webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Al otro lado del cable

Relato: Al otro lado del cable

  

Al otro lado del cable ==


Montse es feliz con su pareja. Tiene un buen trabajo y en
general las cosas le van bastante bien. Pero todos tenemos nuestras manías. Ella
no es una excepción. De vez en cuando, por las noches en las que está sola
cuando su compañero no anda por casa, siente la necesidad de alguna emoción
diferente. No quiere simplemente un substituto del hombre que le falta, quiere
también algo de misterio. La red le es muy útil en ese aspecto. Hace poco tiempo
que comenzó a deambular por ella en busca de hombres que pudieran satisfacer
este capricho, y ya tiene una buena legión de candidatos y de conocidos que le
alivian esas horas de aburrimiento. Entre todos ellos, hay algunos que destacan
especialmente.


Carlos, por ejemplo, cuyo verdadero nombre es Francisco, pero
que siempre falsifica sus datos cuando se mueve por la red, porque está casado y
no le haría gracia que su mujer se enterase de nada. Es un hombre bastante
atractivo, de 35 años, en una situación muy parecida a la de Montse, y que de
vez en cuando se conecta para pasar el rato en las noches de soledad, mientras
su esposa no anda por casa.


Como su estilo es parecido al de Montse, no tardaron en
compartir algunas tardes y noches de agradables conversaciones. Uno y otro se
explicaban cómo iban vestidos, y a Montse le encantaba calentarle la cabeza,
diciéndole que no llevaba bragas, o al revés, que sólo llevaba las bragas,
dejando al aire sus 100 de pecho. Carlos, con una mano en el teclado y la otra
agarrando y agitando su miembro, le contaba lo mucho que la deseaba, lo caliente
que le ponía pensar en ella, y le contaba todo lo que le haría: cómo le chuparía
esas enormes tetas como si le fuera la vida en ello, como le acariciaría la
espalda, de qué maneras la besaría en mil lugares... Montse, al oír esto, iba
tocándose lo que podía, mientras notaba cómo el flujo le resbalaba ya por la
entrepierna, y se sentía muy caliente. Se lo había sacado ya, y estaba en
pelotas, en medio de su cuarto, leyendo las frases de su compañero cibernético.
Se imaginaba su polla dura, agitada por una mano a la que ella hubiera querido
sustituir con su cuerpo. Hubiera querido tumbarle boca arriba y cabalgar sobre
él, echarse encima de su cara para hundírsela entre su pechos... y todo esto se
lo contaba para calentarlo más y más. Carlos alucinaba. Una mujer se estaba
masturbando al otro lado del cable leyendo lo que él decía, y no sólo eso, sino
que la muy calentorra le estaba contando cómo se la chuparía, con todo lujo de
detalles. Y es que a Montse le encantaba mamar, sentir un buen pedazo de carne
hundiéndose entre la humedad de su boca, hasta su garganta.


Le gustaba lamerles las pelotas a los hombres, pasear su
lengua a lo largo de un miembro bien tieso, besarlo... Como a todas las mujeres,
a fin de cuentas. Pero lo que más le gusta de Carlos son los preliminares con
los que la lleva poco a poco hasta estas situaciones. No había lugar que no
hubiera querido besar, no había caricia que no hubiera imaginado. Monste, al
leer aquello, lo imaginaba como un hombre agradable y cariñoso. Esto la
preparaba para la fase posterior, en la que él la hacía ponerse a cuatro patas y
la follaba bien duro desde atrás. No importaba: ella ya estaba caliente y
dispuesta a entregarse. Mientras con sus dedos simulaba a su amante y él
intentaba calmar con su mano la tremenda erección que le provocaban todas
aquellas ideas, las frases lujuriosas iban viajando por la red, a un ritmo
lento, que era el que imponía la limitación de tener una sola mano para
escribir. Finalmente, sin embargo, y tras dos o tres cambios de postura, el
placer se consumaba, y los dos quedaban satisfechos, aunque con un cierto
amargor en los labios, por no haber podido vivir aquello cuerpo a cuerpo.


No menos interesante es el caso de Antonio, un serio profesor
de la facultad de Derecho al que sus alumnos difícilmente imaginarían sentado en
un PC diciéndole a una chica como Montse cosas del estilo: "Voy a partirte en
dos, zorrita mía", o "vamos, trágate mi leche, trágatela como una niña buena".
Incluso la propia Montse a veces encontraba un poco fuertes las ideas de
Antonio, aunque hay que confesar que, igual que le gustaba mamar pollas, no
menos caliente la ponía la idea de que se corrieran sobre ella, en la parte del
cuerpo que fuera. Sentirse duchada por un chorro de semen era algo que la
excitaba a tope. Antes de todo esto, él la invita a que se desnude poco a poco,
y ella se divierte contándole cómo se va quitando la ropa, mientras Antonio,
olvidándose por un momento del código penal, se concentra en imaginarse el
exuberante cuerpo de esa mujer a la que no conoce y a la que no puede ver. Le
cuenta que quiere recorrer con su lengua todo su cuerpo, chuparle esas tetazas,
acariciarle las piernas, y por supuesto, entretenterse todo lo que haga falta en
ese coño tan húmedo y caliente. Luego, una vez excitada convenientemente, se
entretendrá en una de sus fantasías preferidas: lamerle el culo.


Montse, sorprendida por esta manía, se imagina a sí misma
sintiendo una lengua hurgar en su ano mientras la mastubran o ella misma se
frota para complementar la experiencia, y no lo encuentra desagradable. Sonríe
ante lo bizarro de la idea, pero le calienta bastante, y pide más detalles. Él
le dice cómo le hundiría la lengua en las profundidades de su trasero, cómo la
pasearía luego también por su coño, dando así placer a toda su entrepierna, cómo
le metería luego uno o dos dedos en cada agujero, para estimularla más. Ella,
mientras sonríe ante las ocurrencias de su compañero de juegos, se moja más y
más. Accede a todas sus peticiones, cambia de postura cuando él se lo indica, se
masturba siguiendo sus inidicaciones y finalmente, sin poderlo remediar ante
tanta idea lujuriosa, acaba llegando al orgasmo, quedándose entonces agotada y
espatarrada sobre su silla. Interrumpe entonces la conversación con un "No puedo
más. Ha sido genial, pero ya está bien por hoy", y se va a dormir plácidamente
tras haber dado rienda suelta a muchas de sus fantasías. El sexo la ayuda a
dormir bien, y al día siguiente de hacerlo, siempre se levanta como una rosa.


Pero el que más morbo le daba era Daniel, un negro fuerte y
caliente dotado con 21 cm de carne entre sus piernas. Cuando Montse escuchó por
primera vez sus medidas, notó un escalofrío que recorría todo su cuerpo. Él
siempre se empeñaba en que tuvieran un encuentro real, pero ella se resistía.
Aunque la ponía a mil imaginarse a aquel macho bien dotado, también le inspiraba
miedo. Se veía a sí misma desgarrada, forzada, penetrada a lo bestia por un
ariete descomunal; y si bien su coño se empapaba nada más pensar en esto,
también su miedo a un encuentro tan brutal la hacía quedarse en el terreno de lo
cibernético. e imaginaba, al mismo tiempo, a aquel pedazo de carne ante su cara.
Se veía a sí misma intentando chuparlo, sin poder hacerlo bien porque sus
descomunales dimensiones le impedían abarcarlo completamente en su boca. Y al
intentar agarrarlo, toda su mano se sentía llena de carne, y era una sensación
impresionante, al igual que la corrida final, cuando el capullo totalmente
hinchado de aquella gran polla acababa expulsando algunos chorros intermitentes
de leche blanca, que contrastaba con el negro de su piel. Daniel, incapaz de
mantenerse calmado, acababa lanzando su descarga sobre su propio pecho.


Las ráfagas de semen volaban en medio de la habitación, tras
haber sido lanzadas por aquel enorme cañón, y caían luego, manchando el negro
tórax de su creador. Luego, algo mosqueado, escribía en el programa de chat:
"Zorrita, hoy te has negado, pero sabes que en el fondo te calienta. Algún día
me lo pedirás de rodillas, y te follaré hasta que te corras diez veces seguidas,
y te gustará tanto que ya nunca querrás volver atrás". Monste respondía con un
"Estás loco, no sabes lo que dices", pero mientras escribía esta mentira, su
concha aún lanzaba más flujo, y al dejar el teclado,sus manos volvían a su vulva
para auxiliarla en su calentura, y no pocas veces había llegado al final
precisamente en este momento.


Pero no va a quedarse ahí la cosa. Montse le ha cogido tanto
gusto a esto de intercambiar momentos con desconocidos, que sigue buscando
nuevas experiencias, y quién sabe qué podrá descubrir en un futuro.


 



Relato: Al otro lado del cable
Leida: 1213 veces
Tiempo de lectura: 5 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno