webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: ARLOB____@hotmail.com

Relato: ARLOB____@hotmail.com

  

ARL----  @ HOTMAIL.COM


Conecto el ordenador, busco en él la Web de .com,
y me dirijo directamente a la sección gay. Solía leer allí, hace tiempo, las
historias que ponía la gente describiendo sus experiencias sexuales o lo que su
mente calenturienta había inventado. Gozaba encendiéndome sexualmente con ellas,
solían ayudar a mi cerebro a buscar situaciones similares y a dar fuerza a mi
mano para masturbarme. Especialmente gozaba de los relatos de Tintín, un joven
español, prometedor escritor, que sin ser excesivamente mórbido o pornográfico,
me hacía sentir de tal manera sus realísimas historias que al leerlas las
revivía como mías.


Sin embargo algo muy especial ha sucedido recientemente en mi
vida, me he enamorado intensamente, totalmente, locamente de uno de mis
profesores del colegio donde estudio y desde entonces muchas cosas han cambiado
para mí.


Recorro la sección gay de los relatos que hoy aparecen como
nuevas aportaciones y me dirijo directamente a abrir uno que se titula “Le cogió
su profesor”.


 Voy a intentar leerlo entero. Deseo comprobar si soy capaz
de conseguirlo y si es un relato porno y bien escrito, complacerme sexualmente,
como lo hacía antaño sin problemas. 


Comienzo a leer. 


- - - o o o - - -


  


“” Aquel nuevo profesor del colegio, contratado para que en
este curso diera física, nunca parecía que se había fijado en Sergio. Sin
embargo él si lo había hecho en el profesor. Todas las mañanas al entrar en el
aula para asistir a su clase, admiraba su bello cuerpo, la fortaleza de su tórax
y sobre todo lo que adivinaba escondía bajo su ropa, que le dejaba encendido de
tal manera, que le obligaba a permanecer empalmado durante la hora que duraba la
clase. Por la noche ya dormido, era el profesor quien se le aparecía todos los
días, sin ropa, desnudo totalmente, empalmado, solo, ejecutando siempre
movimientos pornográficos, mientras le hacía señas invitándole se acercase a él
y le acompañase a ejecutarlas juntos.


Estas visiones le proporcionaban unos sueños tan sublimes y
maravillosos, que obligaban a sus encendidos genitales a derramarse de placer en
continuas poluciones nocturnas.


 Aquella tarde calurosa, cuando algo retrasado de horario,
transitaba casi corriendo por el pasillo, para dirigirse a su aula donde tenía
una tediosa clase de historia, se cruzó con él. Quedaron parados frente a
frente. No había nadie más que ellos dos en el corredor, todos los demás alumnos
estaban ya cerrados en sus aulas, atendiendo a las lecciones que empezaban a las
tres y media y durarían una larga hora.


La mirada de Sergio, en vez de dirigirse hacia la cara o los
ojos del profesor, que se mantenía frente a sí, fue dirigida directamente hacia
el suelo. Lo hacía siempre así por temor a que se cruzasen las dos miradas y
pudiese leer en la suya, la admiración y el deseo sexual que en todo momento
sentía hacia él.


Pero hoy sus ojos se pararon a la altura de sus genitales, al
ver entusiasmado, que al lado del bolsillo derecho del pantalón, aparecía un
abultamiento enorme que el profesor que estaba allí parado, no intentaba
disimular.


Dirigió nuevamente su vista hacia arriba, buscando el rostro,
pero antes de llegar a la altura de sus ojos, contempló en aquella amada cara,
una amplia sonrisa cómplice, que le animaba, le incitaba y le mostraba también
la gran lascivia que le embargaba. Cuando poco después, sus miradas llegaron a
cruzarse, por vez primera, supo que ese día iba a ser el más maravilloso de su
vida y que sus cuerpos terminarían por fin uniéndose.  


El profesor no habló, solo anduvo hacia atrás varios pasos,
abrió su despacho y animó con un gesto a Sergio que le siguiera. El chico,
estaba aún en segundo año, era por lo tanto de los más jóvenes del colegio,
aunque bastante alto para su edad, rubio, de ojos verdes y bello como un
querubín, Ante el ofrecimiento que su amor secreto le estaba haciendo permaneció
allí un rato parado, como si estuviera atontado y en un estado cataléptico.
Aunque de pronto pareció despertar del choque que había sentido al ver llegado
el momento soñado, le siguió y penetró delante de él en aquel caluroso recinto,
donde su profesor de física, tenía su refugio, preparaba sus clases y quizá
soñase en aquel lugar con follarle algún día.


Antes de cerrar y correr un pasador de seguridad, el adulto
miró al pasillo en las dos direcciones para asegurarse de que su intimidad no
había sido descubierta y que la entrada de aquel alumno en su santuario, no
había sido contemplada por nadie del colegio.


Sergio quedó en medio de la habitación sin saber que hacer,
temeroso de tomar alguna iniciativa y estropear algo que soñaba con que
ocurriera hacía tiempo. No quería mostrarse deseoso o asustado de lo que seguro
iba a pasar. Quería se desarrollase todo de una manera natural.


No tuvo que esperar mucho, porque sintió de pronto su cuerpo
rodeado por unos robustos brazos y su boca taponada por unos labios con sabor y
olor a menta, mientras unas ansiosas manos le recorrían la espalda y se posaban
en sus nalgas, que se veían atraídas hacia delante, hasta que los dos sexos ya
duros y preparados se tocaron. Sintió un escalofrío de placer al notar aquella
cosa tan dura que apretaba su pubis y quedaba pegado completamente a su verga.


La dureza de sus penes era tal que no parecía que en su
interior la sangre, que había llenado las vacuolas, fuese la que los
endureciese, sino que parecían poseían huesos propios que les hacían ponerse de
esta manera tan especial, como si fuesen duras piedras.


La ropas de los dos comenzaron a desaparecer de sus cuerpos,
medio quitada y arrancada por la gran premura, que el deseo daba a sus manos, de
forma, que en pocos segundos, ambos quedaron desnudos, jadeantes, balbucientes
 y casi enfermos de deseo. Abrazados cayeron sobre la alfombra que había ante la
mesa y allí sus cuerpos sudorosos y anhelantes, quedaron pegados . . . “”


 


 


- - - o o o - - -


 


Necesito parar la lectura del relato ante los picores,
desazones y sudores que siento sobre la piel de todo mi cuerpo y la oscura
sombra nebulosa que se ha colocado delante de mis ojos que no me dejan continuar
leyendo. Se está produciendo en mí cerebro, como me sucede siempre en la
actualidad, cuando lo descrito se asemeja de alguna manera a lo que estoy
viviendo, una dicotomía exasperante, que me produce a la vez placer, dolor,
malestar físico y que termina dejando en mí corazón un poso de tristeza
infinito.


La parte del cerebelo que regula físicamente mi cuerpo, mis
articulaciones, los órganos que hacen que crezca, ande y viva, ha hecho que mi
pene se pare endurecido y desafiante, pidiendo lo frote ante la excitación
morbosa que ejerce esta descriptiva acción sexual que está pendiente de
producirse.


Esa parte ha penetrado en el texto, lo ha asimilado y
sintiéndose complacida por las escenas descritas, pretende gozar de sus momentos
pornográficos que se suponen ocurrirán. Intenta que los reviva como si fueran
míos, que suplante al alumno follado y hace presión volitiva para obligarme a
que tome mi polla y que mis manos comiencen a moverla compulsivamente. Sueñe con
que es mi amor, mi profesor, el dios de mi vida, quien está tirado en la
alfombra junto a mí, me abraza y realiza todas esas acciones que tan bien
describía el relato.


El otro hemisferio le rechaza, le aparta cegando mis ojos, no
dejándome seguir leyendo. El es el que produce el dolor del recuerdo.


Se me lacera el alma cada mañana cuando llego al colegio y
noto la huidiza mirada del que en silencio, solo con mis ojos, declaro mi amor
todos los días. Sé que él lo nota, lo sabe, conoce mis deseos, mi fervor, mi
entrega, mis ansias, pero no se acerca, no busca ocasiones de encuentro, más
bien creo las huye. Veo algunos días, en el fondo de sus ojos, cuando sentado en
mi mesa, se pasea explicando la lección del día, aquiescencia a mi amor al
mirarme, pero seguidamente se produce una asustada huida, que cierra la puerta
de su mirada, que dirige presuroso hacia otro lado.


Cuando oigo de sus labios alguna frase aparente, que suena
extraña en las explicaciones del colectivo del aula, que creo significa algo que
pueda relacionarse con nosotros, me la apropio e intento guardarla entre mis
pensamientos, para después solo en mi casa o en el nocturno lecho, sacar
deducciones, explicaciones y posibilidades de encajarla en mis insatisfechos
deseos amorosos.


 No creo conoce el sufrimiento y lloro en que vive
continuamente mi corazón, la angustia de sentirle cerca y verle todos los días,
de amarle en silencio, de no atreverme a acercarme a él, de que nadie note, que
cuando sé que no me mira, le estoy taladrando con mis ojos, le sigo atento todos
sus movimientos, y a veces escondido entre mis compañeros, sus reacciones,
miradas y palabras. ¡¡ Qué vivo pendiente de él todos los instantes de mi vida
!!. ¡¡ Que se ha convertido en una angustia continua, en un martirio eterno, en
una pesadilla que me hace soñar despierto, sufrir,  vivir. . . ..!!


Mi pensamiento está siempre lleno de su imagen desde que me
levanto, siempre cansado, porque por la noche los recuerdos de las veces que le
he visto, que ha estado cerca, que ha respirado el mismo aire, no me dejan
conciliar el sueño, que mi cuerpo adolescente, necesita.


Algunas veces pienso que hubiese sido mejor no hubiese
entrado nunca en mí existencia, apartarle, si no me va a dar su amor, olvidarle,
si no va ser nunca mío, pero me corrijo inmediatamente porque ansío verle,
contemplarle, seguirle cuando sale del colegio para su casa, aunque sea
escondido tras la gente, los coches o las esquinas, saber que está en este
planeta, en esta nación, que vive en esta ciudad y que se encuentra cerca de mí,
aunque no me ame.


¿Por qué de niño me decían que los mayores no lloraban? Yo lo
hago continuamente. Cuando el lloro se desarrolla sin lágrimas, sin lamentos, es
mucho más intenso, profundo, triste y melancólico que cuando las lágrimas se
derraman por mis mejillas, como gotas calientes de lluvia en un día de tormenta
de verano, cuando solitario, sentado en la penumbra de mi alcoba, frente a la
ventana, contemplo la noche tachonada de estrellas y pienso que en aquel momento
hay seres felices amorosos, abrazados a quien aman, uniéndose, cogiéndose o
follando.


¿Hay un hado malvado idéntico y contrapuesto al hada madrina
de mis cuentos infantiles?, aquellos que me hacía feliz al convertirme en el
apuesto príncipe que despertaba a Blanca Nieves o bailaba con la Cenicienta. El
más bello cuento que recuerdo, que me hace soñar y pensar en un futuro
maravilloso, es el de la Bella y la Bestia.


 Me parece ser La Bestia con su exterior deforme, horrible y
feo, que posee un interior bueno, sensible, cariñoso, de oro, que se derrime y
alcanza la felicidad cuando la princesa llega a verle como realmente es y le
ama. Ahora mi adorado príncipe, mi profesor amado, quiero me vea alto, apuesto,
guapo, bello, hermoso y me pida que baile con él, que le abrace, que le bese y
que seguidamente nos entreguemos juntos al amor.


 Espero y deseo que esto suceda, mientras sufro, me derrito
en la espera y escondo mis sentimientos a los demás, porque el sufrimiento
humano es a veces espectáculo para otros seres, que se sienten felices o que les
hace serlo, gozando de la desgracia de los cercanos.


Vuelvo a la Web de .com y busco otra historia
diferente, que no trate de profesores y alumnos, cualquiera me vale para acabar
de sacar, de mi endurecida verga, la lefa que pugna por salir.


 



Relato: ARLOB____@hotmail.com
Leida: 694 veces
Tiempo de lectura: 7 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
anime porn
porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno