webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Dejando de fumar (la otra versión)

Relato: Dejando de fumar (la otra versión)

  

A sugerencia de hector y Latinhypno14, he escrito el relato
"Dejando de fumar" con Tania narrando los sucesos principales. No lo tenía
pensado en un principio, por lo que los resultados, pueden no ser muy buenos.
Espero les guste.




Mi cita de las siete estaba por llegar. Yo me encontraba de
muy mal humor. Mi intento de novia, porque aún no conseguía que me diera el sí,
me había llamado para cancelar nuestra cena. Era la tercera vez en menos de diez
días, que me hacía lo mismo. Ya estaba harto de ella, pero no tenía otra opción
que aguantar sus caprichos y desplantes. Soy un hombre muy atractivo, a primera
vista, cualquier mujer se enamoraría de mí, pero no se que me pasa, que después
de esa primera impresión, sólo consigo alejarlas. No había conseguido salir con
una misma chica dos veces seguidas, no en ya dos años. Para satisfacer mis ganas
de sexo, acudía con prostitutas, o en tiempos de crisis, a mi mano. Paulina fue
la primera en aceptarme una segunda invitación. Por unos días creí, que
finalmente había encontrado a ese alguien especial. Mi optimismo se fue agotando
con el paso del tiempo, hasta convertirse en resignación. Ya eran varias veces
que me cancelaba, dudaba fuera a verla otra vez.



Para colmo, tenía que atender a otra dama de sociedad, de las
que destilan frivolidad en la misma cantidad que grasa. Vendría de seguro, para
dejar el cigarro. Pero, ¿qué podía hacer? Un buen billete lo vale todo. Me
arreglé un poco el cabello y la barba. Me perfumé, y esperé a que dieran las
siete, rogándole a Dios, mi paciente no estuviera tan mal. Las manecillas se
movían lentamente, torturándome. Mis párpados se sentían como una losa. El
aburrimiento me estaba venciendo. El sueño, a pesar de tan tempranas horas, ya
tocaba a mi puerta. Cuando cerré los ojos por completo, por fin escuché el
timbre. Mi cita había llegado. Caminé hacia la puerta, y la abrí. Me impactó lo
que observé. Del otro lado, estaba la mujer más hermosa que había visto en mi
vida.



Cabello negro y ondulado. Ojos café, grandes, cautivantes.
Bella sonrisa, de esas que desarman, tan bella como toda su figura. No sabía que
edad tenía, pero por la firmeza de sus tetas, lo que desde un principio llamó
más mi atención, podría decir que parecía una jovencita. Sus piernas y su cadera
rondaban la misma perfección. Luego de admirarla enmudecido por unos segundos,
le ofrecí mi mano, presentándome como Miguel. Cuando correspondió a mi saludo,
la apreté con fuerza, como marcando de una vez las posiciones. Tardó en
responder, quise creer que estaba tan impresionada con mi apariencia, como yo
con la suya. Tania, ese era su nombre, el nombre de tan hermosa mujer. La invité
a pasar al consultorio.



Cuando entramos, inspeccionó todo el cuarto. Nos sentamos en
los sillones. Le puse la mano en la frente, bajándola hacia sus ojos y
volviéndola a subir. Se le veía más cansada con cada uno de mis movimientos.
Cuando pronuncié algunas palabras en latín, su mirada estaba ya pérdida. Bastó
dar un golpecito a su nariz, para que se quedara dormida. Afortunadamente, soy
muy bueno en lo que hago, porque de otra manera, no hubiera podido dormirla. Me
costó muchísimo trabajo concentrarme. Mi mente estaba ocupada en una sola cosa,
desear su cuerpo. La poca ética que me quedaba, trataba de convencerme de no
hacerlo, pero sus intentos fueron inútiles. Decidí, hacerla mía. Lo haría, por
supuesto, por medio del hipnotismo. Empecé con mi plan.




-...tu mente...mis órdenes...dueño...tu
voluntad...entendido...




Cuando mis ojos se cerraron, no existió otra cosa que sus
palabras. Las escuchaba lejanas y repetitivas, como si fueran un eco. Al mismo
tiempo, todo estaba silencio, era algo muy extraño. Me sentía relajada, libre de
cualquier preocupación o problema. Mi cuerpo flotaba entre nubes. Todo se sentía
como un sueño, si, así se percibía todo, como si estuviera dormida. Y de cierta
forma lo estaba, simplemente en un nivel diferente al acostumbrado. No entendía
bien lo que, la que parecía ser la voz del Doctor Miguel, me decía. Era como si
mi inconsciente, se hubiera apoderado de mi cuerpo. Hacía las cosas, movía la
cabeza en señal de afirmación, pero no era yo completamente la que actuaba.
Tampoco comprendía muy bien lo que estaba sucediendo. Todo era muy extraño,
difícil de explicar.





-Tania...quiero...quites...sostén...apreciar...tetas...Hazlo
ya.



De repente, cuando volví a escuchar la voz de mi
hipnotizador, me dieron ganas de quitarme la blusa y el sostén. El hecho de
tener a un hombre en frente, no fue ningún impedimento. Debía hacerlo, lo
necesitaba. No me importaba la vergüenza o la pena, es más, no existían en mí.
En lo único que pensaba, y a la vez no vivía, era en desnudar mi torso, dejar
mis senos al aire.





-...senos...bellos...Acarícialos...lentamente...Hazlo ya.



Una orden más que se volvía mi prioridad. Mis manos se
movían solas, no tenía control sobre ellas. Acariciaban mis pechos, como si
fueran los de alguien más. Apretaban mis pezones, estos empezaban a ponerse
duros. No comprendía muy bien lo que hacía, pero en el fondo lo sabía, y además,
me gustaba. El roce de mis dedos, por toda la superficie de mis tetas, me
excitaba en demasía. Por un momento, sólo quería sobarlas, me parecían
irresistibles. No podía detenerme.




-...quiero...despojes... bragas...desnuda...Hazlo ya.



Con otra de sus palabras, mis manos bajaron hasta mi
falda. Se deshicieron de ella y de mis pantaletas. Quedé desnuda ante aquel
hombre, que en verdad no sabía si era un hombre, una simple sombra, o no era
nadie, todo era muy confuso. No fue bochornoso quedar en cueros, en medio de
aquel cuarto. Podía oler el aroma de mi entrepierna, me daba cuenta de que ya
estaba mojada. Mi excitación, que yo no podía percibir del todo, que se
presentaba como un ser independiente, era real, lo decían los jugos que
comenzaban a resbalar por mis piernas.




-Mastúrbate…Quiero…dedos…estimulen…tu clítoris…el mayor
placer…Quiero…clímax…mi boca. Hazlo ya.


Lleve mis dedos a mi sexo. Metí tres de ellos en mi
vagina, de golpe, con violencia. Yo estaba callada, pero de mi boca salió un
fuerte grito. Era como si mi cuerpo, necesitara desahogar el enorme placer, que
yo no terminaba de sentir. Mis dedos se movían con velocidad. Mi clítoris se
paseaba frente a mis ojos, erecto. Sentía mis piernas temblar, aún cuando estaba
flotando. Un color rojo rodeó mi mente. Algo que parecía una lengua, era la que
estimulaba mi vulva, en lugar de mis manos. Mi anatomía se tensó, toda ella,
pero mis extremidades, seguían sintiéndose flojas en medio de ese sueño. Gemía
como loca, a causa de un orgasmo avasallador, como nunca antes había tenido. El
caudal tan intenso de emociones, abrió un poco mis ojos a lo que pasaba en el
exterior. Como que empezaba a tomar consciencia de lo ocurrido. La sombra, que
antes veía lejana y difusa, estaba más clara, más cerca.





-...Tania, ya has disfrutado...me toca a mí... Quiero que
desabroches...mis pantalones...saques mi
verga...acaricies...Quiero...disfrutes...Quiero...sea para ti...sueño hecho
realidad. Hazlo ya.



Lo siguiente que pasó, fue que entre mis manos tenía una
verga, erecta, palpitante. La acariciaba, o más bien, la veneraba. En ese
momento, ese pedazo de carne era como un Dios para mí. Recorría cada centímetro,
una y otra vez sin cansarme. Mi vista estaba fija en su cabeza, en lo que salía
de ésta. Quería probarlo, quería tenerlo en mi boca. Mi cerebro poco a poco se
adaptaba a la realidad. Yo seguía entre nubes, como observando todo desde un
sitio muy alejado, pero podía entender un poco más. Sabía, que moría por comerme
ese falo. No era algo fuera de lo común, pero a mis ojos, era el más apetitoso
manjar.





-...hecho muy bien Tania...siguiente orden...el mejor sexo
oral...mi verga...entre tus labios...llegué a tu garganta...mames...como...puta.
Hazlo ya.



La voz de quien ahora sabía con certeza, era el doctor,
me permitió finalmente, tragarme su polla. Tomé con la lengua el lubricante de
la punta. Lo saboreé, sabía delicioso. Deseaba más, meterme ese mástil entero en
mi boca, pero mi voluntad me regresaba un poco de mando, decidí hacerlo sufrir.
La abarcaba toda, con los labios abiertos. Bajaba y subía sin siquiera tocarla.
No lo hice hasta varios minutos después. La metí hasta el fondo, hasta que su
capullo chocó con mi garganta. Que delicia. Entonces si empecé a mamarla, con
ganas, con las que me daba el no haber probado una en ya mucho tiempo. Su dureza
me enloquecía, estaba disfrutando como nunca. Su pija me hacía gozar, y mi
lengua a ella. Quería que acabara dentro de mí, tragarme todo su semen. Tenía
sed de su leche, mucha sed.





-De...detente Tania. Hazlo ya.



Por más que quise, no pude conseguir que se corriera en
mi boca. Otra de sus órdenes, me apartó de su verga. La saqué de mi boca, y me
paré a esperar el siguiente mandato. Ya podía sentir de nuevo mi cuerpo. Aún no
podía controlarlo, pero ya había bajado de mi nube. El panorama se aclaraba
paulatinamente. Rogaba porque su siguiente orden, fuera sentarme encima de su
pene.





-Muy bien Tania, sólo te falta una cosa por hacer. Quiero que
te sientes arriba de mi verga. Quiero penetrarte, y también quiero que lo
disfrutes. Deseo que mientras te folles tu misma con mi verga, me beses y me
digas que me quieres. Cuando sientas que voy a terminar, tú también lo harás.
Hazlo ya.



Y como si fuera yo, la que había tomado el control de las
acciones, Miguel me pidió que me sentara encima de su falo. No tardé en hacerlo,
me lo metí de un sólo intento. El volver a sentir una polla atravesar mi raja,
me hizo gritar de placer. No hicieron falta sus palabras para gozarlo, lo hice
por decisión propia. Su miembro dentro de mí, era alcanzar el paraíso después de
siglos de dolor. De inmediato comencé a montarlo, con todas mis fuerzas. Me
ensartaba yo sola, con velocidad, hasta que nuestros pelos se juntaban. Luego
dejaba todo su pene fuera, justo para volverme a sentar en él, instantes
después. Busqué sus labios, necesitaba besarlo, decirle que lo quería, a pesar
de no conocerlo. Lo quería por devolverme la vida, al principio de una manera
hasta cierto punto forzada, luego con plena consciencia. El clímax estaba cerca.
Aceleré mi auto cogida. Exploté de nuevo, de forma más escandalosa. Mis paredes
vaginales parecían recibir descargas eléctricas, se cerraban desaforadamente.
Mis jugos mancharon todo cu cuerpo. Sentía como apretaba la pija de mi doctor,
que se ponía cada vez más dura. Aún no me bajaba de la cima del placer, cuando
chorros de semen caliente inundaron mi cueva. Uno tras otro, salían disparados
con gran potencia. Su corrida se junto con la mía, se hicieron una, como
nuestros cuerpos.



Estaba realmente agotada, la cita fue mejor de lo que me
esperaba. Después de descansar un rato en sus brazos, me levanté y me vestí.
Sabía que de un momento a otro, volvería a escuchar su voz, y no podría hacer
mucho para contrarrestar lo que me ordenara. El gran placer que llenaba mi
cuerpo, se había ido, ya no tenía armas para luchar contra su control. Lo único
que esperaba, era recordar un poco de lo sucedido, si quiera, lo feliz que me
sentí.





-La cita de hoy llegó a su final Tania. Cuando despiertes, no
recordarás nada de lo que aquí acaba de suceder. Lo único que vas a saber, es
que el cigarro es lo peor que existe en el mundo, no querrás volver a probarlo
en tu vida. No conozco las causas por las que fumabas, pero cualquiera que estas
sean, cuando surjan de nuevo, vendrás a mi consultorio y las calmarás teniendo
sexo conmigo. Cada vez que tengamos relaciones, te sentirás más unida a mí,
hasta que llegué el día en que me necesites, aún por causas distintas que las
que te llevaron a fumar. Poco a poco me irás deseando y queriendo de manera
conciente. Llegará el día en que, sin la influencia de mi hipnosis, querrás
estar conmigo. Vas a hacer todo lo que acabo de decirte, porque recuerda, soy el
dueño de tu voluntad. Ahora despierta, despídete, y márchate. Hazlo ya.



Mi mente se nubló otra vez. Mi cuerpo fue subiendo poco a
poco hasta las nubes. Mis extremidades se durmieron. Todo volvió a ser como un
sueño. Las partes de mi cabeza donde se alojaron los recuerdos de esa
maravillosa tarde, eran cubiertas por pesadas rocas, que sepultaban bajo ellas,
las esperanzas de acordarme de algo cuando despertara. Mil colores daban vueltas
alrededor. Todo se puso negro, y entonces desperté.



No podía decir nada de lo que había hecho en la última hora,
pero si me sentía bien, relajada, contenta. Me despedí del doctor, y salí de su
consultorio. Subí a mi auto y me marché a mi casa. No me dieron ganas de fumar
en mucho tiempo. Cuando la ansiedad regresaba, mi mente se ponía en blanco,
regresaba a ese estado tan extraño en el que estuve durante la primera cita.
Cuando despertaba, me encontraba acostada en mi cama, confundida, sin entender
muy bien lo que sucedía.



Al pasar de los días, la cara del Doctor Miguel se grababa
más en mi pensamiento. Las cosas empezaban a tener sentido. Poco a poco, fui
recordando todo lo que hicimos. La forma en que se aprovechó de la hipnosis,
para tener sexo conmigo. Como mi inconsciente lo permitió, porque desde un
principio, lo único que deseaba hacer con él, era follar. Ya no hacía falta
sentir la necesidad de retomar el cigarrillo, acudía a él por simple
satisfacción. Su verga, a pesar de ser muy normalita, se convirtió en mi nuevo
vicio. No podía dejar de sentirla dentro, de mi boca o de mi concha. Aún no
puedo. Necesito tenerla antes de ir a dormir, ¿verdad amor?



Si, mi chiquita. Y yo te la doy con todo gusto. Es tuya y
de nadie más, como mío es tu cuerpo, tus tetas, las que me hicieron perder la
razón, las que no puedo dejar de admirar, las que me hipnotizaron a mí, antes de
que yo lo hiciera con tigo. Te amo, mi bella Tania. No te vayas nunca de mi
lado. No quiero volver a controlar tu mente. Quiero que todo sea real, porque la
verdad, es siempre lo mejor.



 



Relato: Dejando de fumar (la otra versión)
Leida: 2037 veces
Tiempo de lectura: 9 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno