webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Menuda forma de empezar la jornada

Relato: Menuda forma de empezar la jornada

  

MENUDA FORMA DE EMPEZAR LA JORNADA



Como cada mañana, a las 7 de la mañana el tren que debía
llevarme a una céntrica madrileña para, posteriormente, hacer transbordo al
metro y llegar hasta la facultad, venía hasta los topes al llegar a mi parada.
¡Otra vez a aguantar empujones y a agobiarnos de calor!, pensé yo.



Iba con un amigo y compañero de clase. Y a juzgar por la cara
con que nos miramos cuando el tren se detuvo y abrió sus puertas, él debió de
pensar lo mismo.



-¡A ver cuando terminan las obras del Metro y podemos coger
el tren más tarde y seguro que vamos mejor!, le dije a mi amigo Luis.


-¡Ojalá sea pronto!, me dijo él, mientras intentaba agarrarse
a una barra una vez nos conseguimos ubicar en el vagón.



Yo no encontraba la postura buena. Además, con tanta gente y
la calefacción puesta, el calor era insoportable, así que opté por quitarme el
abrigo. Me coloqué la carpeta y los dos libros (menos mal que eran de los finos)
en el suelo, sujetándolos entre mis piernas. Me quité la chaqueta. Recogí la
carpeta y los libros y cuando me disponía a cogerme de la barra, el tren hizo un
movimiento brusco que desplazó a todos un poco. No me dio tiempo a cogerme y me
fui hacia atrás y noté que mi pie caía sobre el de la persona que traía detrás.



-¡Huy, discúlpame!, le dije girándome.


-¡Nada, no pasa nada!, me dijo ella. Una chica pelirroja, con
una preciosa cabellera rizada y unos llamativos ojos marrones. El cuadro de su
cara lo completaban una constelación de pecas que la hacían tener una cara
francamente simpática y muy muy agradable.



Al igual que yo, llevaba su abrigo y la carpeta entre sus
brazos, pero ella estaba apoyada en las puertas contrarias a las que se
utilizaban para subir y bajar. Unas botas camperas, un pantalón vaquero y una
camisa era su atuendo de esa mañana. No pude evitar girarme en los siguientes
cinco minutos cuatro o cinco veces a mirar a aquella pelirroja. En la última,
ella bajó la mirada, sonriendo y se dio la vuelta, haciendo que miraba por los
cristales hacia el exterior, aunque realmente aprovechaba el reflejo para
mirarme y yo a ella. Le dije a mi amigo Luis que se fijara en lo buena que
estaba la pelirroja y mi amigo asintió, dándome la razón.



El tren llegó a otra parada y otra oleada de pasajeros.
Resultado: más empujones y más apretones. El caso es que al final quedé a
escasos 15 centímetros de aquella pelirroja, que aún seguía mirando a través de
los cristales. Al menos, esta vez agradezco tanta apretura en el vagón, pensé
para mí.



-¡Madre mía, qué agobio. Vamos como sardinas en lata!, dije
bajito


-Pues sí, es un asco tanta gente y encima todos empujando,
respondió ella, a la vez que se daba la vuelta de nuevo, quedando frente a
frente conmigo.



Me sorprendió, la verdad. Se quedó mirándome. Yo aguanté sus
ojos sobre los míos. Ninguno decía nada.



-Erika, me dijo ella tras unos eternos segundos de silencio.


-José, respondí yo. ¡Encantado!



Mi amigo Luis me miró y me sonrió de manera cómplice al ver
que ya había iniciado charla con la pelirroja. Tras las presentaciones, y el
intercambio de información acerca de la carrera y la facultada donde cursábamos
nuestros estudios cada uno, el tren volvió a parar.



-¡Otra vez! Ya verás como a pesar de estar ya hasta los
topes, la gente intenta entrar, dije yo


-¡Mejor, mejor!, dijo ella, sin que yo en ese instante
entendiera porqué decía eso.



Dicho y hecho. Más gente, más gritos, discusiones, empujones
Erika y yo cada vez más cerca.



-¿Ves por qué decía yo que mejor, mejor?, me preguntó


-Si, sí, me doy cuenta, jajajajajajajajajaaja, respondí yo



Entonces, sin mediar más palabrabas, Erika bajó su mano
izquierda hacia mi bragueta. Desabrochó los cuatro botones de mi vaquero e
introdujo sus dedos entre mi pantalón y mi boxer. Me quedé mudo por la
impresión. Por un lado, mi abrigo y mis libros y su carpeta nos cubría y por el
otro, era tal el volumen de gente, que nadie se iba a dar cuenta.



-Veo que te ha alegrado conocerme!, dijo con una sonrisa
pícara dibujada en su rostro


-Mucho. No te imaginas cuanto, agregué yo.



Sin más preámbulos, desabrochó con maestría con los dos
botones de mi boxer y extrajo mi pedazo de carne que a esas alturas y merced a
la suave y cálida mano de Erika y a lo morboso de la situación, había adquirido
un tamaño considerable. Una vez fuera, Erika se mojó tres dedos de su mano
izquierda con su saliva y me pasó los dedos por el frenillo y el capullo. Yo
sólo la miraba. No decía nada y la dejaba hacer.



Después, Erika rodeó toda mi polla con su mano y empezó a
subir y bajar lentamente por ella.



-¡Me quedan tres paradas!, le susurré al oído.


-Ok, dijo ella.



Entonces, aceleró el ritmo. Nadie nos veía. Yo intentaba
disimular como podía la extraordinaria excitación y el enorme placer que me
estaba haciendo sentir la paja que me estaba practicando Erika. Cuando estaba a
punto, la avisé.



-¡Espera, no te corras aún!, me dijo.



Noté como me soltó la polla y pensé que cogería algún pañuelo
de papel para no mancharnos. Y cuál fue mi sorpresa, cuando vuelvo a notar otra
su mano sobre mi polla y noto como la dirige hacia su bragueta. ¡Se había
desabrochado su vaquero, se lo había bajado un poco y había bajado también su
braguita, lo suficiente para que mi polla pudiera quedar situada entre su coño y
la tela de su braga! Y así, continuó con la paja.



-¡Córrete, José! ¡Échame tu leche calentita ahí, que quiero
notar durante todo el día tu esencia!, me dijo



Esas palabras, la extraordinaria paja, el sitio donde
estábamos y esa última acción, hicieron que me corriera rápido.



-¡Yaaaaaaaa!, fue lo único que pude decir mientras apoyaba mi
cabeza en su hombro y de mi salían cuatro o cinco chorros potentes de semen que
impactaron sobre el monte de venus y la rajita de Erika.



Se abrochó y se colocó la ropa. Hizo lo mismo conmigo. El
tren salía del túnel e iniciaba la parada en mi estación. Ella, me dijo, seguía
hasta la siguiente. Me fue imposible apuntar su número y a ella el mío.



-Mañana espero verte. Me has gustado mucho, me dijo


-No lo dudes. Estaré en el mismo vagón a la misma hora,
respondí yo



Al bajar mi amigo no paraba de preguntarme acerca de lo que
habíamos hablado. Yo, por supuesto, no dije nada. Estuve todo el día pensando en
ella. Al día siguiente estaba a la misma hora y me subí en el mismo vagón. Ella
estaba, pero con dos compañeras más. Me miró y solo se encogió de hombros, como
lamentándose.



Casualidades, ese día que a primera hora la vi con dos
compañeras, al regreso a casa, el destino quiso que nos volviésemos a ver. Subí
al vagón y al sentarme, en el asiento de enfrente iba Erika de la mano con su
novio. Ella me miró. Le devolví la mirada. Ese día ella bajó antes del tren y
cuando pasó por mi lado para salir, no sé como lo hizo, pero dejó caer un papel
doblado entre mis pies



"Lo siento. Debí decírtelo. Tengo novio. Ojalá fuera más
valiente. Si lo fuera, le dejaría por ti. Te llevaré muy adentro. No cambies
nunca". Y nunca más la vi.


 



Relato: Menuda forma de empezar la jornada
Leida: 541 veces
Tiempo de lectura: 5 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno