webcams porno webcams porno webcams porno



Pulsa en la foto
Miriam - 19 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real



Pulsa en la foto
Vanesa - 22 anos
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Pulsa en la foto
Lorena - Edad 19
 
webcam amateur
Conexion desde su casa
"Imagen real"


Relato: Karen en las manos de la locura

Relato: Karen en las manos de la locura

  

ADVERTENCIA: Los contenidos de la siguiente historia
incluyen sexo explícito no consentido, oral, anal, brutalidad, canibalismo y
puede resultar ofensivo para algunas personas. Debe leerse bajo su propio
riesgo.


En las garras de la locura


Era alrededor de las 11 de la noche y fuertemente resonaban
los tacones de Karen sobre el frío piso de mármol en el sanatorio psiquiátrico
donde trabajaba. La habían llamado al pabellón de hombres porque uno de los
pacientes estaba inquieto y deseaba hablar con una doctora. Así, a
regañadientes, Karen había dejado la cena para ir a resolver esto y
potencialmente irse a dormir.


Karen era la psiquiatra de guardia esa noche, y a pesar de la
profesión que desempeñaba, no dejaba de usar una vestimenta que hiciera resaltar
su belleza natural. Era una mujer de 27 años, rubia, de 1.63m, delgada, pero con
muy buenas curvas en su cuerpo, con piernas largas y bien torneadas que le
gustaba presumir. Esa noche, bajo la bata blanca, llevaba una blusa de lycra
negra sobre la cual brillaba un crucifijo pequeño dorado. Vestía una falda larga
con abertura del lado izquierdo que revelaba hasta el muslo, y cuando se sentaba
y cruzaba la pierna se veía claramente sus botas beige de tacón, debajo de las
cuales llevaba unas brillantes pantimedias color carne a juego con el vestuario.
Llevaba su cabello rubio recogido en una cola de caballo y sujetado con una
dona.


A decir verdad era un bombón y se daba a desear, y sus
compañeros del sexo masculino no dejaban de verla cuando iba a trabajar. Alguno
de ellos le hacía favores solamente por su linda cara, pero ella siempre los
desairaba de cualquier otra cosa porque estaba comprometida y sus fuertes
valores cristianos se lo impedían. Esta actitud le restaba popularidad entre sus
compañeros, en especial las mujeres. Tampoco ayudaba que en repetidas ocasiones
buscaba con actitudes seductoras o de niña consentida que alguien mas le hiciera
su trabajo. Frecuentemente faltaba y en general ya todos estaban cansados de que
no se pudiera contar con ella.


De hecho, a Karen tampoco le gustaba ejercer la psiquiatría.
Había escogido esa especialidad esperando que fuera algo corto que le diera el
estatus de especialista pero sin matarse trabajando o estudiando como en otras
especialidades. Pero de las guardias nadie se escapa, y así es que estaba harta
de tratar a pacientes tercos, neuróticos o psicóticos, agresivos, brutos,
patanes. Mientras los entrevistaba siempre ellos le prestaban mas atención a sus
pechos que a lo que ella preguntaba lo que frecuentemente la obligaba a usar el
doble de tiempo por cada valoración. Pensaba que quizá terminaría este año y
después desertaría, pues lo que deseaba era mejor dedicarse a su hogar y a
plancharle las camisas a su futuro marido.


Llegó al pabellón donde estaban los hombres. Tenía una
capacidad para 15 pacientes y en su interior estaban las camas fijas al piso,
con paredes pintadas de blanco y acolchonadas para evitar que alguno se
lastimara, las ventanas eran de acrílico transparente para evitar que las
rompieran, y dormían juntos sin ninguna privacía entre ellos. Existía un
cubículo especial para los pacientes mas agitados y peligrosos, donde los
encerraban y medicaban cuando lo requerían. Los enfermos se comunicaban con los
enfermeros en la central a través de una ventanilla que daba a la sala común de
estar. Existía un pequeño cubículo con dos puertas en sus extremos para llevar a
cabo las entrevistas. Desde un extremo entraba el paciente que iba a ser
entrevistado y por el otro entraba el psiquiatra, quedando la puerta atrás de él
para escapar en caso de emergencia. Karen llegó y saludó al enfermero Ramíro,
quien le había hablado por teléfono para que acudiera.




Buenas noches Ramíro – saludó Karen. -¿Quién llamó?-


Buenas noches doctora – contestó el enfermero – se trata
de Gilberto, el pacientito de la cama 8, pero dice que está muy asustado y
que no quiere salir de su cama.


¡Ay que lata! – replicó Karen con su actitud de niña
consentida – Nos va a tomar mas tiempo convencerlo de que venga al cubículo
que atenderlo al lado de su cama. Trae su medicamento y vamos a inyectarlo
de una vez.


Esta bien doctora, así sirve que nos vamos a dormir mas
temprano – le contestó Ramíro mientras cargaba una ampolleta de un somnífero
en una jeringa, y agarraba las llaves para abrir la puerta del pabellón.




Ramíro abrió la puerta del pabellón, el interior estaba
semi-iluminado con luces de neón blancas porque los pacientes ya debían de irse
a dormir. Se escuchaba alguna conversación nerviosa en el interior, algún
ronquido fuerte, alguno de los pacientes sujetados estaban inquietos aún,
forcejeando contra sus amarras de cuero. Karen entró primero, apretándo su bata
por sobre su cuerpo para cubrirse, y sus tacones anunciaban su recorrido
mientras llegaba a la cama 8 donde se hallaba Gilberto.


 




Buenas noches doctora – Dijo uno de los pacientes desde
su cama, con una tremenda sonrisa. Se trataba de Marco, un paciente maniaco
que al parecer ya estaba mejorando, pero seguía teniendo una marcada
desinhibición, en especial en lo sexual. Hacía tres días había salido a
saludar a su médico totalmente desnudo. Karen le devolvió un saludo con algo
de tímidez.




En otra de las camas se hallaba Vicente, un hombre moreno y
calvo con barbita de chivo negra que había sido ingresado por su conducta
totalmente delirante. Era enorme, casi dos metros, y tenía una fuerza descomunal
que había desarrollado en sus años como marinero y su piel estaba cubierta de
tatuajes. Había tratado de ahorcar a su tío porque le había impedido salir a
atacar sexualmente a una niña de 14 años fuera de su casa. Estaba muy serio, y
veía a la doctora con ojos lascivos.


Raúl era un joven mas guapo, que se mantenía bien peinado aún
en la noche. El estaba aquí porque había querido suicidarse con una sobredosis
de cocaína cuando lo terminó su novia. A parecer dormía plácidamente.


Gilberto estaba sentado en posición fetal dentro de su cama,
y se mecía adelante y atrás incesantemente, con la mirada perdida y la frente
perlada de sudor frío. Estaba sin lugar a dudas ansioso y expectante.


Karen se agachó, apoyándo sus delgadas y delicadas manos
sobre sus muslos y ofreciendo la silueta de su delicioso culito a Ramíro, para
hablar con Gilberto. Le dijo en una voz infantil - ¿Qué tienes Gilberto? ¿Tienes
miedo? No te preocupes, te vamos a inyectar y te vas a poder dormir.-


Gilberto al principio se quedó muy quieto, como si no hubiera
oído nada. Después volteó a ver el rostro de Karen. Ella le sonrió dulcemente,
mostrándole sus bellos dientes blancos y perfectos. Entonces Gilberto se empezó
a voltear ofreciendo su pálida y escuálida nalga para recibir la inyección.
Ramiro sacó la jeringa y se concentraba en limpiar la piel de Gilberto, luchando
por concentrarse pues se distraía con la cercanía de la bella galena.


Raúl se levantó de golpe de su cama y gritó - ¡Ahora!- El
grito asustó a Karen quien cayó al piso, y sorprendió por completo a Ramíro
quien se volteó para enfrentar a Raúl, dándole totalmente la espalda a Vicente.
Vicente le propinó un puñetazo en la nuca con toda su fuerza. Ramíro se
tambaleó, y soltó la jeringa que cayó al suelo y fue recogida por Marco, quien
de inmediato apuñaló con la aguja a Ramíro en el muslo, inyectando de golpe toda
la carga de la jeringa.


Ramíro cayó de bruces, sus movimientos haciendose cada vez
mas torpes, hasta quedar quieto. Mientras tanto Raúl le quitaba las llaves.


Karen se había quedado petrificada, observando con el rostro
pálido como se frente a ella estaban 3 enfermos mentales peligrosos, al
principio sin entender que estaba ocurriendo. Su intuición la hizo sentir una
presa que debía de escapar, así que de forma desesperada trató de incorporárse,
pero se resbaló con sus tacones de aguja y cayó sobre sus manos. Apurada empezó
a gatear hacia la puerta, sintiendo como si su pecho estuviera comprimido. Veía
la puerta tan lejos, tan lejos como su última esperanza.


Vicente al verla pasar a su lado la pateó con fuerza en el
abdomen y voló medio metro como si de un balón se tratase. Karen soltó una
bocanada de aire y cuando cayó se llevó las manos a su barriga. Todo le daba
vueltas, y veía hacia la puerta, incapaz de gritar y pedir ayuda por la falta de
aire. Raúl corría presuroso a la puerta, y al llegar, cerró con llave desde
adentro.




Ahora si doctorcita, le va a tocar – dijo gustoso Raúl,
aproximándose mientras le daba vueltas a las llaves en su mano. Karen veía
con terror como todos los pacientes se levantaban de sus camas, observándola
con bocas babeantes y sonrisas estúpidas en sus rostros. Vicente la agarró
de sus manos y la levantó de un tirón. Ella dio un pequeño grito, como un
quejidito de niña. El rostro se desfiguraba de terror. Uno de los pacientes
le tomó la bata y la jaloneó con fuerza hasta romperla, otro arrancó la
falda, quedando expuesta de la cintura para abajo en sus pantimedias. Ella
apretó sus piernas pero se tambaleaba sobre sus botas de tacón.




Víctor la arrojó sobre una de las camas y Marco empezó a
quitarle las botas. Raúl se aproximó del otro lado y ahora el la tomó por las
manos, mientras le daba a otro de los pacientes las llaves para que liberara a
los agitados y le dio la instrucción de traer las amarras. Otro de las enfermos
le quitó al inconciente Ramíro unas tijeras de enfermero y le recortó a Karen la
blusa de lycra, así como su sexy brassier. Karen lloraba, gemía, suplicaba.
Entonces Víctor le dio un nuevo puñetazo en el pecho que le dolió hasta el alma.
Raúl le dijo:




¡Te crees muy lista! ¡Te crees muy guapa! Ahora te vamos
a coger puta, y si no cooperas te vamos a arrojar con Luis Miguel-



Luis Miguel era el paciente mas peligroso del pabellón, y
en este momento se hallaba confinado en el cuarto acolchonado. Karen temía tan
solo el verlo por la manera en que lo miraba a uno como a una presa. Decidió
que era mejor tratar de salir de esto de otro modo.


Marco le quitó finalmente las botas, le arrebató las
tijeras al tipo que había despedazado la ropa de Karen y cortó de un solo
recorte la pantimedia y las panties de Karen. Ahora estaba expuesta su vello
púbico y su vagina seca, dos enfermos jalaban sus piernas para abrirla, los
restos de sus medias cubrian aún sus deliciosos pies, sus torneadas
pantorrillas y medio muslo, y su parte estaba a disposición de la banda de
locos.


Raúl se bajó los pantalones, exhibiendo una erección de
terror, un pene enorme de color rojo-púrpura. Se masturbó un par de veces para
sacarse un poco de líquido seminal, y lo puso sobre la nariz de Karen. Ella
nunca la había hecho una felación a nadie. Le parecía algo inmoral,
pecaminoso. Ahora el aroma húmedo de la verga de Raúl le inundaba el olfato.
Raúl apretó su pene sobre el rostro de Karen y se deleitaba cada que lo
alejaba por el hilo de semen que pendía ahora de su nariz, sus ojos, su
mentón, sus labios, finalmente le dio una cachetada a Karen y le ordenó que
abriera la boca. Ella obedeció, mas por terror de que la volvieran a golpear.
Entonces Raúl le metió su verga en su boca, de golpe y sin detenerse hasta que
sus bolas estuvieron obstruyendo la nariz de Karen. Ella se estaba ahogando,
tenía una náusea incontrolable y sentía que iba a vomitar, tanto por miedo
como por el reflejo de tener una verga de ese tamaño en la garganta. Raúl la
sacó y ella con dificultad tomó aire, para volver a recibir el palo en su
boca.


Marco también se bajó el pantalón, y de un golpe metió su
verga ya erecta en la vagina virgen de Karen. Ella sintió como si le metieran
una lija en su vagina, hasta hoy virgen pues la estaba reservando para su
matrimonio. Hubiera aullado de dolor, pero tenía la boca ocupada con el pene
de Raúl, así que lo que se escuchó fue un ruido gutural, húmedo, por la saliva
que incontrolablemente estaba derramando y que formaba un pequeño riachuelo en
sus comisuras. El resto chupaba sin control sus tetas, algunos la mordían, en
los brazos, en su abdomen, en sus piernas. Había quien la rasguñaba, rompiendo
sus finas medias, buscando lastimarla. Y vaya que le dolía, estaba en manos de
un pabellón de enfermos mentales que le estaban cobrando todo el odio y
rechazo que sentían por el mundo.


Raúl estaba prácticamente jodiéndola en la boca como si
fuera su vagina, cada vez iba mas rápido, hasta que Karen sintió como su pene
se hacía increíblemente mas grande y empezaba a latir. Su boca se llenó de un
líquido viscoso, flemático y salado, que le inundaba la garganta. Primero
tosío, con la verga de Raúl adentro, y eso hizo que se le saliera el semen por
la boca y por la nariz, marcando su rostro de un color gris plateado, Raúl le
gritó que se lo tragara y ella se vió obligada a hacerlo o ahogarse. Le
costaba mucho trabajo. Raúl le dejó la verga adentro y la movía como
limpiándose.


Marco por su parte seguía pistonéandola con furia salvaje,
y el cuerpo de Karen empezó a reaccionar humedeciendo y lubricando su vagina,
lo que Marco celebró gritandole a los demás que ya tenía novia, y que era muy
bonita. Raúl salió finalmente de la boca de Karen y ella empezó a gemir como
un cerdo mientras Marco la violaba, cada vez mas rápido. Los gemidos no
duraron mucho porque otro enfermo le metió su verga en la boca poco después.
Karen sentía ardor en su vagina, que se iba haciendo mas y mas caliente.
Sentía un extraño cosquilleo que empezaba a formarse e invadía su pelvis.
¿Esto era un orgasmo? ¡El se iba a venir dentro de ella! Se aterrorizó ante la
posibilidad de embarazarse de uno de estos internos.


Marco sintió que llegaba al climax y la empezó a llenar de
semen. Aullaba como un lobo de júbilo. Cuando terminó se salió y montó a
horcajadas a Karen para empezar a limpiarse la verga en sus tetas. Atrás de él
otro enfermo erecto tomó su lugar en la ya lubricada Vagina de Karen.


Karen sentía mucha dificultad para respirar, estaba
aterrorizada y se quería desmayar, pero la sensación de ser rasguñada,
mordida, VIOLADA en toda la extensión de la palabra se lo impedía. Quería
morirse en ese momento pero no habría escape, y faltaba lo peor.


Victor estaba realmente enojado con la doctorta. Ella le
había recetado un fuerte antipsicótico que le estaba quitando la capacidad de
erección. Estaba siendo capado químicamente, y él hacía responsable
directamente a esta putita nacida en pañales de seda. El se aseguraría de que
pagara.


Golpeó a la pandilla de enfermos que gozaban con el
delicioso cuerpo de Karen, sacudiéndolos de encima de ella. Karen solo había
tenido la visión de distintos pares de testículos mientras sentía los jaloneos
a su cabello, las mordidas, rasguños, lamidas y chupeteos, pero sobretodo la
dolorosa penetración de su virginidad. Cuando los enfermos fueron arrojados de
encima de su cuerpo tuvo una sensación de alivio, creyó incluso que sería
rescatada. El terror volvió a apoderarse de ella cuando Victor la tomó de las
muñecas juntas y la volvió a levantar como lo había hecho antes, cuando aún
tuviera su ropa encima. Esta vez, sobre la cama estaba desnuda de la cintura
para arriba, con los jirones de su blusa colgando de sus delgados brazos, con
restos de sus medias deshilachadas cubriendo aún en partes sus muslos y
piernas. Su cuerpo rasguñado, mojado de baba con mordidas y moretones sobre
sus tetas y otras partes de su espalda y cuerpo.


Víctor la tomó de su cabello, y lo jaloneó. La dona que le
recogía el cabello cayó al piso y quedó desgreñada. Entonces Víctor la jaló
hacia su tremenda verga de marino, claramente con la intención de que la
chupara. Karen estaba aterrorizada, no sabía que hacer, pero Víctor la orientó
brutalmente. Con su otra manaza le apretó la boca hasta que la abrió y
entonces Víctor empaló su boquita.


El tremendo palo de Víctor no cabía en esa pequeña cavidad,
pero él se empeñaba. Karen tenía que intentar respirar alrededor de este palo
y al hacerlo movía su lengua alrededor del Glande de Víctor, lo que lo empezó
a excitar mas. Tomada del cabello, Víctor movía su cabeza adelante y atrás,
masturbándose con la cabeza de la joven doctora.


Mientras, el resto de los enfermos chupaban y lamían el
cuerpo de Karen por atrás. Hubo quien se arrodilló y la penetró por atrás
mientras Víctor se masturbaba con su cabeza.


Pero Víctor tenía otros planes. Cuando sintió que estaba lo
suficientemente duro le soltó las muñecas y la dejó caer. Karen estaba agotada
y debil, así que no puso mucha resistencia cuando Víctor la tomó por su
delicado talle y la mont, el parado, sobre su verga. Esta vez la impaló en la
vagina de pie, y Karen podía oler su apestoso olor a sebo mientras él le
mamaba los pezones con salvajismo. La mordía y ella apenas podía emitir un
grito. Suplicó a Dios la blasfemia de que se viniera pronto, no importaba que
fuera dentro de ella, pero que terminara este suplicio.


Pero Víctor no se vino. Al contrario, no podía dejar de
estar erecto y su eyaculación estaba retardada por las fuertes drogas que
recibía. Cuando se aburrió, la arrojó al piso y la volteó de espaldas. Marco
estaba nuevamente erecto, así que se arrodilló frente a Karen y le ofreció su
verga en la boca. Karen ya sabía que tenía que hacer esta vez, así que no
ofreció resistencia y abrió su tienra boca y la empezó a chupar, esta vez
haciendo que el glande le pegara en el paladar para no ahogarse. Resignada
empezó a sentir que le separaban sus nalgas. Pensaba que otra vez se la iban a
meter por la vagina, que para estos momentos ya estaba entumida de tanta
cogida. Cual no sería su sorpresa cuando empezóa sentir que una lengua gorda y
rasposa le empezaba a humedecer el ano.


Sacó la verga de Marco de su boca y por primera vez
protestó. Pero Víctor no era alguien que pudiera ser convencido y dejó ir sus
22 cm de verga en el ano virgen de Karen. Ella cometió el peor error que
alguien puede hacer en ese momento. Apretó su ano y empezó a forcejear. Los
locos del pabellón la agarraron del talle, de las piernas y de los hombros
hasta que la tuvieron prácticamente en vilo entre 5, y Víctor ahora la tenía a
su total merced. Volvió a empujar y a empujar. El dolor era excruciante para
Karen, ardía, dolía y sentía como se iba despedazando por adentro.


Víctor continuó así por minutos enteros que a Karen le
parecían interminables. No se hacía mas fácil. Su espíritu se rompía, sus
sueños parecían haberle pertenecido a otra persona. Se rindió.


Y al aflojar su esfínter y ceder, el dolor bajó un poco.
Incluso volvió ese calor, esa tremenda experiencia de morir un poco y sentirse
liberada y viva. Conforme Víctor frotaba y frotaba, ella se iba perdiendo mas
y mas en ese placer nuevo y oculto para ella. Se desquitaba de su inmovilidad
chupando con mayor intensidad el pene de Marco, hasta que se vino encima de
ella. Esta vez lo chupo todo, y cuando terminó abrió seductoramente su boca
esperando la siguiente verga que chupar. Otros internos le tomaban las manos y
se masturbaban. Su delicado puño, con la sortija de compromiso engarzada
empuñaba el pene de un retrasado mental.


Víctor gruñó mientras liberaba su simiente en las entrañas
de Karen. Parecía no parar y Karen sentía el flujo inundándola. Víctor dio
golpes finales hasta terminar. Así la dejó caer al piso.


Karen estaba sudando de dolor, cansancio y no estaba segura
si de placer. Abrió los ojos y vió al pequeño Gilberto, el esquizofrénico que
había servido como carnada de esta trampa sexual, y el estaba perdido en sus
alucinaciones, meciéndose una y otra vez.


El descanso duró poco. Nuevamente la orgía se reanudó,
mientras unos descansaban, otros la sometían y penetraban por todos sus
orificios. Llegó a estar sirviendoles hasta a 7 a la vez, sentada sobre uno
que la sodomizaba, mientras otro le penetraba en la vagina por delante,
chupaba el pene de otro, servía para masturbar a uno con sus senos y
masturbaba con cada una de sus manos a un interno, y otro se masturbaba con
sus pies, que rodaban aún enfundados en lo que quedaban de sus sedosas medias
un miembro viril.


Ramíro, el enfermero, fue atado a una cama boca abajo, y
cuando ya no quedaba espacio para coger a Karen, algunos enfermos se
satisfacían con el orificio del odiado enfermero.


Así fue transcurriendo la noche, hasta que dieron las 4 de
la mañana. Muchos internos ya estaban tan agotados que se fueron a dormir.
Pero quedaba el cruel Raúl. Desde que él había conocido a la doctora sintió
que era su misión destruirla, a ella y a todas las mujeres como la puta de su
novia que lo habían abandonado.


Karen estaba somnolienta. Envidiaba a Ramíro, pues creía
que a el no le había pasado nada. Lo veía con envidia cuando Víctor ahorcó a
Ramíro por detrás mientras le metía su descomunla verga por el ano. Ahora
estaba totalmente desnuda, deshecha. Marco, quien no tenía nada de sueño,
quería mas diversión. Así que asistió a Raúl en su última venganza. La ataron
con los sujetadores por la espalda y la arrastraron, ya sin fuerzas, al cuarto
acolchonado.


Karen solo veía borrosamente como la llevaban a un cuarto
blanco. Sólo quería descansar. Mientras tanto, Raúl abría con las llaves el
cuarto.



Luis, una visita, que la disfrutes- dijo el sociopata
mientras arrojaba el débil cuerpo de Karen a la bestia confinada en el
interior.




Karen lo conocía. Era un caso muy sonado en el hospital, que
estaba en espera de traslado a una penitenciaria de alta seguridad para enfermos
mentales. Un hombre cruel, frío, depredador, que había matado al menos a 80
mujeres en los últimos 2 años. El la miró con detenimiento, como una pantera que
analiza a su presa. Se paró frente a ella y la observó con detenimiento, esbozó
una sonrisa que Karen casi contestó, y entonces… ¡atacó!


Primero le mordió el pezón derecho. Karen gritó y gritó, pero
el no se detuvo. Clavaba sus dientes con fuerza, hasta que ardía. La sangre
empezó a mojar su cuerpo joven. El dejó que la sangre se derramara por su boca,
parecía un vampiro. Se puso de pie y empezó a patear a Karen en la cabeza y en
la cara. Sus huesos se quebraron, sus dientes se rompieron y zafaron. Pateó su
tórax hasta romper sus costillas. Sentía como algo se rompía dentro de ella
cuando le pateó el vientre. Sólo quería morir. Estaba boca abajo, maniatada e
indefensa cuando el la tomó por la cabeza y la golpeó contra el piso acolchonado
intentando romperle el cráneo. Que el piso estuviera acolchonado solo prolongo
su agonía. Cuando finalmente perdió el conocimiento, dio gracias a Dios.


Luis la dio por muerta, y empezó a morderla para comersela.
Así amaneció y el cambio de turno halló a un Ramíro violado atado a una cama,
aún medio sedado. Apurados, los médicos de la mañana indagaron pero no podían
dar crédito a la historia que los pacientes les contaban. Raúl los convenció de
que Karen había entrado a la celda de Luis a medianoche sola, y que Ramíro había
entrado a dar su medicamento a Gilberto y el lo había amarrado y ahorcado.
Gilberto no hablaba, no le importaba en absoluto.


Encontraron a Karen con tremendas heridas externas, violada,
con contusiones y hemorragias internas. Estuvo en terapia intensiva por meses,
deseando morir. El sanatorio encubrió los hechos, y todo terminó en el olvido,
excepto para Karen, para quien la vida nunca fue igual.


Escribanme si les gusto. Busco conocer amigas en la zona de
México D.F. Sur.



 



Relato: Karen en las manos de la locura
Leida: 944 veces
Tiempo de lectura: 15 minuto/s





Documento sin título
Participa en la web
Envia tu relato
Foro porno
Contacto
 
Categorias
- Amor filial
- Autosatisfacción
- Bisexuales
- Confesiones
- Control Mental
- Dominación
- Entrevistas / Info
- Erotismo y Amor
- Fantasías Eróticas
- Fetichismo
- Gays
- Grandes Relatos
- Grandes Series
- Hetero: General
- Hetero: Infidelidad
- Hetero: Primera vez
- Intercambios
- Interracial
- Lésbicos
- MicroRelatos
- No Consentido
- Orgías
- Parodias
- Poesía Erótica
- Sadomaso
- Sexo Anal
- Sexo con maduras
- Sexo con maduros
- Sexo Oral
- Sexo Virtual
- Textos de risa
- Transexuales
- Trios
- Voyerismo
- Zoofilia


Encuestas

Afiliados
lesbianas
sexo anal
webcams porno
zoofilia
chat porno
Curso Doblaje
It developer
Cocinar Recetas
rus porno
gizli porno
amateur porn

LAS MEJORES WEBS DE SEXO

sexo gay webcams porno   zoofilia chat porno zoofilia anuncios de sexo mamadas porno
 negras porno gratis exnovias follando famosas desnudas famosas follando fotos caseras 
fotos de pollas fotos porno relatos porno gordas follando hentai porno zoofilia gratis 
juegos porno lesbianas follando linea erotica lucia lapiedra mujeres meando 
relatos porno orgias  parejas follando peliculas porno gratis sexo anal porno gratis webcam porno
 
porno gratis porno gratis relatos de incesto relatos porno sexo gratis sexo embarazadas 
sexo con caballos sexo gay sexo gratis sexo webcam porno chat de sexo peliculas porno sms
webcams webcam sms lesbianas follando sexo trios porno gratis transexuales transexuales
 webcam travestis travestis webcams travestis maduras follando webcams porno 
webcams sms travestis follando zoofilia television porno