webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Mi alumna Elia (3)

Relato: Mi alumna Elia (3)

  

Las cosas siguieron su curso, y cada vez que teníamos
oportunidad nos dábamos la escapada para seguir practicando nuestras sesiones
de sexxxo.



Una de las que más recuerdo, se llevó a cabo en una fiesta
con motivo de mitad de curso...



La fecha la tengo apuntada en mi agenda, 11 de octubre. A
mitad del curso, los alumnos de una de las materias que impartía en ese
semestre propusieron organizar una carne asada. El lugar, la casa de un amigo
que estaba sin habitar, tres cuartos, un baño, la sala, la cocina y un buen
jardín en dónde disfrutar de unas cervezas bien heladas.



La gente comenzó a llegar a eso de las 8 de la noche. Para
las 10 la carne y todos los ingredientes para unos buenos tacos estaban
listos, y a los que nos gusta tomar, el alcohol ya se percibía en nuestra
actitud desinhibida, bromas, jugueteos, chistes subidos de tonos,
insinuaciones sexuales, baile y mucha risa. La “pachanga” se hizo llevadera y
no faltaron los bailes exóticos de dos o tres realizaban arriba de una mesa.



Yo estaba recargado con mi hombro apoyado en una barda, con
una mano en la bolsa y la otra sosteniendo una cerveza. Elia se situaba a un
costado mío y comenzó a pasar su mano por mi espalda, guardando las
apariencias y evitando que la vieran sus compañeros de grupo. Sentía como
encajaba sus uñas en mi espalda y la recorría de arriba abajo para detenerse a
escasos centímetros de mis nalgas. Ese día Elia iba vestida muy sensual,
alpargatas blancas de hilos cruzados en los tobillos, una minifalda ajustada a
la cadera y sólo algunos centímetros volada después de las nalgas, apenas
alcanzaba a taparle sus nalguitas, pero la falda jugueteaba frondosa en sus
bien torneadas piernas, blanca la falda también, la blusa excedidamente
escotada en cuello V terminaba donde empieza el ombligo, ajustada a sus senos,
la blusa de un color verde claro, en fin, toda una belleza sensual invitándome
a seguirle el juego del viene y va sexual, el cabello suelto rozaba con las
puntas sus hombros y se ondulaba y seguía el movimiento de un péndulo al
momento de ser rozado por el aire.



-          Si
sigues no respondo!, Le dije suavemente al oído, simulando que platicaba con
ella.


-          Eso
es lo que quiero, dijo con firmeza y con el brillo en sus ojos al que ya me
estaba acostumbrando, ese brillo justo antes de empezar el coqueteo sexual.



Estuvimos charlando por varios minutos, demostrándonos el
uno al otro el deseo de ir a la cama y de tener una sesión de sexo tan buena o
mejor como la que ya habíamos estado teniendo en fines de semana anteriores.



La fiesta llegó a su fin y uno por uno se fue marchando,
unas apurados por la hora de llegada y el pendiente del reproche familiar,
otros balanceándose a los lados por el efecto que el alcohol imprimía en sus
piernas, otro grupo con más aguante proponían seguirle en casa de “fulanito”,
porque ahí había más cerveza que consumir. Al final fuimos 10 los que
quedamos, y propusimos ir a la casa de “fulanito” a seguirle, unos en un carro
otros en otro más, y Elia les dijo que se iría conmigo. En cuanto salieron de
la casa y me propuse a cerrarla con llave, aproveché para abrazar a Elia y
comenzar a besarla. Primero en los labios hasta que nuestras lenguas se
encontraron y seguimos con un largo y tendido beso, entrelazando las lenguas,
gimiendo de placer, respirando cada vez más agitados; me pasé a su cuello y
comencé a bajarle poco a poco el escote de su blusa, saqué un seno y luego
otro, hasta que los tuve fuera de la blusa, uno en mi boca y otro en la mano
estuve contento, besaba uno, manoseaba el otro, volvía a morder el primero,
pellizcaba el segundo, los alternaba el segundo en mi boca, pasando mis labios
de arriba abajo, en circulo, en chupetones, el primero en mi mano, pellizcando
el pezón, acariciando la areola, poco a poco mi mano fue subiendo los escasos
centímetros de la falda que impedían tener visibilidad de su panochita.
Llevaba una tanguita blanca que fácilmente dejaba ver el vello de su montecito
de Venus, la aparte hacia un lado. Comencé a acariciar sus labios vaginales y
empecé a sentir como su respiración cada vez se agitaba más, no perdí tiempo y
me zambullí en sus jugos y me los comí todos, lamiendo, chupando de arriba
abajo, besando, chupando de nuevo en forma circular, acariciando el clítoris,
que para ese instante estaba a reventar, no pasó mucho tiempo cuando Elia
empezó a moverse cada vez más rápido pidiendo con sus gemidos que no parara,
que pronto se vendría. El orgasmo llegó como un torrente de agua de manantial.
Las caricias y mis besos había dado resultado, fue un orgasmo intenso y
prolongado, sus espasmos y contracciones no cedían y yo disfrutaba sus jugos a
sobremanera.



A los dos minutos estábamos dejando la casa y nos
dirigíamos a continuar la fiesta, teníamos que ser discretos y no dejar que
sospecharan de nosotros. En el camino Elia solo me acaricio la verga y le dio
dos o tres chupetes, ya que teníamos que bajar rápido y yo no quería que se me
notara la tranca parada.



Una hora más tarde cada quien se fue a su casa y Elia me
pidió que la llevara a su casa. Pero antes de dejarla pasamos por la casa de
mi amigo a concluir lo que habíamos empezado de muy buena forma.



En cuanto llegamos cerré la puerta, Elia se subió en mi, de
frente a frente abrazándome con sus piernas y apretando mis costados. Me
incitaba a cargarla y llevarla a uno de los cuartos, el único que contaba con
cama en ese día. La cargué sin dejarla de besar y acariciar las nalgas,
tratando de ir bajando cada vez más su falda. Ya en la cama comencé a
desvestirla, primero la blusa y luego el sostén, besando sus pezones que de
nuevo estaban erguidos, bien parados, pude ver su figura con la escasa luz que
había, después de un tirón le saqué la falda y la tanga que tanto me había
gustado, comencé a besarle de nuevo los labios vaginales que para eso estaban
de nuevo empapados, un leve goteo había mojado la curva de sus nalgas, muy
cerca del coño y también me tragué esos jugos, besando cada parte de ese
rincón.



Ella me detuvo en seco y comenzó a desvestirme me bajó el
pantalón, me sacó la camisa, me quitó el bóxer, las calcetas, hasta quedar los
dos completamente desnudos. Se dedico por espacio de algunos minutos a besarme
las tetillas a acariciar mi verga y finalmente se bajó, comenzó a darme
mordiscos, mi verga cada vez reaccionaba mejor a los chupetones, a los besos,
a los pellizcos, al zarandeo y al golpeteo de mi verga en sus labios. Comenzó
el mete y saca en su boca, primero la pura cabecita, y luego poco a poco todo
el tronco hasta rozar sus labios con mis huevos, que acariciaba uno en cada
mano, me estaba dando una excelente mamada que yo ya estaba a mil, a punto de
estallar.



-         
Quiero cogerte cabrona, le dije de modo imperativo


-         
Hazlo, hazlo, métela papacito, quiero sentir tu calor en mi, contesto al
instante.



La tome de la cintura y la puse boca abajo, abrí sus
piernas y de un solo empuje embestí como un toro, Elia pego un gemido, no se
si de placer o de dolor, sentía como mi verga pegaba con sus paredes
vaginales, y se abría paso cada mete y saca a la que la sometía. Así estuvimos
por un rato, yo ya no aguantaba, la mamada que me había dado me tenía a tope,
y más aún con los gemidos de placer y el ajetreo de su monte pegando en mis
huevos. La volteé de lado, puse una de sus piernas en mi hombro y comencé la
embestida, mete y saca, moviendo de una lado a otro, en círculo, volviendo a
meter y a sacar. Las gotas de sudor empezaban a hacerse presente en nuestros
bien calientes cuerpos. Mi tranca estaba a reventar y comencé a sentir sus
convulsiones de placer, apretando mi verga en su panocha, contrayendo los
músculos vaginales, como queriendo exprimirme, comenzó su orgasmo, me provocó
el mío unos segundos después, ella comenzó el movimiento de cadera, el gemido
se hizo cada vez más fuerte y su convulsión llegó al éxtasis al momento de
derramar mi semen dentro de ella. Unos, dos, tres, perdí la cuenta de los
chorros de líquido que estaba dejando en su vagina, mi placer y el de ella
eran incontrolables en ese momento. Terminamos y al momento de sacar mi verga,
comenzó a salir el líquido, ni tarde ni perezosa los tomó entre sus dedos y
los chupo con placer.



En ese instante se arrodilló frente a mí y comenzó a
mamármela de nuevo y a masturbarme usando de lubricante mi propio semen, al
minuto de haber empezado ya estaba a punto otra vez, listo para el siguiente
acto.



Me acosté en la cama y deje que me cogiera, ella arriba de
mi subiendo y bajando, jugando con sus caderas, con una mano acariciaba su
clítoris con la otra un pecho, no tardó mucho en llegar al éxtasis otra vez,
ahora fue un orgasmo silencioso pero prolongado, notaba el placer en su cara,
y en el movimiento de sus nalgas rozando mis huevos.



Cuando paró de moverse aproveché para ponerla de “perrito”
y metérsela hasta el fondo, mis huevos pegaban en su monte y con una dedo
comencé a acariciar su coñito, usando de lubricante sus jugos, comencé a jugar
haciendo círculos, esperando que se dilatara, imprimí un poco de fuerza y mi
dedo se fue haciendo camino por su bien lubricado culito. Elia gozaba y cada
vez gemía más y se movía con más fuerza, me pidió que se la metiera por
detrás, pero con cuidado.



Eso hice, le saqué mi tranca de su vagina y me fui haciendo
paso por su coño, primero la cabeza, tratando de que se dilata bien, alcanzaba
a escuchar como sufría por el dolor, en ese instante su culito se dilato bien
y comencé a meter poco a poco toda mi tranca. Elia ya no sufría, disfrutaba de
placer y gemía como perra en celo, comenzó el vaivén, el mete y saca y ella
cada vez me pedía más, con una mano sostenía la tranca y con la otra alcanzaba
a acariciar el clítoris, Elia estaba como loca, pidiendo, gimiendo, gozando,
se desencadeno un orgasmo múltiple en su ser, y sus jugos vaginales
emprendieron el camino por entre sus piernas, lo que aproveché para tomarlos
con mis manos y saborearlos. Cada vez más rápido el vaivén me di cuenta que
ella comenzaba a sentir de nuevo el rigor de un orgasmo próximo. No paré y lo
hice cada vez más rápido hasta que mi  semen comenzó a salir a borbotones
inundando su ya cogido culito, tuvimos un orgasmo compartido, ella boca abajo
recargada en la cama y yo sobre ella, besando su espalda. La noche terminó de
esa forma, llegamos al mismo tiempo y disfrutamos como lo que éramos, amantes
de ocasión.



De camino a su casa, comentamos lo bien que la habíamos
pasado y lo mucho que nos faltaba por disfrutarnos.



La siguiente experiencia sexual con Elia estuvo excelente,
dentro del coche en la presa, con la luz de la luna y de techo las
estrellas.....




VitoPadrino quiere escuchar tus comentarios.


POR CUESTIONES DE PRIVACIDAD ESTE EMAIL FUE REMOVIDO


 



Relato: Mi alumna Elia (3)
Leida: 1928 veces
Tiempo de lectura: 7 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno