadera con mas
firmeza y comenzó de nuevo las embestidas, la penetraba insistentemente, sin
detener el movimiento ahora mas dulce y sensual, sin dejar de entrar y salir de
ella.


Al final pareció que el movimiento era mucho mas fuerte,
Kohaku sacó todo su pene de la chica y la penetró del golpe por completo,
incluso la empujó, fue algo gracioso la manera en que sucedió, pero por un
instante quedaron completamente pegados, e incluso Kohaku aprovechó para besar
el pecho de sango solo una vez suavemente, aunque la chica se percató no dijo
nada. En ese empujón Sango sintió como Kohaku terminaba en su interior y le
gustó, incluso reprimió una pequeña risa de placer y de recordar como la penetro
de golpe empujando su cadera como si fuese un golpe, sin embargo ella no
correspondía un sentimiento tan intenso, lo amaba como hermano y un poco mas
después de esa noche claro, pero eso era todo para ella.


Luego permanecieron así unos minutos, hasta que Kohaku salió
de su hermana y el silencio reinó por un momento más. Luego se abrazaron
fuertemente, mas bien Sango abrazó a Kohaku sin decir nada contra ella, pero el
notó como una lagrima se escapaba de sus ojos.


-Perdóname hermana…


-No, Kohaku, gracias, estoy seguro de que hemos hecho lo
correcto… y que papá y todos los demás así lo hubieran querido.


Finalmente se besaron dulcemente y se quedaron dormidos así,
desnudos y abrazados, pero quien sabe lo que ocurriría después de esa noche, no
solo su relación, sino algo mas que les esperaba.


Espero les haya gustado la historia, es solo la primera parte
así que espero sus comentarios y me digan que les pareció, escriban a este mail:


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO
Gracias.


 



Relato: Rehaciendo a los exterminadores
Leida: 1274 veces
Tiempo de lectura: 7 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno