webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Nacida para Coger (10)

Relato: Nacida para Coger (10)

  

Nacida para Coger X


Cuenta Saldada


Por Georgina del Carmen



Habían pasado aproximadamente tres meses de las vacaciones de
verano que pasé en el bello lugar donde nacieron mis padres y radica la mayoría
de mi familia, en donde, como ya relaté, pasé inolvidables momentos de diversión
y sobre todo de sexo ya que fue ahí donde tuve mi primer incesto con mi primo
Javier y tuve sexo oral con su hermano, Jorge, quedando pendiente consumar el
incesto con éste.



Una mañana recibí la agradable noticia de que mi primo Jorge
vendría a esta capital a tramitar un asunto en una dependencia oficial y
requería de la ayuda de mi padre quien le indicó que llegara a la casa mientras
se arreglaba el asunto mencionado y aprovechando que mi hermano Carlos estaba de
vacaciones ocuparía su recamara durante los días en que se tramitaría la
solución a su propósito.



Enseguida volvieron a mí los recuerdos de tan candentes
experiencias que había vivido con mi primo, con el único inconveniente de no
haber podido disfrutar nuestra sexualidad a plenitud, pero ésta sería la
oportunidad dorada para cumplir con ese deseo hasta entonces frustrado.



Con entusiasmo me ofrecí para irlo a recoger al aeropuerto,
para corresponder a la amabilidad que él había tenido para conmigo y para estar
a solas con él y reavivar los deseos carnales que habíamos dejado pendientes, lo
único que me inquietaba era que viniera con él su esposa y en tal caso se
echaría a perder todo lo que velozmente había planeado para disfrutarnos
mutuamente.



Ese día siguiendo el principio que reza que la primera
impresión es la que cuenta, me atavíe con un minivestido blanco de lickra que
por el material en que estaba confeccionado me quedaba ajustadisimo, dejando la
mayor parte de mis muslos a la vista, no use brassiere y solo unas pantaletas
minúsculas tipo tanga negras que como siempre se me marcaban bajo el vestido, no
me puse medias para facilitar cualquier acción que pudiera surgir, y calzaba mis
inseparables zapatillas de tacón alto. Ya en el aeropuerto mientras esperaba la
llegada del vuelo, me dediqué a lucir cuerpo en los pasillos sintiéndome deseada
por los muchos galanes que me desnudaban con la mirada lo que contribuía a
acrecentar la cachondez que tenia tan solo de pensar lo que gozaría con la
visita de mi primo, siempre y cuando viniera solo.



Cuando al fin apareció Jorge por la puerta de arribos sentí
como me subía una agradable sensación que nacía en mi vulva y subía hasta la
boca del estomago, para mi buena suerte venia él solo, lo que agradecía al
cielo, al vernos de inmediato nos abrazamos y besamos en la boca a manera de
saludo, instantáneamente sentí su verga en mi vientre y yo le restregaba mis
tetonas en el pecho para reiterarle tácitamente que estaba en la mejor
disposición de que esta vez cogeríamos sin excusa ni pretexto.



Al llegar al estacionamiento nuevamente nos besamos en la
boca y ahí sus manos recorrieron mis nalgas y mis tetonas, yo también pude tocar
su endurecida verga por encima de su vestimenta; me coloqué al volante dejando
que mi reducida falda se me subiera de tal manera que se me podían ver las
pantaletas cubriendo mi abultada vulva, atrayendo la mirada de mi primo quien no
pudo resistir la tentación de tocármela hasta que llegamos al cajero que nos
cobraría el aparcamiento, el fulano que recauda los pagos pudo verme a placer la
vulva lo que me excitó aun más y fingiendo no encontrar las monedas para pagar
prolongué su disfrute exhibiéndole mi "panochita" forrada en las translúcidas
pantaletas.



Durante el trayecto a casa, Jorge me vino acariciando las
piernas y la vulva, mientras yo le frotaba el bulto que hacia su parada verga y
cuando los semáforos nos marcaban el alto lo aprovechábamos para besuquearnos y
que él me tocara los senos, hasta que llegamos a casa.



Ya en casa se instaló en la recamara de mi hermano Carlos
aprovechando la ausencia de éste, dicha recamara es la contigua a la mía por lo
que solo una pared me separaría de Jorge, luego siguieron los saludos y la
tradicional platica con mis padres de cómo se encontraban todos los familiares,
yo aproveché para sentarme frente a mi primo para estarle enseñando las piernas
y los calzoncitos en presencia de mis padres atrayendo constantemente la mirada
de mi primo hacia mi entrepierna al tiempo que le sonreía desvergonzadamente
como enseñándole todo lo que "se comería" mas tarde. Ante mi desencanto mi padre
le indicó que se irían juntos para iniciar los trámites oficiales que le traían
a esta ciudad capital postergando nuestra cachondería para más tarde.



La espera se prolongó hasta ya entrada la tarde cuando el
chofer de mi padre trajo a Jorge a casa, para entonces ya estaba mi hermano
mayor e Irene, su hermana, con quienes se puso a platicar, Gerardo y Jorge
estaban sentados juntos e Irene y yo frente a ellos, así que aproveché para
enseñarles a ambos mis muslos y pantaletitas, pues ya para esa época estaba
tratando de seducir a mi hermano mayor y ya sabia que él e Irene estaban
cogiendo en apasionado incesto, ambos miraban con cierta discreción mi
entrepierna con mi beneplácito y excitación, pero de seguro Irene también les
estaba enseñando "algo" ya que alternaban sus miradas hacía mi entrepierna y la
de mi prima.



La espera se hizo eterna, pero por fin cayó la noche y se
fueron retirando a sus respectivas habitaciones, yo y Jorge nos sentamos en el
hall de la televisión en la planta alta dando tiempo a que se durmieran o
simplemente no salieran ya de su recamara, aunque no debería de permanecer mucho
en ese sitio ya que bien pudiera mi hermano ir a la recamara de Irene para
cogérsela o ésta a la de aquél, pero entre tanto no desaprovechamos el tiempo,
nos besuqueábamos a boca abierta manoseándonos mutuamente, él pasaba sus manos
por todo mi cuerpo y yo me concentraba en su endurecida verga.



El cachondeo ya nos tenia al rojo vivo, mis pantaletas
estaban muy mojadas y sin miramientos le saqué la verga del pantalón para
masturbarle mas fácilmente, en un arranque de calentura me incliné sobre su
regazo besuqueándosela y de plano darle unas soberbias mamadas, en tanto él pasó
su mano por mi trasero y la metió bajo el corto vestido y haciendo a un lado la
mojada tanga me dedeaba la vagina y acariciaba mi culito. El ruido de una puerta
de las recamaras nos hizo reaccionar y componiéndonos la ropa fingimos ver la
televisión.



No tenia caso arriesgarnos a ser descubiertos estando las
recamaras en donde poder hacer de todo con menos sobresaltos, "Te espero en mi
recamara en quince minutos", le dije poniéndome en pie, no me bajé el vestido
dejándole ver mis nalgonas devorando la tanga con el propósito de no entibiar la
situación, todavía en la puerta de mi recamara me acarició el trasero y yo a él
la verga.



Puntualmente llegó Jorge a mi recamara sin tocar, yo le
esperaba ya casi desnuda solo conservaba las pantaletas y las zapatillas, al
entrar nos fundimos en un apasionado beso en la boca intercambiando saliva y
metiendo nuestras respectivas lenguas en la boca del otro, sus manos recorrían
mi cuerpo casi desnudo, excepto por las minúsculas pantaletas, pronto sus labios
se apoderaron de mis tetonas besándomelas y chupando los erguidos pezones
mientras sus manos acariciaban con ansiedad mis nalgas y yo su dura verga que ya
le había sacado del pantalón para masturbársela.



Le pedí que se desnudara en tanto yo me senté a la orilla de
la cama para chuparle su ricura y recordar la primera vez que lo hice estando en
su camioneta. Una vez desnudo me sacó la verga de la boca y sin levantarme me
quitó las pantaletas alzándome las piernas para quedar mi húmeda raja expuesta a
su vista, se inclinó y sin mas trámite me empezó a besar y lamer mi hendidura
sexual chupando los flujos vaginales que brotaban de mi sexo al tiempo que
succionaba mi clítoris haciéndome llegar al cielo en un primer orgasmo que había
contenido por todo el día.



Era solo el principio de esa magnifica noche, me incorporé
quedando sentada en la cama, Jorge me acercó su falo a los labios invitándome a
mamárselo nuevamente, cosa que hice con extremo placer metiendo casi toda su
vergota en mi boca y garganta en tanto con una mano le acariciaba los sabrosos
güevotes y con la otra las nalgas, mi primo hacia movimientos de mete y saca
cual si me estuviera cogiendo por la boca, tal vez sintió que estaba a punto de
eyacular y prefirió retirar su verga de entre mis labios.



Tomó un respiro solo para volver a levantarme las piernas
abriéndomelas por completo, lentamente acercó su tiesa verga dirigiéndola a mis
labios vaginales y colocándola en la entrada de éstos, "Quieres que te la meta",
me dijo jadeante, yo con la voz entrecortada por la excitación apenas alcance a
decirle "Sí, cógeme, métemela toda, disfrútame", enseguida empezó a hacer
presión y sin problemas mis labios vaginales se abrieron para dar entrada al
delicioso "visitante", en unos cuantos segundos ya solo quedaban sus soberbios
güevos fuera de mi candente sexo, el incesto con mi primo por fin estaba
consumado, tenia la verga de Jorge totalmente alojada en mis entrañas y ahora
había que gozarlo.



Jorge había colocado mis piernas sobre sus hombros y el
vaivén de sus hermosura sexual en mi vulva se generalizó, en tanto sus manos
estrujaban con deleite mis crecidas tetonas, la respiración agitada y los jadeos
de ambos también hicieron su aparición indiscriminadamente, inconscientemente le
repetía constantemente "Que rico me estas cogiendo, cógeme más, disfruta mi
cuerpo, que rico siento tu vergota dentro de mí" y frases por el estilo con las
que le manifestaba el placer que me estaba dando. No tardé mucho en llegar al
segundo orgasmo de la noche en ruidosa "venida", mis flujos bañaban mi culo por
la pose en la que me encontraba, así como el edredón de la cama.



Creí que mi primo se "vendría" en cualquier instante y le
alerté que no debería hacerlo dentro de mi vagina pues aunque he tomado toda
clase de precauciones, era mejor no provocar alguna falla en los sistemas de
prevención de embarazos no deseados, él aceptó, pero lejos de eyacular me pidió
que cambiáramos de pose.



Me puso de pie dándole la espalda y empinada separando las
piernas, recargada en el tocador, , creí que me metería la verga por mi culito,
pero no fue así, nuevamente me penetró por la vagina y continuó le vaivén de su
falo en mi sexo, ahora con una mano me tenía asida por las chiches y con la otra
masajeaba mi vellosidad y con la punta de los dedos el clítoris. Sus jadeos eran
mas discretos que los míos que se habían vuelto estentóreos, me dijo que no
hiciera tanto ruido ya que nos podrían descubrir, no se imaginaba siquiera que
en alguna de las recamaras de enfrente en esos momento se estaban cogiendo a su
hermana Irene, sí seguramente mi hermano Gerardo estaría metiéndole su hermosa
verga a la prima Irene.



El mete y saca de su verga en mi cuerpo arreció y sus jadeos
me indicaban que estaba a punto de eyacular, así que me entregué al placer para
alcanzar un último orgasmo antes de que eyaculara, lo conseguí, tal vez un poco
precipitado pero no menos placentero, mis fluidos vaginales escurrían de mi
vulva por mi entrepierna llegando a las pantorrillas. Súbitamente sacó su verga
de mi ser y con rapidez me puse en cuclillas metiéndome su pene a la boca,
apenas un par de mamadas y mi boca se vio inundada por el esperma de mi primo
Jorge que se estaba "viniendo" entre mis labios.



Tragaba lo mas que podía de su semen, sin embargo parte de él
salía por la comisura de mis labios, no era la primera vez que comiera su leche,
ya lo había hecho cuando estuve de vacaciones en su lugar de origen, su sabor me
era agradable, aunque en realidad todos saben a lo mismo, solo que agrada o no
de quien viene, y el de mi primo complacía mi paladar.



Cuando la eyaculación cesó, con su misma verga, que seguía
chupando, arrastraba el semen de mi rostro hacía mi boca para tragar hasta la
última gota. Por esa noche había sido todo, me asomé al pasillo para que nadie
estuviera y salió de mi habitación a la recamara que tenia asignada. Tenia que
aprovechar su estancia para disfrutar más de sus favores sexuales, así que había
que idear algo para coger nuevamente lo antes posible y las más veces que se
pudiera y en las formas más variadas.



A la mañana siguiente estuve pendiente de cuando se levantara
para hacerme la aparecida en "paños menores" y reiniciar la fornicación, pude
ver como se fueron mi hermano Gerardo e Irene a la Universidad, luego mi padre
al trabajo y mi madre no sé a donde, en la casa solo estabamos él y yo, pensé
prepararle un café y entrar a su recamara a despertarlo y meterme en su cama
para que me cogiera, en eso estaba cuando oí ruido en su cuarto.



Rápidamente me quité la bata que llevaba puesta quedando solo
en un breve baby-doll rojo transparente que me había puesto especialmente para
la ocasión, no llevaba pantaletas, solo estaba sobre una sandalias destalonadas
de plástico transparentes que por cierto eran de la prima Irene, su hermana,
lucia mi vellosidad pubica con descaro de manera directa, las nalgas y las
tetonas a través del translúcido "salto de cama".



En cuanto oí el ruido de la puerta de la recamara que ocupaba
salí de mi habitación, le tomó por sorpresa mi atuendo, me miraba de pies a
cabeza haciendo pequeñas pausas en mi vellosidad pélvica y en las chiches,
enseguida pude ver como se iba formando el bulto en su entrepierna era su
vergota que se estaba poniendo en erección ante mi candente cuerpo casi desnudo,
le sonreí coqueta y contoneando mi cuerpo cachonda me acerqué para besarle en la
boca a manera de "buenos días".



En tanto yo le eché los brazos al cuello repegando mi vientre
contra su hinchada verga, él depositó sus manos en mis nalgonas acariciándolas
suavemente, le ofrecí que fuéramos a la cocina para prepararle un café o algo de
desayunar, Jorge se sorprendió de mi ofrecimiento haciendo referencia que si así
como estaba "vestida", le sonreí diciéndole que estabamos solos en casa, sentí
como se destensó y aceptó, bajamos a la cocina entre besuqueos y arrumacos sin
que dejara de manosear mi cuerpo por todas partes y yo a él le frotaba la verga
por encima de los pants que vestida.



Ya en la cocina le preparé café y mientras lo tomaba le saqué
la verga del pants y se la frotaba a manera de masturbación, mientras él con una
mano sostenía la taza del café y con la otra me friccionaba la vulva mojando sus
dedos con mis fluidos vaginales para luego chupárselos y dármelos a chupar, sin
poderme contener me agaché de tal modo que le empecé a mamar la verga mientras
Jorge me dedeaba la vagina y por momentos el culito y soltando la taza de café
me friccionaba las tetonas.



Terminé por hincarme ante él, quien permanecía sentado en los
altos bancos del desayunador, me saqué las chiches del baby-doll y poniendo su
falo entre ellas le frotaba, lengüeteando su glande cada que asomaba por ente
mis tetas en lo que comúnmente llaman "Chaqueta Hawaiana", ambos estabamos que
nos derretíamos de cachondos, así que lo invité a que nos bañáramos juntos, cosa
que aceptó de inmediato dirigiéndonos al baño.



Mientras caminábamos y subíamos la escalera yo le llevaba
sujeto por la verga y mi primo tenia su mano entre mis nalgonas con el dedo
medio metido en mi culito y con la mano restante me manoseaba los senos o me
acariciaba la vellosidad pélvica.



Nos metimos bajo la ducha, Jorge me enjabonaba a mí y yo a
él, sin dejar de acariciarnos eróticamente a cada instante todas las partes de
nuestros respectivos cuerpos que vibraban de excitación, en varias ocasiones yo
me empinaba para chuparle la verga y besarle sus hermosos güevotes y él hacia lo
mismo besándome las nalgas y el culito o mamándome la panocha o las chiches.



Sentía que la sangre me hervía, aferrándome le las llaves del
agua, me empiné separando las piernas y desde el fondo de mi alma casi le
suplicaba "Cógeme Jorge, Méteme la verga, disfruta mi cuerpo y dame placer con
tu ricura viril", mi primo ni tardo ni perezoso ensartó de un solo golpe su rica
vergota en mi vulva, solo quedaron sus enormes güevos fuera de mi cuerpo y
pasando mi mano entre mis piernas los acariciaba vigorosamente como queriendo
que produjesen mas esperma del habitual, su hermosura entraba y salía
incontables veces de mi hendidura sexual proporcionándome un placer inenarrable,
sin mas tuve la primera descarga de placer bañando su delicioso tolete con mi
fluidos dentro de mi vagina y sin dejar de mover mi cuerpo en contorsiones
ondulatorias y de atrás para adelante le pedía más verga, que me siguiera
cogiendo tan sabroso como lo hacía, sus manos no cesaban de recorrer cada palmo
de mi enjabonado cuerpo, especialmente en mis tetas y panocha frotándome el
clítoris.



Sentía que me iba a la gloria, pero quería mas placer, en la
misma pose, solo un poco mas empinada, me abrí con ambas manos las nalgas y le
dije con desesperación "Méteme la verga por el ano", "Cógeme por el culito...
Quiero sentir tu hermosura llenado de placer mi culo... Encúlame primo, encúlame
rico", Jorge obediente encamino su vergota entre mis nalgas y colocándola en mi
conducto excretor empujó con vigor, ayudado con el jabón que cubría nuestros
cuerpos su glande penetró mi ano sin mayor esfuerzo, "Que rico métemelo mas" le
animaba a que penetrara mas verga en mi colita.



Poco a poco su verga se fue alojando en mi recto y luego en
mi intestino hasta que solo quedaron fuera de mi culo sus lindos güevotes, el
vaivén de su hermosura en mi culo se generalizó ante mis gritos y gemidos de
placer "Cógeme el culo así de rico... Encúlame, encúlame toda... No pares de
cogerme el culito... Que rica tu vergota en mi culo" y constantemente le
preguntaba si le gustaba mi culito, todo ello sin dejar de mover mi cadera al
ritmo de las entradas que me daba y él no cesaba de acariciar todo mi enjabonado
cuerpo, tuve dos orgasmos casi seguidos uno del otro, era delicioso lo que me
hacia sentir con su vergota en mi colita, lo estaba disfrutando como nunca lo
había hecho por el ano y vaya que para esa fecha ya varios me la habían metido
por el culo.



Llegó el momento en que mi primo no pudo aguantar mas y me
alertó que estaba por eyacular, me saqué su hermosura de entre mis nalgonas
poniéndome en cuclillas frente a él, metí presurosa su verga entre mis labios
para mamarla, aun se aguantó un par de minutos mientras le chupaba su ricura con
ansiedad en espera de su delicioso jugo de hombre, en breve mi boca estaba llena
de su esperma que ansiosa tragaba sin desperdiciar una sola gota de aquel
maravilloso elixir de los dioses y ya sin gota de leche le seguí mamando hasta
que su ricura empezó a perder la erección.



Salimos del baño y le pedí que eligiera que ropa me pondría,
con la que él quisiera verme. Solo debería usar unas pantaletas transparentes
tipo tanga en color negro, sin brassiere, ni pantimedias y un minivestido
amarillo que me ajustaba como un guante y solo tapaba mis nalgas y unos cuantos
centímetros de los muslos y de calzado unas sandalias destalonadas con altos
tacones en color blanco. Cualquiera diría que me quería "ligerita" de ropas para
manosearme fácilmente.



Efectivamente durante la mañana me estuvo manoseando a cada
oportunidad que tenia y por supuesto yo a él, hacía el medio día nuestra
cachondez era tal que decidimos que era tiempo de volver a sentir el placer
incomparable del incesto y para no tener sobresaltos de ninguna clase nos fuimos
a un motel cercano a la casa en donde me cogió nuevamente en todas las formas
conocidas, oral, vaginal y analmente.



Regresamos para la hora de la comida y la tarde la pasamos en
casa de mi prima Quetzalli, se notaba que ambos se gustaban pero aun no llegaba
a las confesiones de incesto con ella y no les dí oportunidad de nada, quien
debería aprovechar la ocasión del placer entre familia era yo.



Llegó la noche y repetimos lo hecho en la noche anterior, era
la última noche que mi primo pasaría con nosotros y había que disfrutarlo al
máximo, esa noche había visto como mi hermano Gerardo había entrado en la
recamara de Irene, así que sin duda en la habitación de enfrente se estaban
cogiendo a la hermana de mi primo y él estaba cogiéndome a mí, simplemente un
cambio de hermanas entre ellos, aunque ninguno de los dos lo supiera, me volvió
a dar una cogida suprema por todos mis orificios y entre mis tetonas, solo le
faltaron las axilas.



Mientras mi primo me cogía pensaba en lo extraordinario
placer que ofrece el sexo en incesto y que si así lo sentía con mi primo, ¿cómo
sería con uno de mis hermanos?, concluía que sería doblemente placentero, tener
quien a diario me proporcionara, en mi propia habitación, ese intenso placer
prohibido, pecaminoso e inmoral, pero que es lo máximo en placer sexual y que
solo unos cuantos pueden proporcionar.



Ahora mas que nunca estaba dispuesta a ofrecer mi cuerpo a mi
hermano mayor, quien era en ese momento quien mas me excitaba, dado que ya sabia
él lo que era el incesto al estarse cogiendo a la prima Irene y podía ser mas
propicio para que aceptara cogerme a mí, sin embargo para el caso que no lo
hiciera, estaba mi hermano Carlos quien no ocultaba las ganas que tenia de
cogerme, me devoraba con la mirada cuando me le exhibía a Gerardo y él
aprovechaba para deleitarse la pupila con lo que le enseñaba al otro, Carlos
estaba segura que me cogería en cuanto tan solo le insinuara algo, como quien
dice lo tenia en mis manos o mas propiamente dicho "lo tenia entre mis piernas".



Sin más decidí que arreciaría mis embates de seducción con
Gerardo y jugarme el todo por el todo y si no, entonces lo haría con Carlos,
pero no podía seguir desperdiciando la oportunidad del máximo goce sexual que es
el incesto.



Tomada la decisión volví a la realidad a gozar con mi primo
por última vez en esta temporada sin saber cuando volveríamos a tener la
oportunidad de coger nuevamente.



A la mañana siguiente mi primo Jorge se fue a su lugar de
origen dejandome con la necesidad de gozar el incesto diariamente, antes de irse
me dio unos regalos que se le habían olvidado entregarme, traía consigo una caja
que procedí a abrir con mucha expectación. Dentro estaban media docena de
pantaletas de corte convencional totalmente transparentes en diferentes colores,
que a la postre me servirían para seducir a mi hermano Gerardo, y que Jorge
había comprado para mí, dos coordinados de brassiere, pantaletas y liguero en
colores negro y rojo, que me enviaba Cristina, su hermana, y tres pantaletas mas
tipo tanga usadas y ella misma me enviaba, dado que en mi visita a su casa le
había insinuado que me gustaban.



Lo que me sorprendió, un cassette de vídeo en donde estaban
las imágenes de la despedida de soltera a la que habíamos asistido durante mis
vacaciones en su casa y en las que no solo estabamos desnudas yo y Cristina,
además de las otras chicas, sino nos estaba cogiendo aquel caliente stripper.



Al preguntarle a Jorge si había visto el vídeo me dijo que
sí, sin expresar ninguna sorpresa o comentario que me hiciera pensar que él se
estuviera cogiendo a su propia hermana, sin embargo nuevamente me trajo
sospechas de que entre ellos hubiera alguna relación sexual incestuosa, pero
preferí no tocar el asunto por el momento y solo logré que aceptara que su
hermana Cristina estaba muy "buena" y era normal que fuera tan cachonda.



Jorge se fue y ese mismo día incremente de manera muy notoria
los devaneos y coqueteos eróticos con mi hermano mayor, confirmando la atención
de éste quien no podía ocultar su erección cuando lo hacia, lo que me llenaba de
grandes esperanzas de que muy pronto sabia del placer sexual en una relación
incestuosa directa o sea con mi propio hermano.


Georgina del Carmen


 



Relato: Nacida para Coger (10)
Leida: 779 veces
Tiempo de lectura: 15 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno