webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Nuestras vacaciones en el Caribe

Relato: Nuestras vacaciones en el Caribe

  

VACACIONES EN EL CARIBE


Recientemente, mi esposa y yo nos fuimos de vacaciones por el
Caribe, con el fin de celebrar nuestro aniversario de bodas. Así que nos
embarcamos a divertirnos como hacía muchos años no lo hacíamos.


Estuvimos en varias islas, casi todas visitadas por turistas
y parejas como nosotros con ganas de descansar y divertirse. Con lujosos
hoteles, restaurantes, discotecas, casinos, playas hermosas, etc.


Fue la oportunidad para mi esposa de desinhibirse totalmente.
Se llama Sofía y a sus 28 años se conserva muy bien, mide 1,65 mt, de cintura
delgada, cabello liso y corto, pechos medianos y erguidos, rostro hermoso de
ojos color miel y labios muy sensuales y provocativos.


Se vestía muy sexy con vestidos ajustados y cortos, mostrando
sus atributos más de la cuenta. En la playa y la piscina levantaba miradas, cada
vez que pasaba, ya que para la oportunidad, se compró unas tangas con hilo
dental tan diminutas, que hasta tuvo que depilarse casi totalmente, dejando sólo
una pequeña hilera de vellos sobre su rajita. Aprovechaba el sol para broncearse
y de vez en cuando se soltaba la parte superior de su tanga dejando ver sus
hermosos senos. La verdad es que a través de los años de casados, nunca la había
visto tan lanzada., pero eso no me disgustaba.


Aquello me daba cierto morbo al ver la mirada deseosa de
otros hombres sobre su semidesnudo cuerpo y cuando estaba sola, algunos hasta le
decían piropos. A ella no le molestaba la cosa y al contrario parecía gustarle
mucho.


En una de esos descansos en la piscina entabló amistad con
una pareja y cuando yo llegué, me los presentó. El tipo era un moreno espigado,
de porte atlético y unos 35 años. Se llamaba Joseph y nos comentó que eran de
Aruba y con su esposa Isabella, se encontraban en viaje de negocios, pero
también habían sacado un rato para descansar. Mientras hablábamos, no dejaba de
mirar a mi esposa, tratando en lo posible de adivinar lo poco que ella tapaba
bajo su tanga. Ella parecía entenderlo y con movimientos eróticos se acomodaba
en la silla de la piscina, para darle cierto picante a la situación.


Yo tampoco me quedé atrás y observando de reojo a Isabella,
noté lo buena que estaba. Era una preciosa morena de cabello negro rizado, ojos
muy negros y cuerpo casi perfecto.


Terminaron invitándonos a salir a bailar esa noche y nos
pusimos de acuerdo para vernos allá.


Al anochecer, nos arreglamos para salir a divertirnos. Me
duché y me estaba vistiendo, cuando Sofía, mi esposa, entró a bañarse. Al salir
de la ducha, la observé a través de la puerta entreabierta. Empezó a ponerse un
diminuto hilo dental semitransparente por el frente, que dejaba ver su pubis
recortadito, acomodándose el fino hilito entre sus nalgas. Luego se vistió con
un traje corto de color blanco, muy descotado, sin brassier, de espalda
destapada y apretado en las nalgas, donde se marcaba claramente, el panty. Se
peinó y se maquilló resaltando sus sensuales labios con un rojo intenso. Se veía
tan deseable, que hasta me dieron ganas de tirármela ahí mismo


Como a las 9 de la noche, nos fuimos a la discoteca, donde
nos habíamos citado con la pareja, la cual se encontraba muy concurrida. Era un
salón bastante grande y había más de un centenar de personas bailando. El
ambiente estaba muy caliente y pronto nos encontramos con Joseph e Isabella
Después de pedir unos tragos, nos integramos con el resto de gente, bailando y
tomando, mezclados con todo el mundo y por momentos nos perdíamos uno del otro,
al rato nos encontrábamos otra vez y así estuvimos casi hasta medianoche. Como a
las 12, me percaté de que hacía rato no veía a Sofía y empecé a buscarla. A lo
lejos observé a Isabella bailando entre un grupo de gente y con los brazos me
saludó. Seguí buscando en la penumbra y aprovechaba cuando las luces giratorias
de los reflectores me lo permitían hasta que la encontré.


El corazón me empezó a latir aceleradamente. No podía cree lo
que veía. Estaba con Joseph en la parte más oscura y lejana de la pista de
baile. Bailaban abrazados y se besaban apasionadamente. El tipo la abrazaba por
la cintura y le sobaba las nalgas. Ella le correspondía abrazándolo por el
cuello y pegando su cuerpo al de él. Me acerqué un poco más y me quedé
petrificado durante unos minutos observando el tremendo morreo que se estaban
dando Joseph y mi esposa. Ahora el tipo tenía metida su lengua en la boca de
Sofía que entrecerraba sus ojos, acariciándolo por la nuca, al compás del largo
y profundo beso.


Me quedé medio escondido para averiguar que más se traían
entre manos pero las intermitentes luces hicieron que se separaran y disimularan
con el resto de gente que bailaba alrededor.


Me regresé a donde estábamos y decidí esperar a que Sofía
apareciera. No demoró mucho y al cabo de unos 10 minutos, regresó diciéndome que
había ido al baño a retocarse. La noté muy cachonda y decidí enfrentarla.


Le dije que la había visto con Joseph, a lo que ella
sorprendida me contestó que no sabía que le había pasado, pero que desde que
llegamos de vacaciones allí, el deseo desenfrenado de hacer el amor con otro
hombre la tenía desesperada y que al conocer a Joseph, supo que él era el tipo
adecuado. Además de que él se le había insinuado varias veces en la piscina y en
la playa, donde al parecer habían coincidido.


Yo le comenté que la verdad ya la había notado muy lanzada y
que aquello me tenía también con una morbosa ansiedad. Si ella quería aquello,
lo aceptaría, pero intercambiando con Isabella, porque la verdad es que ella
también me gustaba mucho. Además, estábamos en otro país y nadie nos conocía.


En eso aparecieron Joseph e Isabella y él, con mucho disimulo
nos saludó como si no hubiera pasado nada y nos sugirió irnos a un lugar más
privado donde hubiera menos gente. Le respondí que fuéramos a la suite de
nuestro hotel, que era muy amplia y allí estaríamos más cómodos. Todos estuvimos
de acuerdo y en el fondo sé que mi esposa estaba más que encantada ya que así
podríamos realizar lo que habíamos hablado de intercambiar parejas. Me imaginé
que lo mismo pensaba Joseph y sólo faltaba lo que diría Isabella.


Sin embargo, salimos de la discoteca y tomamos un taxi, para
llegar al hotel. En el camino, mi esposa Sofía, no dejaba de hablar, pero era
quizá por el nerviosismo. La verdad es que nunca habíamos hecho algo así y
aunque ella ya había tenido sexo antes de conocernos, en nuestros 8 años de
casados sólo se había acostado conmigo.


Llegamos a nuestra suite que era muy espaciosa y una vez en
ella entablamos confianza. Mientras conversábamos, colocamos música y ofrecí
varias rondas de tragos. Mi esposa se veía ansiosa no pudiendo ocultar la
desesperación sexual que la poseía. Así que haciéndome un guiño, le propuso a
Joseph que la acompañara a la cocineta a preparar algo de comer. Me quedé
hablando con Isabella en la sala con el propósito de seducirla, y al rato me
dijo que iría a su habitación y que ya regresaba, pero un sueño pesado me fue
venciendo y me quedé dormido.


No sé cuanto dormí, pero al despertar, todavía era de
madrugada. Busqué a Isabella y no la vi. Evidentemente no había regresado Al
mirar a la cocina, tampoco estaban mi esposa y Joseph, por lo que decidí ir a
ver si ella estaba durmiendo en la habitación. Me asomé por la puerta
entreabierta y la sorpresa que me llevé fue tremenda. La alcoba estaba
semioscura, sólo con la lámpara de noche encendida, pero, se podía ver lo que
sucedía.


Mi esposa estaba boca arriba sobre la cama completamente
desnuda y arrodillado sobre ella , estaba Joseph. También estaba desnudo y su
tremenda verga cabeceaba frente a la cara de ella, tratando de metersela en la
boca. Los sensuales labios de mi mujer se entreabrieron y con la punta de la
lengua acarició la negra cabezota de Joseph, dejándola brillante con su saliva.


El tipo se balanceó y comenzó meter sus 12" de carne,
mientras Sofía resbalaba sus jugosos labios a través del largo tallo, en un
erótico juego sexual que se prolongó durante unos 10 minutos. Joseph la agarraba
por la cabeza y se la follaba profundamente por la boca y por momentos su verga
desaparecía por completo dentro de ella, que le ordeñaba las pelotas,
provocándole gemidos de placer y poniéndolo al borde del orgasmo.


Yo no lo podía creer. Ahí estaba mi mujer mamandole la verga
a este desconocido, a punto de tragarse su leche y yo con una morbosa necesidad
de ver más!!!!!!


De pronto el tipo lanzó un grito ahogado y pensé que se había
venido, pero no fue así. Sacó su verga que destilaba ya un líquido pre
eyaculatorio, de la garganta de mi mujer y se acomodó entre sus piernas
abiertas. Por Dios!!!!! Iba a penetrarla en mi presencia !!! Y ella se lo iba a
permitir !!!


Dicho y hecho!!! Mi esposa agarró el erecto pene del tipo y
colocó su negra cabezota a la entrada de su lubricada vagina.



-"Métemela ya, mi amor, que quiero sentirla adentro!!! -
susurraba ella levantando sus caderas para recibir la estocada.


El tipo empujó hacia dentro y se la fue metiendo poco a poco.
Sofía cerró los ojos y se mordió los labios al sentir el torpedo de carne
abrirse paso dentro de ella. Nunca la habían penetrado tan profundamente y pensé
que lo iba a detener, pues parecía que semejante verga no cabía en su estrecha
rajita, pero por el contrario, el placer que estaba sintiendo hizo que colocara
sus manos en las caderas de él atrayéndolo hacia ella hasta que el tipo se la
incrustó por completo, dibujando en el bello rostro de mi esposa una expresión
de triunfo sexual. Y yo sentía una morbosa sensación.... otro hombre estaba
dentro de mi esposa!!!!!


Inmediatamente Joseph empezó bombear en su estrecha raja
metiendo y sacando el largo pene y sus cuerpos se acompasaron en profundos
vaivenes, buscando el ansiado orgasmo. El tipo arremetía con su pelvis, el
diminuto pubis de mi esposa, al tiempo que ella le cruzó sus piernas por las
nalgas de él, buscando una mayor penetración. Mientras tanto sus labios se
buscaron y comenzaron a darse apasionados besos de lengua



Me acomodé a mirar bien y pude observar como su dilatada
rajita alojaba por completo el brillante pene mojado con los jugos de ella,
dejando afuera sólo sus huevos cargados de leche y próximos a vaciarse en sus
ovarios.



- "Uyyyy !!!... dame más verga, coño...!!!
....assssii...!!!....hasta el fondo ...!!!!"- Pedía Sofía mientras Joseph, se la
enterraba hasta el fondo y sintiendo venir un tremendo orgasmo, pues el tipo le
estaba entrando hasta donde nunca le habían llegado



-"Así, mi amor, métemela toda !!!! Quiero sentirla bien
adentro.....aaaahhhhh!!! que ricoooooo!!!!!! "- le decía mi mujer bajo sus
labios mientras sus jugos le inundaban su vagina, mojando la verga de Joseph,
que entraba y salìa completamente brillante.



Aquella escena me puso la verga bien dura, viendo como mi
esposa se entregaba a aquel desconocido que se gozaba su cuerpo. Sentí una
extraña sensación de celos y morbosidad al verla cómo disfrutaba haciendo el
amor con este tipo y también me preocupaba porque ni Joseph tenía puesto condón
ni Sofía estaba usando ningún tipo de anticonceptivo y podía embarazarla, pero
aquello no parecía importarle a mi esposa en ese momento, pues estaba
irreconocible, jadeando bajo el cuerpo desnudo del tipo que ahora se dedicaba a
darle lamidas y ligeros mordiscos en los brillantes pezones de mi esposa y luego
se los metía en la boca mamándoselos, provocando en ella intensas oleadas de
placer.



-"Que ricas tetas tienes!!!...." – le decía mientras se las
chupaba



- "Mámamelas, son todas tuyas...!!! ....aaahhhh..!!!...."-
seguía susurrándole mi mujer, con los ojos completamente en blanco, mientras
movía sus caderas intensamente al encuentro de los densos bombeos del hombre,
que sacaba su chorreante pene, bañado por los jugos de ella y volvía a
clavárselo hasta los mismos cojones que rebotaban contra sus nalgas



Pronto, sus sudorosos cuerpos, adquirieron un ritmo
enloquecedor. Sofía levantó sus piernas hacia él, colocándoselas sobre los
hombros, dejando su vulva completamente de frente a las embestidas del tipo y
sus caderas empezaron a vibrar al compás de movimientos más rápidos. El tipo
metía y sacaba su larga verga a toda velocidad en la lujuriosa raja de mi
esposa, que ahogaba sus gritos en débiles sollozos, al tiempo que sentía venir
otro orgasmo voraz.



- " Ohhhhhhh.... me voy a venir !!!!! ........ me
vengooooooooo!!!!.... dame tu leche.... toda dentro de
mi..........yaaaaaaa!!!!!!"..... – gimió Sofía.



- "Tomaaaaaaa !!!!!!!!!! cabrona!!!!!!.... cogela....
aaaaaahhhhh....!!!!!!" - gruñó el tipo y se contrajo contra las caderas de mi
esposa, mientras sus pelotas descargaban su espesa y caliente leche en lo más
íntimo de sus entrañas.



Sus bocas se unieron fundiéndose en un largo y profundo beso
y sus cuerpos se sacudieron simultáneamente durante varios minutos con los
espasmos de tremenda venida, hasta que no quedó una sola gota de líquido en los
testículos del hombre, mientras los gemidos de ella se ahogaban bajo los labios
de Joseph, que aplastaba su cuerpo contra el de mi mujer en los últimos
movimientos de semejante sesión de sexo que acababan de tener.



Luego permanecieron abrazados descansando, mientras se
acariciaban mutuamente y noté cómo los jugos de ambos salían de la empantanada
vagina de mi esposa, corriéndole por los muslos y las nalgas hasta mojar las
sábanas.



-"Mi amor que polvo tan espectacular!!!! ....Nunca había
sentido tanto placer haciendo el amor !!!! - Decía Sofía – Que verga tan rica y
grande!!!...casi me atraviesas toda!!!....No me la saques todavía...!!!!



-"Y tú también eres salvaje!!!! Tienes una raja bien profunda
y sabrosa.....!!!!! – Le decía él sin dejar de besarla.



"Chúpamela otra vez, que quiero sentir tus deliciosos labios
enroscarse alrededor de mi verga !!! - Rugía el tipo sacando su tremendo cipote
de la empantanada vagina de mi mujer y acercándolo a su boca.



No quise ver más...Mi corazón latía fuertemente de la
impresión al verla disfrutando como nunca antes de semejante sesión de sexo y
con un extraño.


Así que salí con sigilo de la habitación y me volvía acostar
en el sofá, imaginando los juegos sexuales que seguían haciendo y me dormí
nuevamente.



Cuando desperté ya eran casi las 10 de la mañana. Entré a la
habitación y observé que Joseph, se había ido y mi esposa estaba desnuda en la
cama, profundamente dormida.



Me acosté a su lado y Sofía se despertó abrazándose a mí. Nos
besamos y empezamos a acariciarnos.



- "Mi amor, quiero que me lo hagas tú ahora....Métemela
ya!!!"- Me pidió ella, mientras yo me quitaba la ropa y de inmediato la penetré.



Tenía su vagina suave y lubricada. La sensación de placer fue
indescriptible al sentirla aún con la leche del otro macho dentro de ella.
Empecé a bombearla, mientras ella me ofrecía sus labios y comencé a besarla
larga y profundamente. Su cuerpo era mío nuevamente a pesar de que hacia un rato
otro tipo había disfrutado de ella y de sólo pensarlo me vine en un tremendo
orgasmo, vaciando mi leche en su rajita y revolviéndola con la de Joseph.


Nos quedamos recostados hasta el mediodía conversando sobre
la experiencia y después nos duchamos, nos arreglamos y bajamos a almorzar.



Al llegar al lobby del hotel, encontramos varios policías que
caminaban a todos lados. Le preguntamos a la recepcionista lo que sucedía y nos
contó que habían capturado a un famoso estafador y su compinche, los cuales en
ese momento traían esposados. Nuestra sorpresa fue tremenda cuando los vimos:
eran Joseph e Isabella !!!!


 



Relato: Nuestras vacaciones en el Caribe
Leida: 5197 veces
Tiempo de lectura: 10 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno