webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Warhammer: El principe demonio de Slaanesh

Relato: Warhammer: El principe demonio de Slaanesh

  

Shagat-Ka no era un hombre. Shagat-Ka no era una mujer


Shagat-Ka era un demonio.


Pero no siempre fue así. Hace mucho tiempo, él era un mortal.
Pero su dios le alzó sobre el resto de sus adoradores, convirtiéndole en un
demonio.


Su nombre de mortal ya estaba olvidado. Nadie recordaría ese
nombre. Y los que lo recordaran tendrían tanto miedo de pronunciarlo, que jamás
sería escuchado de nuevo.


Pero el convertirse en un ser inmortal conlleva pagar un
altísimo precio.


El propio Shagat-Ka no guardaba recuerdos de su anterior
existencia. No recordaba quien era, donde vivía; ni siquiera su nombre.


Pero su ser guardaba dentro aún un recuerdo de cuando era
mortal. Este recuerdo era un odio extremo y eterno por la raza de los hombres.
No sabía de donde venía tal sensación, tan amarga.


Pero eso no importaba. Su dios le había mostrado cómo
disfrutar de otros placeres. Aprendió a disfrutar del dolor mutuo y ajeno, por
lo que aquella amargura, solo lo alimentaba más.


Además, otro sacrificio que tuvo que soportar era olvidarse
para siempre de los placeres del sexo. Jamás podría tener relaciones sexuales
con ningún ser.


Shagat-Ka recibió muchas bendiciones a cambio de tanto
sacrificio, por supuesto. Su cuerpo cambio. Le crecieron unas alas en la
espalda, con las que podía volar. Su fuerza y su resistencia a los golpes se
aumentaron exponencialmente. De sus uñas surgieron unas descomunales garras como
guadañas de 40 cm. En su cabeza aparecieron unos cuernos con los que poder
empalar a sus rivales, y su mente fue instruida en los misterios de la magia


Como adorador de Slaanesh, su magia consistía en atacar la
mente de los hombres, haciendo que estos vean imágenes de sus más profundos y
oscuros deseos; ó de sus más terribles pesadillas.


Sus victimas acaban enloqueciendo ante tal cantidad de
emociones de gozo y horror juntas, algunos se arrancan la piel del sufrimiento;
otro ven como su cuerpo explota, al no poder retener más tiempo el ánsia que los
invade.


Qué situación más paradójica. Nunca podría tener sexo, pero
era capaz de cumplir hasta el más desquiciado deseo sexual de adolescente...


Ese era el precio de la inmortalidad...


L máxima aspiración de todo mortal es que le conviertan en
demonio, para encontrase cara a cara con su dios, siendo otro ser inmortal, al
igual que él.


Shagat-Ka adoraba y adorará por toda la eternidad al Principe
Negro, más conocido como Slaanesh.


Slaanesh era el dios del dolor y el placer, el más joven de
los cuatro Poderes Ruinosos que amenazaban con destruir el mundo. Hasta ahora,
no lo han conseguido nunca, si bien es cierto que estuvieron a punto de lograrlo
en innumerables ocasiones, pero siempre aparecía un héroe "defensor de la
justicia" en el momento más inoportuno.


El último Señor del Fin de los Tiempos; Archaon, el ungido,
tuvo que enfrentarse cara a cara con un tal Valten, avatar de Sigmar. La batalla
duró varios días. Ninguno cedía ni un milímetro, hasta que Archaon fue
derrotado. Con él, la inmensa horda que pretendía invadir el mundo fue
dispersada y destruida...


Los Cuatro Grandes deberían intentarlo en otra ocasión.


Estos cuatro Dioses del Caos eran:


Khorne, el dios de la sangre, el coleccionista de cráneos, el
señor de la guerra.


Tzeencht, el que cambia las cosas, padre de la magia y las
corrientes mágicas.


Nurgle, el padre de la descomposición, el señor de la
enfermedad.


Slaanesh, el Príncipe Negro, dios del placer y la seducción.


Estos cuatro dioses estaban enfrentados entre si. Pero los
simples mortales que los adoraban, y en ocasiones se atrevían a invocar a
inmortales demonios menores, podían adorar a varios dioses a la vez. Eran los
conocidos cómo adoradores del Caos Absoluto.


Shagat-Ka fue en una ocasión uno de los más grandes señores
del caos que existieran. Reunió bajo su estandarte una de las mayores fuerzas
que el planeta pudo contemplar. Tal armada solo sería ligeramente comparable con
la de Archaon, Señor del fin de los Tiempos, en su vano intento de conquistar
las tierras del Imperio. Pero este acontecimiento pertenecía al pasado.


Los intentos de invasión siempre fueron llevados a cabo por
aquellos que no se decantaban por ningún dios en concreto, los adoradores del
Caos Absoluto.


Y ya habían demostrado que no eran lo suficientemente
poderosos como para poder ofrecerles a sus dioses algo para ellos tan efímero
como es nuestro mundo...


Por ello, la que una vez fue la horda del ahora conocido como
Shagat-Ka, se atrevió a invocarle, para que les guiase en una batalla gloriosa
contra las tierras del Imperio de la humanidad.


Shagat-Ka llevaba muchos siglos sin ver el mundo que antaño
fue su mundo.


Se admiró al contemplar la cantidad de seguidores que lo
adoraban, como si él fuera en realidad el dios al que todos servían...


Había cientos de guerreros de oscuras armaduras, tan
compactas, que no se veía ni una mínima parte del hombre que iba dentro.


Estas unidades ondeaban un estandarte que le resultaba
familiar...


Si, eso era. Era su antiguo estandarte. Aquellos hombres
debían ser descendientes de los que fueron sus más cercanos compañeros en la
batalla.


Se acercó hasta ellos, esbozó lo que parecía una sonrisa, y
dibujó en el aire con fuego algo parecido a unas runas. Los guerreros sintieron
una espantosa mezcla de dolor y placer a partes iguales. Algunos cayeron muertos
al suelo, pero los que sobrevivieron, había recibido un regalo magnifico.


-"¡¡DESDE AHORA, SOIS MIS GUERREROS ELEGIDOS!! Dijo
Shagat-Ka. Su voz retumbó en todas partes. Los animales que se escondían entre
los árboles muertos de los Desiertos del Caos salieron huyendo, aterrados.


Esos guerreros habían recibido una bendición de Shagat-Ka. Se
habían convertido en elegidos. Sus fuerzas aumentaron al instante, uno solo de
ellos podía matar a 100 hombres sin sufrir ni un rasguño. Además, recibieron
unas nuevas armaduras, aún más poderosas que las que llevaban.


Pero Shagat-Ka siguió con la inspección.


Había innumerables filas de mortales menos armados que los
anteriores. Eran sin duda Bárbaros, aspirantes a guerreros del caos. No eran aún
dignos de recibir ningún favor por parte de él ni de Slaanesh, el que les
permitiera unirse a ellos, ya era un honor demasiado elevado para ellos...


Shagat-Ka pudo distinguir varis decenas de carros, tirados
por magníficos caballos. Estos carros llevaban en el fuselaje el mismo dibujo
que el estandarte de los guerreros elegidos.


Más allá, se alzaban orgullosos unos pocos caballeros. Su
estandarte ondeaba el mismo esquema.


Uno de ellos se acercó a Shagat-Ka. Se quitó el casco, y miró
a los ojos al demonio.


Su rostro mataría del susto a cualquier persona. Estaba lleno
de cicatrices, tenía 4 ojos y su lengua parecía un tentáculo.


-"Soy Ferathor, jefe de los caballeros de Slaanesh. ¡Tú!
¡Príncipe Demonio! ¡Te pido que tomes mi vida a cambio de que mis caballeros
porten tu marca en la batalla!"


-"¡¿CÓMO SE ATREVE UN SIMPLE MORTAL A DARLE ORDENES A ALGUIEN
COMO YO?! VEO QUE QUIERES PROBOCAR MI IRA..."


El caballero ni se movió ni emitió ningún sonido...


-"BIEEEN, BIEEEN. VEO QUE NO TE AMEDRENTAS ANTE LA IRA DE UN
DEMONIO. SI, ERES DIGNO PARA SER MI ESCLAVO. PERO PRIMERO, MUERE EN BATALLA CON
TUS HERMANOS. DESPUES SALDAREMOS NUESTRO PACTO"


El demonio hizo el mismo gesto de antes, pero esta vez ningún
caballero cayó. Todos resistieron la tortura. Estaba clara que ese iba a ser un
buen pacto. Tendría para toda la eternidad un espléndido esclavo...


Habiendo revisado todas las tropas, llegó el momento de
invocar unos cuantos demonios.


Shagat-Ka pronunció unas arcanas palabras, y delante de él
aparecieron unas diablillas. Las diablillas son el demonio menor de Slaanesh.
Tienen la forma del cuerpo de una joven, la que sería la perdición de todo
hombre. Sus formas están más que desarrolladas y su cuerpo es un placer para la
vista.


Pero estas diablillas no están creadas para actuar de
vulgares putas. Su función es torturar a sus victimas, haciendo que sientan un
dolor eterno...


El ejercito estaba listo para entrar en acción. Pero, ¿Dónde
estaban sus supuestos rivales?


Richard van Horstman, hechicero imperial a las ordenas del
emperador Karl Franz, especializado en la magia ígnea ó del fuego, notó una
perturbación en el equilibrio de las fuerzas de la naturaleza.


Era como si hubieran traído un, ... , un ..., un demonio. Si,
solo podía ser eso.


Era un hombre de 44 años, pelo anaranjado, barba anaranjada
hasta donde empieza el cuello, y unos ojos rojos de aspecto siniestro.


Iba vestido con la ropa típica de los hechiceros del Colegio
Brillante, capa roja, camisa amarilla, guantes rojos, gorro de pico rojo,
pantalón amarillo, y botas marrones.


Llevaba consigo sus efectos personales: Anillo de fuego
infernal, símbolo de su escuela, índice de su graduación, bastón de hechicero
rojo, acabado en una gema amarilla que alberga llaman vivas en su interior, una
espada culla hoja son llamas anaranjadas, y , colgándole del cuello, llevaba un
símbolo de su familia. El espejo de los van Horstman


El resto de hechiceros imperiales confirmó las sospechas de
Richard. Un demonio había sido traído al planeta.


El emperador preparó de inmediato sus fuerzas para hacer
frente al enemigo.


Cientos de arcabuceros, equipados con los mejores arcabuces
de todo El Imperio.


Miles de alabarderos, procedentes de todos los señoríos.


Todos los cañones y morteros que el gremio de ingenieros
tenía funcionales también fueron llamados a la guerra.


Varios poderosos cañones de salvas, para destrozar a la
infantería rival.


Cientos de caballeros, más la poderosa caballería de la
Reiksguard, los guarda-espaldas personales del emperador.


Y por último, toda la milicia capaz de empuñar un arma.


Tan solo se quedaron defendiendo El Imperio unos 25000
hombres, pero se enviaron mensajeros a los pueblos de elfos y enanos. Había
llegado el momento de forjar una nueva alianza entre hombres, elfos y enanos...


El propio Richard van Horstman pidió liderar la expedición.
Había percibido algo extrañamente familiar en las vibraciones que la presencia
de ese demonio producía.


¿No sería que...? No, no podía ser...


Tras tres días de marcha, la horda de Shagat-Ka se encontró
frente a frente con los defensores del imperio.


Eran más de los esperaba... Mejor, así disfrutaría más
destrozando cabezas de humano...


Las tropas imperiales tomaron posiciones. Las máquinas de
guerra se situaron sobre las colinas, desde donde tendrían una mejor y mayor
línea de visión para abrir fuego. Los arcabuceros hicieron lo mismo, mientras
veían acercarse al enemigo a sus camaradas.


Richard empezó a concentrar energía en las manos, para
después lanzar bolas de fuego contra la línea enemiga. El caos contaba con algún
hechicero entre sus filas, por lo que opusieron resistencia, pero los años de
experiencia permitieron a Richard lanzar el conjuro con facilidad. Después les
tendió una trampa a las diablillas que se acercaban peligrosamente por el
flanco. Les puso delante un enorme muro de fuego. Muchas murieron abrasadas,
pero otras saltaron las llamas y siguieron adelante.


Los adoradores del caos mientras, no esperaron más y se
arrojaron contra sus enemigos. La sed de sangre era demasiado alta como para
esperar una orden de Shagat-Ka, así que empezaron a avanzar.


Shagat-Ka no se movió. Se puso en una postura de meditación y
concentró sus fuerzas.


-"SI, ESO NO SE LO ESPERARÁN..." Pensó para él, mientras
seguía reuniendo energía en su ser...


Ambos ejércitos estaban ya el uno frente al otro, dándose de
tortas en combate cuerpo a cuerpo...


-"¡Pero que narices hace ese demonio estúpido!"Dijo un
adorador del caos"¡Ni se a movido ni ha hecho nada en toda la batalla...!"


Y así era. Shagat-Ka parecía una maceta. Pero lo que estaba
haciendo era concentrar todas sus fuerzas. Iba a lanzar el más poderoso hechizo
que el planeta podría ver jamás.


-"¡YA ESTÁ!" Pensó el demonio. Se puso en pie, emprendió el
vuelo y se puso en el medio del campo de batalla.


Ante tal aura maligna, ambos bandos se pararon, medio
asustados, medio emocionados. ¡Por fin había decidido moverse ese demonio!


Todos observaban a Shagat-Ka, y este deslumbró a su público
pronunciando un hechizo que destrozó los tímpanos de más de uno.


Richard observo lo que pretendía el demonio y creó un aura
protectora alrededor suyo.


Una onda de pura energía del caos recorrió una basta
superficie.


Todos los seres que se encontraron en esa área vieron como su
armadura quedo hecha polvo al instante. Sus armas también desaparecieron.


Ambos ejércitos se quedaron completamente desarmados, y
llevando tan solo la ropa que tenían debajo de la armadura.


Pero entonces, los guerreros imperiales experimentaron una
horrible mutación.


Sus pollas desaparecieron y sus huevos también. Sus músculos
se les suavizaron y en sus pechos crecieron un par de magnificas tetas. Se
habían convertido en mujeres.


Ningún imperial se escapó al conjuro, salvo Richard, que se
protegió.


Pero no solo ellos sufrieron cambios. Los adoradores del caos
sintieron unas ganas locas de follarse a las que antes eran sus enemigas.


Y ni cortos ni perezosos, sacaron sus pollas al aire y
empezaron a follarse a sus rivales. Nadie escapó a esta orgía.


Los guerreros del caos follaron tanto y tan duramente a sus
compañeras que sufrieron ataques al corazón y cayeron muertos ambos.


Por todo el lugar se escucharon gritos de placer y después de
muerte...


Esa era su intención desde el principio, matar de placer a
los imperiales que tanto odiaba.


Al cabo de un rato, solo quedaron con vida Richard y
Shagat-Ka.


El demonio buscó a su oponente y llegó volando hasta él. Pese
a haber dado todos sus recuerdos, le sonaba la cara de aquel individuo...


-"¿No me reconoces, hermano?" Preguntó Richard


-"¿HERMANO, QUÉ ES ESO DE HERMANO?"


-"Ya no lo recuerdas, pero tu y yo somos hermanos. Soy
Richard van Horstman, y tú eres Eigrim van Horstman, mi hermano..."


Un relámpago atravesó el cuerpo del demonio. Había conseguido
recordar. Era cierto, él era su hermano.


Pero eso no importaba ahora. Él era uno de los hijos de
Slaanesh, uno de sus demonios. Slaanesh era su única familia.


Su puso en formación marcial y se preparó para atacar cuando
su cuerpo se vio envuelto en llamas. Había sido re-trasportado al Reino del
Caos...


Richard había aprovechado el dialogo con su hermano para
liberar las energías que había estado concentrando, en forma de una abrasadora
bola ígnea.


La batalla había acabado, y él era el único superviviente.
¿Cómo le iba a explicar al emperador que sus hombres se habían convertido en
mujeres y que murieron violadas por sus enemigos?


Sea como fuere, debía contárselo. Y así lo hizo, pero fue más
fácil de lo que pensó. El emperador había visto la batalla, así que ya lo sabía
todo.


-"Richard, hay algo que aún no comprendo"


-"Decid, majestad"


-"¿Ese demonio era tu hermano?"


-"Veréis, Señor, mi madre tuvo dos gemelos el día en que nací
yo. Uno era yo, y el otro mi hermano, aquel demonio. Mi padre sabía que ese niño
iba a dar problemas, porque llevaba de nacimiento una mancha en el pecho con la
forma del dios maligno Slaanesh, y decidió abandonarlo a su suerte en el bosque,
pero por mis investigaciones, sé que le recogieron uno hombres bestia, le
criaron y se hizo un Paladín del Caos. En el fondo, él y yo no éramos tan
distintos, pues yo siempre tuve la capacidad de moldear el fuego a mi antojo; es
por eso que soy hechicero del Saber del Fuego"


-"Sé que tu hermano volverá, pero le estaremos esperando..."


 


FIN


 



Relato: Warhammer: El principe demonio de Slaanesh
Leida: 1411 veces
Tiempo de lectura: 11 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
rus porno
gizli porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno